*

X

¿Cuántos colores hay realmente en un arcoíris?

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/27/2012

Usualmente se dice que en un arcoíris no hay más que siete colores, pero, para un fenómeno tan milagroso, ese número es realmente insuficiente.

Right Eye/flickr

El arcoíris es uno de los fenómenos ópticos más sorprendentes que existen en este mundo, una conjugación casi milagrosa de la realidad física, la natural y el entendimiento y la sensibilidad humanas que lo han convertido en un símbolo fantástico, mágico, puente entre dos esferas que sin este recurso permanecerían siempre separadas.

Por otro lado, ya en cuestiones técnicas, el arcoíris es también un fenómeno con el que pueden ejemplificarse los problemas en torno a la percepción humana del color. Como sabemos, los colores tal y como los conocemos, existen porque la estructura de nuestro ojo así nos los hace ver. El mundo sería totalmente distinto si uno solo de los componentes de nuestro sistema ocular cambiara.

En el caso del arcoíris, usualmente se dice que su diversidad cromática es séptuple, esto es, que son siete colores los que componen su espectro: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta. Sin embargo, esta consigna podría no ser del todo precisa, sobre todo tomando en cuenta las distintas frecuencias que un fotón puede tener en las frecuencias de onda visibles al ser humano.

Ethan, un colaborador del sitio Science Blogs, nos explica, de entrada, las particularidades de nuestro ojo:

La mayoría de los humanos tienen tres tipos separados de conos (lo cual nos hace tricrómatos), un total de (100)3 = 1 millón de colores discernibles para el ojo humano típico. Algunos nacen sin uno de estos tres tipos, creando la condición conocida como ceguera al color; los ciegos al color (dicrómatos) solo pueden ver (100)2 = 10,000 distintos colores. Por el otro lado, algunos tienen 4 distintos tipos de conos, haciéndolos tetracrómatos y permitiéndoles distingue más de (100)4 = ¡100 millones de colores distintos!

Con estos antecedentes, resulta que “hay más colores en un arcoíris que estrellas en el Universo o átomos en tu cuerpo, pero eso va más allá de lo que podemos percibir. Tu ojo imperfecto puede (probablemente) discernir únicamente cerca de un millón de colores distintos cuando ves un arcoíris, y en realidad cualquier otra cosa”.

Asimismo, los bastones, el otro tipo de células básico para nuestra vista, combinan su sensibilidad al brillo (la misma sensibilidad de un fotón) para interactuar con los conos y brindar la capacidad de distinguir un centenar de matices de un mismo color: en condiciones de brillo intenso, los conos se mueven hacia el frente del ojo, cada uno con un sistema propio de percepción de amplitudes de onda de la luz visible.

En suma, un arcoíris es, de por sí, un fenómeno cuya complejidad se agudiza por las muchas circunstancias físicas, anatómicas y fisiolígicas involucradas en su percepción. Quizá por eso nación la consigna popular de pedir un deseo siempre que tengamos la fortuna de mirar uno.

[Science Blogs]

El biólogo Richard Dawkins debería de tomar LSD (y él mismo está de acuerdo)

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/27/2012

El famoso biólogo Richard Dawkins discute con Graham Hancock la posibilidad de tomar una sustancia psicodélica.

El Dr Richard Dawkins, uno de los científicos más famosos del mundo, autor de la teoría del gen egoista, participó en una serie de preguntas y respuestas en la ciudad británica de Bath. Esta ciudad cuenta con un ilustre habitante, el también escritor --pero del mundo esotérico-- Graham Hancock, quien le preguntó a Dawkins sobre su disposición a tomar una sustancia psicodélica de manera científica para tal vez poner en entredicho su visión del mundo.

Dawkins también es famoso por su ateísmo y su polémica discusión con el biólogo Rupert Sheldrake, cuya investigación de fenómenos paranormales tacha de seudociencia --en algunos círculos en las fronteras de la ciencia se considera a Dawkins un ejemplo del dogmatismo que ha cobrado la ciencia moderna. Es por esto que la pregunta de Hancock parece relevante, señalando que, por ejemplo, los indígenas que toman ayahuasca parecen acceder a realidades aparte, mundos espirituales que quizás desafían la noción aceptada de lo real. Dawkins contestó:

Me daría curiosidad, debo confesarlo. He leído algunos relatos de trances inducidos por drogas y cosas así. Hay uno entrañable en el libro In Trouble Again de Redmond O'Hanlon sobre el Amazonas... visita a los Yanomami, quienes algunas veces son descritos como "personas vehmentes". Tienen una droga que toman inhalando por una fosa nasal con una larga pipa de aire, y él mismo la prueba.

Me daría mucha curiosidad, debo decirlo, tomar, tal vez no esa droga, sino algo como la mescalina o el LSD. Como lo describe Aldous Huxley en Las Puertas de la Percepción, sintió que al tomar mescalina sus ojos se abrían, las puertas de la percepción se depuraban, veías cosas que eran, de alguna extraña forma, más allá de esta realidad. Estaría preparado a hacerlo bajo supervisión médica apropiada. Si estuviera absolutamente convencido de que no me haría ningún daño dudadero. Y en verdad me gustaría hacerlo. 

Sin embargo, esta apertura viene condicionada, el científico parece proyectar su visión de mundo sobre los resultados hipotéticos:

Así que me gustaría tener dicha experiencia.Pero creo muy poco probable que, pase lo que me pase, lo interpretaría como indicando algo supernatural. Contrariamente lo interpretaría como una manifestación de lo maravilloso que es el cerebro, y como el cerebro puede ver y experimentar aún más cosas, bajo la estimulación química adecuada --o otras cosas también pueden hacerlo, como la meditación o el ayuno.

En el sitio The Daily Grail bromean que en realidad se debería de fondear un proyecto de crowdsourcing para que Dawkins tome una alta dosis de DMT, para ver que dice después.