*

X

Todos los encuentros sexuales de Zeus en un infográfico

Arte

Por: pijamasurf - 12/27/2012

Estudiantes italianos sintetizan toda la información disponible sobre la vasta historia amatoria de Zeus en un infográfico interactivo.

 

En la mitología griega Zeus es una suerte de “gran fornicador” que sostuvo encuentros sexuales con cuanta creatura quiso, bajo las formas más inauditas, sirviéndose de los ardides más inesperados. “El mentido robador de Europa”, dice Góngora en alusión a la metamorfosis a la que recurrió el mayor de los dioses griegos cuando raptó, haciéndose pasar por toro, a la hija de Agénor. “¿Soñáis desnudas que en el baño os cae / áureo Jove pluvial, como a Danae”, escribió el poeta mexicano José Juan Tablada, retomando la lluvia de oro (golden shower) en la que se transformó para copular con la mencionada princesa. O qué decir de otro motivo igualmente célebre en el arte: Leda y el Cisne.

La lista parece interminable y, por lo mismo, caótica, de ahí el inmenso valor del infográfico elaborado por las estudiantes italianas Elisa Zamarian, Viviana Ferro e Ilaria Pagin, quienes condesaron toda la información disponible al respecto abrevando de las fuentes más autorizadas en estas cuestiones: Homero, Hesiodo, Ovidio, Apolodoro, Pausanias y otros.

El esquema nos ayuda no solo para aclarar el sinuoso camino de las relaciones amatorias de Zeus, sino también, como una feliz consecuencia, para descubrirnos lo que no sabíamos, recordarnos lo olvidado y, en suma, brindarnos la oportunidad de perdernos en el siempre grato universo de la mitología griega.

También en Pijama Surf: La imagen prohibida de Leda y el Cisne de Derrick Santini, ¿bestialismo o arte erótico?.

[Co.Design]

Las pinturas del joven Hitler: ¿hizo bien la Academia de Viena al considerarlo un inepto?

Arte

Por: pijamasurf - 12/27/2012

¿Qué hubiera pasado si el juicio de la academia hubiera sido menos estricto? ¿Ahora Adolf Hitler sería un nombre más en la historia de la pintura occidental?

La historia es conocida: un joven austriaco con inclinaciones artísticas, específicamente pictóricas, huérfano de padre, acudió a Viena para inscribirse en una de las escuelas de arte más prestigiosas del circuito europeo, la Academia de Bellas Artes de la ciudad donde esperaba perfeccionar eso que creía un talento suyo. El adolescente, entonces con 18 años, sufrió sin embargo el rechazo de la institución, que por dos ocasiones (en 1907 y 1908) le negó la entrada por la simple razón de que adolecía de “ineptitud para la pintura”. El director le recomendó estudiar arquitectura, pero lamentablemente el joven carecía de la formación previa que le permitiera inclinarse hacia esta alternativa.

El incidente es uno de los favoritos de la llamada historia contrafáctica, aquella que elucubra una secuencia histórica hipotética a partir de un suceso que pudo haber sido. Como sabemos, el joven de la historia es Adolf Hitler, personificación de la maldad por mucho tiempo, insoslayablemente, unos de los líderes más temibles que han existido en la historia del poder político.

¿Qué hubiera pasado si el juicio de la academia hubiera sido menos estricto? ¿Ahora Adolf Hitler sería un nombre más en la historia de la pintura occidental?

Por otro lado, igualmente resulta interesante reflexionar sobre la noción de “juicio estético”: ¿cómo afecta nuestra percepción sobre determinada acuarela o dibujo saber que su autor es Adolf Hitler? ¿Lo consideramos más o menos “bello”? ¿O ni siquiera admitimos que esa categoría pueda aplicarse a una obra suya?