*

X

10 grandes escritores que abandonaron la escuela (y no por ello fracasaron)

Arte

Por: pijamasurf - 09/29/2012

La escuela, lo sabemos bien, no es el único camino posible, y estos 10 grandes ejemplos así lo demuestran.

Desde hace varias décadas —¿o siglos?— la formación académica se tiene como el único camino posible o válido del éxito o el reconocimiento social (lo que sea que estos signifiquen). Ir a la escuela y cumplir con todas sus obligaciones formativas es un imperativo que ha estado presente desde épocas remotas sin, al parecer, nunca perder fuerza.

Sin embargo, hay ejemplos notables que hacen que, después de todo, la esperanza no se pierda para aquellos que en cierto momento se dan cuenta de que la escuela no lo es todo, que, sobre todo, no es la única vía posible para alcanzar eso que podríamos denominar “realización personal” (sin saber tampoco qué significa esto).

En esta ocasión presentamos 10 grandes escritores que, a pesar de no seguir el camino trazado por la convención, no por ello fracasaron. Quizá no sea fácil, ¿pero no es la dificultad un estimulante?

 

Charles Dickens

Aunque en sus primeros años Dickens gozó de una educación privilegiada, las deudas de su padre le arrebataron esta posibilidad cuando contaba con 12 años. A partir de entonces trabajó en un almacén de betún calzado. Y aunque después volvió a la escuela, cuando su padre salió de prisión, esta experiencia ya jamás lo abandonaría.

 

Jack Kerouac

Kerouac, el niño mimado de la generación beat, estaba destinado a convertirse en el héroe de la Universidad de Columbia por medio de su equipo de fútbol americano. Pero, al parecer, él tenía otros planes. Conflictos con el entrenador y una fractura de tibia terminaron por empujar fuera de la institución y encaminarlo a una vida radicalmente distinta.

 

William Faulkner

Faulkner tuvo casi desde siempre una personalidad que no se llevaba bien con la disciplina y la normalidad. A los 15 le importaba poco la escuela, que abandonó a esa misma edad. Años después, empleado en una oficina postal, lo despidieron porque leía durante las horas laborales. A los 22 dejó la Universidad Mississippi, donde se había inscrito como estudiante especial, después de tres semestres. Eventualmente ganaría el premio nobel de literatura y, lo más importante, dejaría como legado una de las obras con más repercusión en la cultura humana.

 

Octavio Paz

Otro nobel en esta lista, el escritor mexicano Octavio Paz dejó la universidad antes de obtener su título. Sus inquietudes, tan amplias y ambiciosas que no cabían entre las paredes de las aulas, lo llevaron a Yucatán, a Valencia, a París (más o menos en ese orden) y demás lugares hasta culminar en la Academia Sueca. En algún momento, sin embargo, con motivo de la publicación de Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe, un “especialista” en la poeta barroca, Tarsicio Herrera Zapién, se burló en un epigrama de la formación académica trunca de Paz (haciendo de “autodidacta” un insulto):

Castro: te atacó un Nobel;

te llamó “buey con diploma”.

Mas al escupir su hiel,

lo autodidacta le asoma,

pues ni un título tiene él.

 

George Bernard Shaw

Shaw erró de escuela en escuela durante su juventud hasta comprender, a los 14, que ese no era su medio. Su verdadero lugar de formación estuvo en la Galería Nacional de Dublín, donde aprendió todo lo que de arte, historia y literatura necesitaba para convertirse en el dramaturgo excepcional que fue.

 

Ray Bradbury

Como confesó en esta plática, Bradbury no fue a la universidad y, en contraste, se “graduó de la biblioteca” a los 28.

 

H.G. Wells

Wells tenía once años cuando, por un accidente, su padre se fracturó el fémur y tuvo que dejar la escuela para trabajar y ayudar en los gastos del hogar. Los muchos oficios que tomó a partir de entonces inspirarían las novelas The Wheels of Chance y Kipps.

 

Harper Lee

Ganadora del Pullitzer, Lee dejó la escuela de leyes apenas terminado su primer semestre. Acto seguido se mudo a Nueva York con la firme convicción de convertirse en escritora.

 

Jack London

El autor del célebre Colmillo blanco dejó la escuela cuando tenía 13 años, combinando empleos varios con la lectura incesante de todo libro que tuviera al alcance. Una década después, a los 24, publicó su primera reunión de cuentos.

