*

X

Alquimia sideral: poético videomapping de Nosaj Thing inspirado en un eclipse solar

Arte

Por: pijamasurf - 12/02/2012

Artistas japoneses ponen en escena la danza oculta del sol y la luna utilizando tecnología de sensores de movimiento y videomapping para transmitir el delicado vaíven de la energía femenina y masculina

El segundo álbum de Nosaj Thing, Home, está por estrenarse y que mejor que promoverlo con esta elegante pieza de danza, videomapping y música celestial titulada "Eclipse/Blue", en la que participan Kazu Makino de Blonde Redhead y el el artista japonés Daito Manabereleased (mejor conocido como Manabe).

Junto con el coreógrafo MIKIKO, Manabe ensambló esta pieza de 5 minutos de danza tornasolunar, en sombras y seducciones de los dos cuerpos celestes que marcan los patrones que rigen la tierra. Diagramas de luz, visualizaciones de data de movimientos planetarios y radiaciones energéticas trazan la danza complementaria de los opuestos, la alquimia de la noche y el día.  Un bailarín baila enfrente de una pantalla, es el sol, y el otro baila detrás de la pantalla, es la luna.

El video está hecho con una cámara de motion tracking Point Grey que logra la extraordinaria precisión con la que se mapean los movimientos de los bailarines. El trabajo de Manabe suele integrar interfases tecnológicas al cuerpo humano. Un video en el que convierte su rostro en una máquina de percusión ha sido visto dos millones de veces en YouTube.

Te podría interesar:

Fin del mundo maya: un error de interpretación en la cosmogonía de esta cultura

Arte

Por: pijamasurf - 12/02/2012

Teniendo en cuenta la cosmogonía maya, la manera en que en esta cultura se entendía la estancia en el mundo, la idea de "fin del mundo" es en realidad una mala interpretación, que debería sustituirse por la de "renovación", mucho más acorde con sus creencias.

Por estos días la fiebre sobre el fin del mundo, profetizado supuestamente por la cultura maya, alcanzará su punto más agudo, fijado como está para los últimos días de diciembre, específicamente el 21, día del solsticio de invierno.

Sin embargo, como han aclarado numerosos investigadores de la civilización precolombina, tanto en México como en otros países del mundo, la imputación del pronóstico a esta cultura ha sido resultado de una desafortunada equivocación, pues si bien hay bases arqueológicas para hablar del fin de una época, un ciclo según la cosmogonía particular de los mayas, su forma de ser y estar en el mundo, de entenderlo, la extrapolación hacia un “fin de mundo” como tal, una suerte de apocalipsis o de hecatombe, es, por decir lo menos, imprecisa.

Según estas versiones catastróficas, el 21 de diciembre está señalado en el calendario maya como el inicio de un nuevo ciclo de 394 años, un baktun, que vendría acompañado de cambios tanto planetarios como sociales que diezmarían a nuestra especie.

La realidad, al menos antropológica y arqueológicamente, es menos pesimista. Diversos especialistas han señalado la diferencia de concepción que existe entre la idea occidental del fin (notablemente influida por la tradición judeocristiana) y la de la “renovación”, más acorde con el pensamiento maya.

Tanto para David Stuart, dela Universidad de Texas, como para Simon Martin, de la Universidad de Pennsylvania, así es como debería entenderse el supuesto fin del calendario: como una suerte de punto de inflexión, importante sí, pero en el marco de una visión de mundo amplia que cronológicamente se expresa en la repetición infinita de ciclos de trillones de años.

De ahí que la noción de “fin del mundo” simplemente no tenga cabida en este sistema de creencias.

También en Pijama Surf: Baktun: pieza de videomapping maya en Japón sonorizada con la música de Silvestre Revueltas.

[USA Today]