*

X

Especie inmortal de hydra podría inspirar programas de rejuvenecimiento para los seres humanos

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/17/2012

Investigación reciente en hydra, una especie de pólipo, revela el papel crucial que cumple el gen FoxO en el envejecimiento celular, el cual podría convertirse en una eterna fuente de la juventud genética.

La imagen que se ve arriba corresponde a una hydra, una especie de pólipo (un animal invertebrado del filo de los cnidarios), que tiene la singular y ambicionada característica de la inmortalidad.

En efecto: su reproducción se da por medio de la gemación y no del apareamiento, razón por la cual la hydra ha sido continuo de objeto de estudio e investigación.

Ahora, sin embargo, científicos de la Universidad de Kiel, en Alemania, han descubierto un rasgo que viene a añadir asombro en torno a este animal: el hecho de que el gen que determina su longevidad es el mismo que en los seres humanos provoca el envejecimiento, coincidencia genética que abre la posibilidad de tratamientos antiedad para nuestra especie.

A diferencia de la hydra, las células madre del ser humano pierden su habilidad de proliferar y formar nuevas células conforme el cuerpo envejece (de ahí, por ejemplo, la flacidez muscular que caracteriza a las personas de edad avanzada).

En el caso del mencionado pólipo, el gen FoxO podría estar ligado con la producción de células madre y, lo que es más interesante, con cierta supresión de su proceso de envejecimiento: en hydras cuyo gen FoxO funciona normalmente, la generación de células madre autoregenerativas se mostró prácticamente infinita, en contraste con los especímenes con alguna deficiencia en dicho gen, poseedores de una cantidad significativamente menor de células madre.

Ya en el ser humano, se ha encontrado que personas que han vivido más de 100 años tienen también una intensa actividad del mismo gen, por lo cual la relación entre este y la vida larga parece ya evidente, aunque no totalmente aclarada, sobre todo porque su comprobación requiere manipular personas genéticamente, tal y como se hizo con ejemplares de hydra.

De profundizarse en este hallazgo, quizá las propiedades del gen FoxO sean la puerta a nuevas biotecnologías que incidan directamente en nuestro envejecimiento, una fuente de la eterna juventud manando en la genética.

[io9]

Ámbar gris, el tesoro fragante que se encuentra en la materia fecal de las ballenas, ahora se producirá en un laboratorio

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/17/2012

Investigadores en Suiza crackean genéticamente la producción de ámbar gris, un raro y valioso ingrediente de la industria cosmética utilizando sobre todo en la producción de perfumes que solo se obtiene del intestino obstruido de cachalotes muertos; la sustancia ahora se producirá en microscópicas fábricas de bacterias E. coli.

Desde tiempos remotos, la cosmética ha echado mano de las sustancias que poco o nada se asocian con la búsqueda de la belleza, especialmente cuando, como en los perfumes, se utilizan los desechos orgánicos de los animales, casi siempre orines u otras secreciones que, inesperadamente, son la base de algunas de las fragancias más apreciadas (como el almizcle, sumamente utilizado en la antigüedad, proveniente de las glándulas que, dependiendo del mamífero, pueden ubicarse en el prepucio, el periné o el ano).

Ese es también el caso de la materia fecal de las ballenas, entre las cuales se encuentra una de las materias más preciadas entre los grandes perfumistas: el ámbar gris, tenido también como afrodisiaco en la Edad Media e incluso como ingrediente de la gastronomía real en la corte de Carlos II de Inglaterra, presente también en Moby Dick como símbolo paradójico del objeto de presunción que se encuentra entre los detritus de un animal.

Ahora bioquímcos en Ginebra buscan crackear el origen de sustancia y obtenerla sin necesidad de recurrir a los océanos y estas expediciones casi épicas, buscando solamente la bacteria cuya acción genera la valiosa fragancia. Si la investigación tiene éxito, los investigadores convertirían estos microrganismos en pequeñas plantas productoras de perfume.

El ámbar gris se produce como resultado de los fragmentos no digeridos del calamar que forma parte habitual de la dieta del cachalote (Physeter macrocephalus) y su “cosecha” se realiza solo cuando uno de estos grandes cetáceos muere justamente por causa de un intestino bloqueado y roto; en estas condiciones, el ámbar gris madura entre la salmuera del estiércol alquitranado, adquiriendo la textura de una roca suave y cerosa. Por esta razón no es posible obtenerlo de ballenas vivas, sino solo cuando las olas arrastran los cadáveres a cielo abierto.

Así, la necesidad de crearse una fuente mucho menos espontánea y azarosa, ha llevado a la industria cosmética a emprender estudios como el de Michael Schalk y otros investigadores adscritos a la firma Firmenich, quienes buscaron el camino genético mediante el las bacterias de la putrefacción contribuyen en la formación del esclareol, la sustancia fragante principal del ámbar gris y otros ingredientes naturales de la perfumería.

Schalk y sus colegas identificaron y extrajeron los genes que codifican las enzimas catalizadoras del esclareol, trasplantándolos después a una bacteria Escherichia coli, que si bien al principio no fue capaz de producir la sustancia en grandes cantidades naturalmente, con la adición de un gen de una bacteria distinta fue posible alcanzar este propósito.

Gracias a este proceso —entre la ingeniería metabólica y la genética— Firmenich podría tener pronto una especie de mina bacteriológica de ámbar gris y dejar de depender de la mala digestión de un cachalote.

[BBC]