*

X

Este cardenal mitad hembra mitad macho es la imagen viva del Yin-Yang

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/24/2012

Una curiosidad biológica: un cardenal ginandromorfo parece encarnar el símbolo de la dualidad y la danza complementaria de los opuestos que a veces se fusionan, terminando con la ilusión de esta dualidad.

 

El mundo está compuesto de un principio femenino y un principio masculino que otorgan un género a todos los seres vivos --esto es la norma, sin embargo existen casos en los que estos principios se fusionan  y coexisten de manera conspicua en un organismo (ya que en realidad todas las cosas contienen ambos géneros). Tal es el caso de los animales ginandromorfos --que exhiben características de ambos sexos.

El cardenal de esta imagen muestra el dimorfismo sexual de su especie conjugado de manera evidente en una única semblanza. Es casi perfectamente rojo y blanco, macho y hembra a la mitad. Las imágenes del pájaro en cuestión fueron enviadas por Brian Peer al blog Why Evolution is True, del profesor de ecología Jerry Coyne de la Universidad de Chicago, como un caso de ginandromorfismo bilateral hallado en Rock Island, Illinois.

Más allá del interés biológico, este cardenal es un símbolo viviente de la naturaleza dual de la vida, la cual es reconciliada en la conjunción de los opuestos, en la danza unitaria del Yin-Yang. Todas las cosas a fin de cuentas son ginandromorfas, recargadas por un momento a un aspecto de la existencia, pero siempre partícipes de la totalidad.

 

Las cosas están por mejorar cuando avistas nubes con forma de senos en el cielo (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/24/2012

Estas imponentes (y bellas) nubes no son el signo de lluvia pendiente sino, han descubierto científicos, el presagio de un cielo límpido.

 

Los cielos nublados forman una infinidad de objetos que pueden tornar en cualquier forma, en este caso, los senos de una mujer. La meteorología las llama Mammuthus, o nubes mastodónticas. Estas se forman cuando la cara inferior de una nube de tormenta, cargada con cristales de hielo, enfría el aire y condensa la humedad en ella. Por lo general se “cuelgan” de las nubes de tormenta, o nubes de lluvia, especialmente de sus bordes.

Cuando la gente mira este tipo de nubosidad, una imagen de una tremenda borrasca se figura en su mente. Sin embargo, los meteorólogos han descubierto que tienden a formarse en las postrimerías de una tormenta. El lienzo celeste de múltiples pechos es en realidad la redonda calma que prosigue a una tormenta. 

 

 

[io9]