*

X

Top 20: bandas de música más hipsters

Arte

Por: pijamasurf - 08/30/2012

Seguramente muchas personas se sentirán atacadas al oír mencionar que su banda favorita es hipster y que, además, su atracción tiene que ver más con otras coas que con su calidad musical. Sin embargo, no se trata necesariamente de llegar una conclusión sobre el talento muscial sino de compartir ideas que revelen nuevas alternativas sonoras.

Millones de hispters se han regodeado en la siempre polémica pregunta “¿Qué es la “buena” música? Según los adeptos, la música es parte esencial del universo y de la vida misma. Algunos se jactan de poseer los conocimientos para determinar tal canon. Sin embargo, muchas veces éste  conocimiento (seudo honoris causa) termina por ser una delusión que refleja todo lo contrario: un nulo conocimiento sobre la música.

La siguiente lista de LA TIMES trata de difundir los aspectos más banales de la música hipster; sin embargo, podemos jugar con paradojas y pensar que tal vez los mismos realizadores de la lista sean hipsters e incluso este sitio donde lees una lista sobre bandas hipsters sea hipster  (en un loop ad infinitum).

Pero antes de perdernos en estos meandros discursivos, pensemos que esta lista como un ejercicio de retroalimentación mental. O como una terapia bloggera de psicología inversa, para que los insultos de los comentarios se conviertan en flores.

Aunque en esta vida todo está en entredicho, y todo puede ponerse en duda, las siguientes bandas son consideradas por el LA Times como el epítome de la música hipster --alimentándose de bandas que antes de ellos ya lo habían hecho mejor. ¿Altera el sonido de la música oír que la música que oyes es hipster, o tus oídos están exentos de dichas clasificaciones? 

 

 

The Black Keys

Para algunos, la mezcla de blues con rock ha sido una verdadera genialidad, pero los detractores de esta banda alegan que precisamente ahí es donde radica su desatino: una vil copia del verdadero y nostálgico blues.

Tv on the Radio

Si bien algunos la consideran una interesante y novedosa propuesta; otros también la consideran original pero no precisamente por sus cualidades sonoras, sino por sus pésimas composiciones que nunca antes a nadie se le habían ocurrido.

 

Fun

Esta banda ha sido comparada con Queen, y aunque muchos no le dan el mote de hipster, su sonido es tan cliché como la famosa locución “Carpe diem”, aun bajo este estigma, su éxito “We are Young” resulta cool para los oídos.

 

MGMT

Su primer disco fue un grato descubrimiento, pero posteriormente su música tornó en una especie de experimento psicodélico-synth pop con notas pop. Una orgía para el post-raver que quiere toma drogas r a través de los otros y tener esposas supermodelos que son las esposas de personas que nunca conocerá.

 

Beach House

Sus canciones de tono suave pueden llegar a deleitar a muchos, pero, argumenta, el LA TIMES,  su propuesta llega a ser aburrida y muy repetitiva.

 

Beirut

 

Al principio, el sonido de las trompetas y los instrumentos de cuerdas puede parecer fascinante, pero una vez que comienza el canturreo del cantante, la canción termina por ser una contradicción entre  lo meliodoso y lo poco patético. 

 

Arcade Fire

Su última producción, The Suburbs, fue un gran éxito en la carrera de esta banda canadiense, pero la mayoría de sus canciones de los anteriores discos están atiborradas de tantos sonidos que termina por ser  una mezcla muy barroca difícil de digerir.

 

Bon Iver

Este músico es el ejemplo ideal de un hipster que, por razones casi metafísicas, decidió emprender un viaje hacia su interior, montando su estudio en un bosque donde nada ni nadie lo pueda molestar, pero al parecer este aislamiento solo sirve para producir cancions melosas con las cuales esos chicos de skinny jeans visualizan su döppelganger con una ternura que para ellos es espiritual.

 

[Ve la lista de las top 20 bandas hipsters]

12 consejos de Ray Bradbury para los jóvenes escritores

Arte

Por: pijamasurf - 08/30/2012

Ray Bradbury, el gran escritor de ciencia ficción, comparte 12 consejos para escribir y, también, para mantener estimulado el músculo creativo.

En 2001, Ray Bradbury ofreció una charla auspiciada por la Point Loma Nazarene University, en California, en la que habló sobre su experiencia como escritor, algunos de los hábitos y prácticas que de alguna manera hicieron de él uno de los escritores más emblemáticos de la ciencia ficción.

A partir de esta plática, Colin Marshall, del sitio Open Culture, sintetizó 12 consejos que bien pueden funcionar para personas que tengan la curiosidad por escribir, el impulso por utilizar la palabra escrita como medio de expresión.  Aunque algunos de ellos también funcionan para mantener estimulado nuestro músculo creativo.

Para los más interesados, compartimos al final el video de la charla.

No empieces escribiendo novelas novelas. Toman mucho. Empieza escribiendo “una cantidad endemoniada de cuentos”, al menos uno por semana. Toma un año para hacerlo. Bradbury asegura que simplemente no es posible escribir 52 malas historias al hilo. Él esperó hasta los 30 para escribir su primera novela, Fahrenheit 451. “Y valió la pena esperar, ¿eh?”

Puedes amarlos, pero no remplazarlos. Ten esto en mente cuando inevitablemente intentes, consciente o inconscientemente, imitar a tus escritores favoritos, justo como él imitó a H.G. Wells, Jules Verne, Arthur Conan Doyle y L. Frank Baum.

Examina la “calidad” de los cuentos. Él sugiere Roald Dahl, Guy de Maupassant y los menos conocidos Nigel Kneale y John Collier. Nada en el New Yorker de hoy le llenaba el ojo, pues encontraba que esas historias “no tenían metáfora”.

Ocupa tu mente. Para acumular los bloques intelectuales de estas metáforas, Bradbury sugería una serie de lecturas nocturnas: un cuento, un poema (pero Pope, Shakespeare y Frost, no la “basura” moderna) y un ensayo. Los ensayos pueden ser de una diversidad de campos, incluyendo arqueología, zoología, biología, filosofía, política y literatura. “Al final de mil noches, ¡Dios!, ¡Estarás lleno de cosas!”

Deshazte de los amigos que no creen en ti. ¿Se burlan de tus ambiciones de escritor? La sugerencia es que los despidas sin retraso.

Vive en la biblioteca. No vivas en tu “maldita computadora”. Bradbury no fue a la universidad, pero sus insaciables hábitos de lectura le permitieron “graduarse de la biblioteca” a los 28.

Enamórate del cine. Preferiblemente del viejo.

Escribe con alegría. “Escribir no es un negocio serio”. Si una historia comienza a sentirse como un trabajo, deséchala y comienza una nueva. “Quiero que envidien mi alegría”.

No planees ganar dinero. La esposa de Bradbury “hizo un voto de probreza” para casarse con él. Solo hasta los 37 pudieron comprarse un auto.

Enlista 10 cosas que amas y 10 cosas que odias. Luego escribe sobre las primeras y “mata” las segundas —también escribiendo sobre ellas. Haz lo mismo con tus miedos.

Escribe cualquier cosa vieja que surja en tu mente. Bradbury recomienda “asociación de palabras” para romper cualquier bloqueo creativo, pues “no sabes lo que hay en ti hasta que lo pruebas”.

Recuerda, cuando escribes, lo que estas buscando es que una sola persona llegue y te diga: “Te amo por lo que haces”. O, en su defecto, buscas a alguien que llegue y diga: “No estás tan loco como la gente dice”.

 

[Open Culture]