*

X
Un nuevo mapa dimensiona el tamaño de más de 350 mil sitios de Internet y revela las relaciones que tienen los sitios, tejiendo la geografía virtual de la Red

En cierta forma los sitios de Internet son entidades vivas --o al menos espacios bit-vitales-- y siguen un ciclo de crecimiento que losmismo puede encontrarse en la biología que en la teoría de sistemas. La Red se convierte en una especie de conciencia de colmena, en un juego de enjambres y colonias electrónicas en expansión que van tejiendo sus relaciones, interconectando al planeta en una esfera virtual. Mapear este crecimiento, esta orgía de data, resulta una tarea gargantuesca, si bien poética ( la visualización de datos se erige como una nueva veta dentro de la experiencia estética).

Este mapa bidimensional interactivo de Internet tiene la intención de presentar los vínculos que existen entre los distintos sitios de Internet. Cada sitio es un círculo; su tamaño es determinado por la cantidad de tráfico que tiene. La navegación de los usuarios entre sitios crea una serie de enlaces, entre más fuertes los enlaces mayor cercanía en este espacio sideral virtual de planetas y lunas digitales. Incluye 350 mil sitios de 196 países diferentes y todas las zonas de dominios. Información de más de 2 millones de enlaces entre los sitios los ha unido para crear cúmulos.

El mapa es parte del proyecto Visualizing the Big Picture, en el que científicos y diseñadores  se unen para revelar una perspectiva de la información en su interacción con la naturaleza.

Haz un zoom para encontrar tu sitio favorito (si es que no es Júpiter-Facebook), tal vez te lleves una sorpresa.

 

Estudio de la firma Nielsen revela, entre otras cosas, que las redes sociales y la ubicua presencia de Internet en la vida cotidiana contemporánea han modificado uno de los momentos más propiamente humanos: la ida y estancia en el cuarto del retrete mientras se evacúa.

 

El viaje al sitio donde se realizan las necesidades de la evacuación corporal es algo que el ser humano hace todos los días, en varias ocasiones, desde siempre. Quizá por esto, se trata de un buen parámetro para descubrir los detalles que lo caracterizan en distintos momentos de su historia: la manera en que alguien se entretiene mientras, según reza la expresión barroca, “se hace del cuerpo”, revela parcialmente tanto algunos aspectos de su personalidad como también de la sociedad a la que pertenece.

En este sentido y con la casi omnipresencia que Internet tiene en nuestra vida cotidiana, parece comprensible que, según un estudio reciente llevado a cabo por la firma Nielsen, las redes sociales hayan modificado sustancialmente nuestros hábitos higiénicos, particularmente al momento de defecar.

Sitios como Twitter, Facebook y Pinterest —que de algún modo también requieren de una atención sostenida por la incesante actualización de su contenido— han provocado que, al menos en Estados Unids, 3 de cada 10 jóvenes de entre 18 y 24 años se conecten a alguna red social mientras se encuentran en el excusado, experiencia que resulta satisfactoria en un 76% de los que la realizan.

Resultados poco alentadores para la industria de las revistas de moda y contenido banal, que parecen condenadas a perder su protagonismo en un lugar tan importante como el cuarto del retrete.

[Slate]