*

X

Almohada-novio: el abrazo nocturno de un hombre sin ronquidos, olores ni movimientos inesperados

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/17/2012

Almohada Novio: un producto que ha causado sensación por ofrecer la posibilidad de dormir con un hombre pero sin todas las circunstancias molestas que esto conlleva.

Desde hace un par de días circula en Internet un invento que ya muchos han considerado fascinante o por lo menos atractivo: una almohada con la singular forma de medio torso humano y un brazo, el izquierdo, dispuesto de tal modo que una persona puede arrellanarse en este hueco.

El artilugio se vende con el nombre de Boyfriend Pillow, Almohada Novio, y en tiendas del Reino Unido se encuentra entre las mercancías de mayor venta.

“Como cualquier mujer quieres sentirte abrazada por un hombre real, pero quisieras evitar los ronquidos, los olores, los tosidos y las vueltas, ¿verdad?”, pregunta la campaña publicitaria a las potenciales compradoras.

En Estados Unidos el producto se vende como una prótesis afectuosa para aquellas personas cuya pareja se encuentra lejos por razones de trabajo o militares. “Las solteras que deseen sentir el tacto de un hombre, sin realmente estar con uno, también la amarán”, agrega el fabricante.

Sin duda un objeto un tanto difícil de clasificar, rayano en lo cómico, lo desolador e incluso lo ilusorio de pensar, por un lado, que un dummie puede sustiuir el contacto humano y, por otro, que puede establecerse una relación humana aséptica, libre de todo eso que, en cierto modo, más humanos nos hace.

También en Pijama Surf: ¿Necesitas acurrucarte con alguien? Agencia en Nueva York ofrece este servicio por 60 dólares la hora.

[Guardian]

Te podría interesar:

Autofelación de arzobispo en la Catedral de Colonia: inesperado ornamento para una autoridad eclesiástica

Buena Vida

Por: pijamasurf - 11/17/2012

La efigie de un hombre con los genitales al aire, realizándose una autofelación, es uno de los ornamentos más inesperados para un edificio religioso y la representación escultórica de una autoridad eclesiástica, en este caso el arzobispo de Colonia Konrad von Hochstaden, quien provocó la ira del los talladores al imponer un impuesto que aumentó el precio de la cerveza, esto para poder completar la construcción de la catedral del lugar.