*

X
Un nuevo mapa dimensiona el tamaño de más de 350 mil sitios de Internet y revela las relaciones que tienen los sitios, tejiendo la geografía virtual de la Red

En cierta forma los sitios de Internet son entidades vivas --o al menos espacios bit-vitales-- y siguen un ciclo de crecimiento que losmismo puede encontrarse en la biología que en la teoría de sistemas. La Red se convierte en una especie de conciencia de colmena, en un juego de enjambres y colonias electrónicas en expansión que van tejiendo sus relaciones, interconectando al planeta en una esfera virtual. Mapear este crecimiento, esta orgía de data, resulta una tarea gargantuesca, si bien poética ( la visualización de datos se erige como una nueva veta dentro de la experiencia estética).

Este mapa bidimensional interactivo de Internet tiene la intención de presentar los vínculos que existen entre los distintos sitios de Internet. Cada sitio es un círculo; su tamaño es determinado por la cantidad de tráfico que tiene. La navegación de los usuarios entre sitios crea una serie de enlaces, entre más fuertes los enlaces mayor cercanía en este espacio sideral virtual de planetas y lunas digitales. Incluye 350 mil sitios de 196 países diferentes y todas las zonas de dominios. Información de más de 2 millones de enlaces entre los sitios los ha unido para crear cúmulos.

El mapa es parte del proyecto Visualizing the Big Picture, en el que científicos y diseñadores  se unen para revelar una perspectiva de la información en su interacción con la naturaleza.

Haz un zoom para encontrar tu sitio favorito (si es que no es Júpiter-Facebook), tal vez te lleves una sorpresa.

 

¿George Washington era gay? ¿Cuándo será el fin del mundo? Lo que nos dicen las búsquedas de nuestra sociedad

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 11/09/2012

La forma en la que buscamos en Google o en algún otro motor de búsqueda es una fuente invalulable de información sobre lo que prevalece en la mente colectivo.

Los motores de búsqueda desde sus inicios se han convertido en radiografías de los intereses que tienen las personas en todo el mundo. Google incluso llama desde hace algunos años a los términos más buscados "Zeitgeist", el espíritu de los tiempos.

Actualmente se ha abierto una nueva ventana a este pulso sociocultural con los predictores de búsqueda de Google y Bing que completan una frase para ahorrar tiempo. A diferencia del análisis de datos que llevan a cabo estas compañías y que enriquecen sus bases de datos --una mina de oro para el marketing digital-- estas formas de autosugestión o autocompleción son accesibles a todas personas. Aquellas frases de búsqueda que aparecen cuando uno inicia a escribir algo en Google o en Bing reflejan los términos más buscados.

Según el New York Times algunos de los más comunes son, en inglés ¿Cuándo será el fin del mundo? ¿Es Neil Armstrong musulmán? O ¿Era gay George Washington gay? En general la pregunta sobre si una persona es o era gay es una de las que más aparecen en el llenado automático. Aunque las preguntas, según personas que han estudiado esto, reflejan patrones más amplios, tienden a caer en lo políticamente incorrecto.

La razón por la cual predominan este tipo de preguntas es que un motor de búsqueda substituye a un confidente, más aún, ya que muchas personas ni siquiera a su mejor amigo le preguntarían lo que le preguntan a Google a Bing.  Cuando sabemos que no seremos juzgados actuamos de manera distinta.

Otra forma de ver como las búsqueda reflejan los estereotipos colectivos es iniciando la búsqueda por nacionalidades "los chinos son" o "los americanos son"... En el caso de los chinos las búsquedas más frecuentes sugieren que son "flacos" "groseros" o "inteligentes" (en español también se sugiere que son "extraterrestres"). Si se utiliza "¿por qué los americanos son?" se sugiere: "estúpidos", "patrióticos" o "gordos". Sobre los mexicanos la gente en español se pregunta sobre su fealdad, su machismo, o si son indios. Sobre los franceses la gente se pregunta sobre todo si se bañan. Estos estereotipos, por poco evolucionados que parezcan, son ineludiblemente un reflejo del pensamiento colectivo.

Google especialmente se ha convertido en el espejo de la mente colectiva de nuestro planeta. Una poderosa tecnología que lo mismo abre la mente que la cierra --puesto que al tener una especie de monoplio sobre la información a la que accedemos, tiene el poder de llevar prácticamente a la inexistencia a aquello que no aparece entre los primeros lugares de sus resultados.

[NY Times]