 

Harvey Pekar

Legendario en el mundo de los cómics, Harvey Pekar asistió un año a la Case Western University, pero desistió por la enorme presión que le suponían las “clases de matemáticas”. Luego de ser licenciado por la Marina, a la que se unió cuando abandonó la universidad, se retiró a Cleveland, donde vivió por el resto de su vida.

[The Atlantic]

La ciencia te dice 5 cosas que, paradójicamente, te hacen feliz

Salud

Por: pijamasurf - 09/29/2012

Si la felicidad últimamente no ha predominado en tu vida, seguramente con estas 5 cosas harás que tus posibilidades de gozarla aumenten.

La felicidad, más que un estado de permanencia en la vida, se ha convertido en uno de los negocios más fructíferos de los últimos años. Libros, medicamentos, terapias, revistas, cursos, etc., son sólo una parte de toda la parafernalia que rodea a la felicidad. Los sacerdotes juran que la dicha está con Dios, mientras que los conferencistas juran que está en tu actitud ante las circunstancias adversas. Cierto o no, hay actividades que, si bien es sabido que son "malas" para el ser humano, pueden, contradictoriamente, mejorar la calidad de vida. 

 

Ver una película triste

Puede ser La lista de Schindler, El Paciente inglés, Biutiful o Million Dolar Baby. Según un estudio, las personas que ven una película donde la nostalgia y la tristeza predominan, el cerebro, inconscientemente, compara la vida propia con la de los personajes del filme que, por obvias razones, resulta más decadente, logrando un efecto de inevitable optimismo.

 

Comer carne roja

Es quizá el alimento con peor reputación. Sin embargo, científicos australianos realizaron un estudio en el que analizaron los hábitos alimenticios de mil mujeres. Aquellas que habían comido la cantidad recomendada de carne roja, reportaron niveles de optimismo superiores en comparación a aquellas que habían consumido menos o nada. Esto se debe a los altos niveles de Omega-3 que posee este alimento que, como ya se ha dicho, mejora el estado de ánimo debido y evita varias enfermedades mentales, como depresión y demencia senil.

 

Pelear

Durante un estudio, científicos experimentaron con ratones la relación entre la agresividad  y la felicidad. Para ello, colocaron a un ratón hembra y a un macho en una jaula. Tiempo después de la convivencia, los científicos remplazaron a la hembra por un intruso macho. Después de varios minutos, el intruso comenzó a atacar. Después de varias repeticiones, los investigadores inyectaron al ratón macho un supresor de dopamina. Pocos minutos después, este ratón decidió alejarse y comenzó a tener comportamientos relacionados con la tranquilidad, mientras el intruso se notaba más agitado, o lo que se podría traducir en otros términos, más “feliz”, producto de la dopamina, también llamada "hormona de la felicidad". 

 

Viajar en metro

Investigadores en Suecia reclutaron a un grupo de voluntarios para realizar un estudio que consistiría en viajar en metro varias ocasiones durante un mes. Al inicio de la investigación los participantes fueron interrogados sobre su estado anímico y emocional. Conforme la investigación avanzaba, los científicos fueron recopilando datos sobre la felicidad. Sorpresivamente, llegando al mes, y una vez concluido el estudio, los voluntarios reportaron niveles de felicidad superiores en comparación a los primeros registros. Según los científicos, esto se debe a que variar o romper la rutina es favorable para la sanidad mental.

 

 Pensar en la muerte

 

Por muy sutil que sea, una reminiscencia sobre la mortalidad actúa en la psique de manera positiva. De acuerdo a un estudio llevado a cabo al lado de un cementerio y calles aledañas a este,  un hombre fingía tirar sus pertenencias. El número de personas que transitaban cerca del panteón y ayudaron al hombre a recoger sus cosas, fue mayor en comparación a aquellas que transitaban por calles aledañas al cementerio. Esto se debe a que, inconscientemente, la muerte sensibiliza a las personas respecto a sentimientos relacionados a la caridad y el bien común.

Existen más estudios que comprueban esta teoría. En ellos se muestra que personas de conciencia más desarrollada respecto a la muerte, eran más propensas a reciclar, no fumar y utilizar protector solar y a tener comportamientos altruistas y empáticos con los demás. 

Tambien en Pijama Surf: MOA-A: el gen que hace felices a las mujeres. 

[Cracked]