*

X

Este cardenal mitad hembra mitad macho es la imagen viva del Yin-Yang

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/24/2012

Una curiosidad biológica: un cardenal ginandromorfo parece encarnar el símbolo de la dualidad y la danza complementaria de los opuestos que a veces se fusionan, terminando con la ilusión de esta dualidad.

 

El mundo está compuesto de un principio femenino y un principio masculino que otorgan un género a todos los seres vivos --esto es la norma, sin embargo existen casos en los que estos principios se fusionan  y coexisten de manera conspicua en un organismo (ya que en realidad todas las cosas contienen ambos géneros). Tal es el caso de los animales ginandromorfos --que exhiben características de ambos sexos.

El cardenal de esta imagen muestra el dimorfismo sexual de su especie conjugado de manera evidente en una única semblanza. Es casi perfectamente rojo y blanco, macho y hembra a la mitad. Las imágenes del pájaro en cuestión fueron enviadas por Brian Peer al blog Why Evolution is True, del profesor de ecología Jerry Coyne de la Universidad de Chicago, como un caso de ginandromorfismo bilateral hallado en Rock Island, Illinois.

Más allá del interés biológico, este cardenal es un símbolo viviente de la naturaleza dual de la vida, la cual es reconciliada en la conjunción de los opuestos, en la danza unitaria del Yin-Yang. Todas las cosas a fin de cuentas son ginandromorfas, recargadas por un momento a un aspecto de la existencia, pero siempre partícipes de la totalidad.

 

Te podría interesar:

Pequeños insectos utilizaban moscas como "aviones" hace 16 millones de años

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/24/2012

Imágenes registradas por científicos de la Universidad de Manchester comprueban que diminutos insectos utilizaron moscas como medio de transporte para llegar a partes lejanas del planeta

Gracias a la ayuda de un escáner de tomografía axial computarizada, investigadores fueron capaces de corroborar algo que resulta simplemente sorprendente: imágenes que evidencian cómo los colémbolos —especie de artrópodo hexápodo cercana a los insectos— utilizaban moscas a manera de “aviones”. En ellas se puede observar a los minúsculos animales situados en una depresión en forma de “V” justo en la base de una de las alas de una mosca de mayo

A partir de múltiples tomas y ángulos en 3D fue como se llegó a visualizar cómo dentro de un ámbar permanece el colémbolo levemente desprendido de la mosca. Esto da indicios de que estaba intentado escapar fuera de la resina cuando quedó atrapado entre la viscosidad.

Sobre los datos obtenidos, David Penney y sus colegas, a través de un comunicado, señalaron que: “Las imágenes son realmente impresionantes, este método pionero de estudio de los fósiles nos ha proporcionado una comprensión del comportamiento de uno de los organismos más predominantes del mundo”.

Los colémbolos son criaturas de, aproximadamente, 2 milímetros de largo. Se hallan en gran número en todo el planeta. Los jardineros las llaman “insectos minúsculos” que astutamente se mueven a grandes velocidades cuando detectan un movimiento del suelo y poseen increíbles habilidades para dar saltos cuando están ante un peligro evidente. Por su parte, las moscas de mayo adultas tienen una vida que va desde 60 minutos hasta un par de días, aunque todo depende de la especie.

Por estas condiciones en ambas especies, resulta casi imposible el estudio en su hábitat natural. Sin embargo, ya se tenía registro de que los colémbolos son capaces de colonizar, especialmente, islas recién formadas, aunque poco se conocía sobre cómo se desplazaban de un lugar a otro.

A partir de un caso en el que fue hallada una pieza de ámbar báltico en el que habían quedado atrapados 5 colémbolos en hilera, fue que Davis Penney comenzó a analizar más sobre este ejemplar.

“Inicialmente había pensado que la criatura sobre la mosca debía ser un minúsculo pseudoescorpión, que se sabe usan a otras criaturas para transportarse, y no es corriente ver este tipo de comportamiento en ámbar. Me interesaba el hecho de que esta fuera la primera vez que una criatura era encontrada sobre una mosca adulta, pero no aprecié realmente el significado del hallazgo hasta que no usé el escáner TC y pude identificar al ejemplar como un colémbolo”, explicó Penney.

De no haber sido porque ambas especies quedaron atrapadas en el ámbar, los investigadores difícilmente hubieran podido estudiar el comportamiento y la relación entre la mosca de mayo y el colémbolo. 

[Tendencias21]