*

X

10 grandes escritores que abandonaron la escuela (y no por ello fracasaron)

Arte

Por: pijamasurf - 09/29/2012

La escuela, lo sabemos bien, no es el único camino posible, y estos 10 grandes ejemplos así lo demuestran.

Desde hace varias décadas —¿o siglos?— la formación académica se tiene como el único camino posible o válido del éxito o el reconocimiento social (lo que sea que estos signifiquen). Ir a la escuela y cumplir con todas sus obligaciones formativas es un imperativo que ha estado presente desde épocas remotas sin, al parecer, nunca perder fuerza.

Sin embargo, hay ejemplos notables que hacen que, después de todo, la esperanza no se pierda para aquellos que en cierto momento se dan cuenta de que la escuela no lo es todo, que, sobre todo, no es la única vía posible para alcanzar eso que podríamos denominar “realización personal” (sin saber tampoco qué significa esto).

En esta ocasión presentamos 10 grandes escritores que, a pesar de no seguir el camino trazado por la convención, no por ello fracasaron. Quizá no sea fácil, ¿pero no es la dificultad un estimulante?

 

Charles Dickens

Aunque en sus primeros años Dickens gozó de una educación privilegiada, las deudas de su padre le arrebataron esta posibilidad cuando contaba con 12 años. A partir de entonces trabajó en un almacén de betún calzado. Y aunque después volvió a la escuela, cuando su padre salió de prisión, esta experiencia ya jamás lo abandonaría.

 

Jack Kerouac

Kerouac, el niño mimado de la generación beat, estaba destinado a convertirse en el héroe de la Universidad de Columbia por medio de su equipo de fútbol americano. Pero, al parecer, él tenía otros planes. Conflictos con el entrenador y una fractura de tibia terminaron por empujar fuera de la institución y encaminarlo a una vida radicalmente distinta.

 

William Faulkner

Faulkner tuvo casi desde siempre una personalidad que no se llevaba bien con la disciplina y la normalidad. A los 15 le importaba poco la escuela, que abandonó a esa misma edad. Años después, empleado en una oficina postal, lo despidieron porque leía durante las horas laborales. A los 22 dejó la Universidad Mississippi, donde se había inscrito como estudiante especial, después de tres semestres. Eventualmente ganaría el premio nobel de literatura y, lo más importante, dejaría como legado una de las obras con más repercusión en la cultura humana.

 

Octavio Paz

Otro nobel en esta lista, el escritor mexicano Octavio Paz dejó la universidad antes de obtener su título. Sus inquietudes, tan amplias y ambiciosas que no cabían entre las paredes de las aulas, lo llevaron a Yucatán, a Valencia, a París (más o menos en ese orden) y demás lugares hasta culminar en la Academia Sueca. En algún momento, sin embargo, con motivo de la publicación de Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe, un “especialista” en la poeta barroca, Tarsicio Herrera Zapién, se burló en un epigrama de la formación académica trunca de Paz (haciendo de “autodidacta” un insulto):

Castro: te atacó un Nobel;

te llamó “buey con diploma”.

Mas al escupir su hiel,

lo autodidacta le asoma,

pues ni un título tiene él.

 

George Bernard Shaw

Shaw erró de escuela en escuela durante su juventud hasta comprender, a los 14, que ese no era su medio. Su verdadero lugar de formación estuvo en la Galería Nacional de Dublín, donde aprendió todo lo que de arte, historia y literatura necesitaba para convertirse en el dramaturgo excepcional que fue.

 

Ray Bradbury

Como confesó en esta plática, Bradbury no fue a la universidad y, en contraste, se “graduó de la biblioteca” a los 28.

 

H.G. Wells

Wells tenía once años cuando, por un accidente, su padre se fracturó el fémur y tuvo que dejar la escuela para trabajar y ayudar en los gastos del hogar. Los muchos oficios que tomó a partir de entonces inspirarían las novelas The Wheels of Chance y Kipps.

 

Harper Lee

Ganadora del Pullitzer, Lee dejó la escuela de leyes apenas terminado su primer semestre. Acto seguido se mudo a Nueva York con la firme convicción de convertirse en escritora.

 

Jack London

El autor del célebre Colmillo blanco dejó la escuela cuando tenía 13 años, combinando empleos varios con la lectura incesante de todo libro que tuviera al alcance. Una década después, a los 24, publicó su primera reunión de cuentos.

 

Harvey Pekar

Legendario en el mundo de los cómics, Harvey Pekar asistió un año a la Case Western University, pero desistió por la enorme presión que le suponían las “clases de matemáticas”. Luego de ser licenciado por la Marina, a la que se unió cuando abandonó la universidad, se retiró a Cleveland, donde vivió por el resto de su vida.

[The Atlantic]

Si vas a renunciar a tu trabajo, hazlo con estilo: mira el ejemplo de Faulkner

Arte

Por: pijamasurf - 09/29/2012

"Maldito sea si me pongo a las órdenes y la disposición del primer hideputa itinerante con dos centavos para invertir en una estampilla postal", escribió el joven William Faulkner para renunciar a su trabajo como administrador de correos que, de todos modos, distaba mucho de cumplir cabalmente.

Hacia 1921, William Faulkner, entonces con 24 años, comenzó a trabajar en la oficina postal de la Universidad de Mississippi como administrador de correos, puesto en el que continuamente era sorprendido leyendo, escribiendo, ignorando, perdiendo o francamente desechando las cartas que llegaban a sus manos, desdeñando a compañeros y clientes por igual, jugando bridge en horarios laborales, llegando tarde y yéndose temprano y algunas otras conductas con las que parecía empeñado en llegar al muro del antihonor de los empleados postales.

Sorprendentemente, el joven Faulkner se mantuvo en este trabajo durante 3 años, hasta septiembre de 1924 (cerca del día de su cumpleaños 27, pero lejos todavía de Soldiers' Pay, su primera novela, publicada en 1926), hasta que después de una inspección se vio forzado a renunciar.

Pero, antes de irse, el futuro nobel dejó a sus superiores una singular misiva que, como los adjetivos que caracterizan su estilo literario, parece la puntilla que penetra en el hueco exacto de una situación que de otra forma quedaría ambigua y sin fijar. Aquí la traducción del documento, del cual, en vista de su brevedad, ofrecemos también el original en inglés, tomado del sitio Letters of Note.

[Octubre, 1924]

Mientras viva en el sistema capitalista sé que mi vida estará influenciada por las demandas de la gente adinerada. Pero maldito sea si me pongo a las órdenes y la disposición del primer hideputa itinerante con dos centavos para invertir en una estampilla postal.

Esta, señor, es mi renuncia

(Rúbrica)

 

[October, 1924]

As long as I live under the capitalistic system, I expect to have my life influenced by the demands of moneyed people. But I will be damned if I propose to be at the beck and call of every itinerant scoundrel who has two cents to invest in a postage stamp.

This, sir, is my resignation.

(Signed)

[Letters of Note]