*

X

Hombre japonés pone en subasta la Tierra y las ofertas han superado ya los 100 millones de dólares

Por: pijamasurf - 11/08/2012

Hombre en Japón asegura que Dios se le apareció en sueños y le permitió vender nuestro planeta para resolver sus problemas financieros; el precio inicial de poco menos de un dólar rebasó ya, luego de que el anuncio se viralizara, los 100 millones de dólares.

Nadie puede vender lo que no suyo, también existen ciertos bienes que, al menos en espíritu, se dice que no tienen dueño en específico porque nos pertenecen a todos, entre ellos, nada menos que el planeta donde vivimos.

Acaso con este pensamiento en mente, un hombre en Japón decidió poner en venta a la Tierra, comenzando con un precio inicial de 69 yenes (poco menos de un dólares), en un sitio también japonés de subastas. La oferta se viralizó en los días subsecuentes a ser publicada y pronto alcanzó los 10 mil millones de yenes (más de 100 millones de dólares).

Y aunque sin duda, por parte de los posible compradores, todo podría tratarse de una broma, al menos en el caso de quien subasta el planeta el asunto podría ser más serio, pues en la descripción del producto asegura que Dios se le apareció en sueños y le cedió el derecho a poner en venta a la Tierra, esto para ayudarlo con sus problemas financieros.

¿Un delirio? ¿Una broma de Internet? ¿Una muestra de que la realidad es más maleable de lo que usualmente pensamos?

[Oddity Central]

Médico receta 6 candados a mujer con sobrepeso

Por: pijamasurf - 11/08/2012

En un acceso de humor poco usual y quizá poco apreciado (quizá por la falta de originalidad), un médico receta 6 candados como tratamiento contra su sobrepeso: el primero para la boca, el segundo para el frigorífico, el tercero...

En Brasil una mujer acudió al médico para que le recomendara un tratamiento contra la obesidad.

De 33 años, 1.53 metros de estatura y 100 kg de peso, Adriana Santos acudió con José Soares Menezes, médico que formaba parte de un puesto ambulante patrocinado por la Fundación José Silveira y la Secretaría de Salud del estado de Bahia.

El galeno, en un acceso de humor poco usual y sin duda todavía menos apreciado (acaso por la falta de originalidad), dictaminó que la mujer debía someterse a una dosis de “cadialina”, falsa sustancia cuyo nombre derivó de la palabra en portugués “cadeados”.

Cuando la paciente le preguntó dónde podía adquirir el medicamento, Soares Menezes respondió que, naturalmente, en una ferretería, pues se trataba nada menos que de seis candados: “Uno para su boca, otro para la nevera, otro para el armario, otro para el congelador y otro para el baúl de la casa”, según refirió la ofendida mujer. Y al parecer no fue todo, pues en caso de no seguir el tratamiento de “candialina”, el médico ofreció una dieta semanal: cuatro días de ayuno por tres días de beber solo agua.

Cuando se confrontó al médico, reclamándole por la supuesta broma, dijo que había usado “un lenguaje figurado”.

La Fundación inició una investigación al respecto que hace unos días culminó con la suspensión de sus funciones.

[Folha de Sao Paulo]