*

X

Hombre presume su Record Guinness por el mohawk más alto del mundo

Por: pijamasurf - 09/16/2012

Kazuhiro Watanabe esta orgulloso de portar un mohawk que supera el metro de altura y que le hace poseedor de un singular record.

En un record ciertamente irrelevante (quizá una cualidad propia de la esencia misma de este concepto), pero no por ello menos épico, el japonés Kazuhiro Watanabe consiguió en 2011 una distinción única: portar el mohawk más alto del planeta. Y su peculiar hazaña le ha valido inscribir su nombre en el famoso Libro de los Record Guinness.

De cuarenta años y diseñador de moda, Watanabe pavoneó su fastuoso peinado en el Washington Square Park. Su mohawk, producto de 15 años de dejarse crecer el cabello, un bote de gel, y tres fijadores en aerosol, supera el metro de altura. Para Watanabe este totem capilar es un monumento rebelde que desafía la conformidad que el percibe en la sociedad tradicional de su país.  

 

Te podría interesar:

"Ninjas" en cine londinense hacen cumplir el buen comportamiento de los asistentes

Por: pijamasurf - 09/16/2012

Aunque el cine es un lugar de entretenimiento y diversión, existen reglas estrictas que deben seguirse para el disfrute de todos los asistentes; en Londres, un cine cuenta con un equipo de "ninjas" que se encarga de hacer cumplir este código sagrado de comportamiento.

Aunque se trata de un lugar de entretenimiento y diversión, el cine es uno donde las reglas de comportamiento deben observarse rigurosamente. No hacer ruidos mayúsculos, apagar el teléfono móvil (o sus sonidos) mientras dure la película, ver esta tranquilamente, etc.

Sin embargo, sabemos bien que, como regularmente sucede con las normas, el mundo del deber ser no siempre es el que es, y en más de una ocasión el asistente se encuentra con un vecino molesto que no deja de hablar, que tiene un teléfono siempre sonando o que se levanta una y mil veces durante la función.

Para contrarrestar conductas tan molestas —que sin duda demeritan la calidad de una sala e incluso arriesgan la cantidad de su afluencia— un cine ubicado en la Leicester Square de Londres implementó un programa de “ninjas” que aseguren el buen comportamiento de la audiencia.

Se trata de cinéfilos comunes que protegen el código de comportamiento dentro del cine a cambio de la admisión gratuita. Enfundados en trajes oscuros que los disimulan al interior de la sala —porque la sorpresa es la principal ventaja del ninja— estos guardianes se aparecen apenas alguien incurre en una falta que afecte el buen desarrollo de la experiencia cinematográfica. Si alguien habla, arroja palomitas de maíz, patea los asientos o realiza otra grosería de cualquier tipo para con el público, entonces se acercan al sujeto y lo reconvienen.

La idea fue impulsada en buena medida por Gregor Lawson, cofundador de la empresa Morphsuits de trajes de spandex, los mismos que utilizan estos ninjas y que, de algún modo, constituyen el elemento de asombro o autoridad al momento de llamar al buen comportamiento.

[/Film]