*

X
¿Cuáles son las propiedades de nuestra piel y nuestra sangre que atraen en mayor o menor medida a los mosquitos? ¿Es el tipo de sangre? ¿Es la llamada “sangre dulce”?

Un picnic, un campamento, y siempre hay una o dos personas que se llenan de ronchas, mientras los demás pasan desapercibidos por los mosquitos. Son de “sangre dulce”, se burlan. Pero, ¿es realmente el azúcar en la sangre lo que atrae a estos insectos? Existen varias razones.

Primero. Los mosquitos localizan a sus presas por el CO2 que emiten. Así que, las personas que exhalan más CO2 ―las más grandes o las mujeres embarazadas― son presas más evidentes.

Segundo. Hay evidencia que los mosquitos prefieren a las mujeres porque su piel es más delgada, lo que les permite picar con mayor facilidad.

Tercero. El tipo de sangre. Un estudio en Japón comprobó que los mosquitos prefieren a las personas del grupo sanguíneo O y que suelen ignorar a los tipos A y B.

Cuarto. La “sangre dulce”. Sí hay una relación con los sacáridos en la sangre, pero es porque este compuesto alimenta a las bacterias en la piel (las bacterias que le otorgan el mal olor al sudor). Estudios holandeses encontraron que los mosquitos evitan a las personas con una alta cantidad de bacterias en la piel y, también, a los que tienen muy pocas bacterias. Prefieren a aquellas con un ecosistema equilibrado.

Investigadores están analizando estas características para confeccionar un repelente de mosquitos más efectivo. Por lo pronto, si eres una persona del tipo sanguíneo O, toma tus precauciones cuando salgas de campamento. 

[io9]

 

Flores fractales de hielo son ecosistemas de vida microscópica (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/12/2012

En el Océano Ártico se forman espectaculares camas de flores de escarcha que albergan, como si fuera pequeños fractales de un arrecife de coral, ecosistemas de microorganismos

En el mar calmo de hielo joven crecen cristales conocidos como flores de escarcha (frost flowers es el término en inglés). Estos cristales de hielo son conocidos como "flores" debido a que crecen en patrones similares, dendríticos, que evocan las estructuras autorreferentes de los fractales.

Las imágenes aquí presentadas fueron tomadas por el estudiante Jeff Bowman y su profesora de la Universidad de Washington, Jody Deming, mientras hacían investigaciones de microbiología en el  Océano Ártico.

Lo extraordinario de estas flores de cristales de hielo es que albergan ecosistemas enteros de bacteria en la superficie, más densos que  los que existen en el agua que los subyace --cada flor es una especie de pequeño arrecife de coral. La clave de su profusión de vida son las reacciones químicas que ocurren cuando la bruma se evapora y la luz del sol interactúa con la escarcha, destando una serie de condiciones favorables para los microorganismos.

Bowman y Deming trabajan actualmente en crear flores de escarcha artificiales para estudiar bien a bien cómo es que se forman en estos microecosistemas.

[This is Colossal]