*

X
Estudio canadiense produce una de las mejores animaciones que hemos visto, cargada de poderosos símbolos que trazan un viaje iniciático de muerte y renacimiento hacia el Nuevo Sol de la conciencia

I, pet goat II from Heliofant on Vimeo.

La animación nos sitúa en un teatro masónico --con ecos de aquel espacio interdimensional del final de Twin Peaks o la mente del Dr. Parnassus-- sólo que estamos en un salón de clases en Florida, el 11 de septiembre del 2001, en el que George W. Bush está enseñando a leer a un grupo de alumnos afroamericanos, usando el libro The Pet Goat.  Esto en realidad sucedió y de manera sincromísticamente extraña los niños repetían, como un mantra pedagógico, las palabras : “kite”, “hit”, “plane”, “steel”, “must”. Las cuales pueden ser ordenadas para decir “kite-plane must hit steel” (avión-cometa debe golpear acero). Por supuesto Bush es también la cabra mascota, nosotros también somos la cabra mascota, I, Pet Goat, (cabra asociada con el diablo pero también con Pan, el dios-animal que libera el instinto en el éxtasis del cuerpo); en un giro del tirititero Bush se convierte en Obama y entramos a una interpretación psicomágica/conspiranoica de lo que hay detrás de los acontecimientos políticos que dieron forma a los últimos años. Según el estudio candiense responsable de esta animación: "una historia sobre el fuego en el corazón del sufrimiento"// la manzana de Eris es el loto.

Las torres se derriban en un ceniciento archipiélago, el ritual de magia negra inicia, vislumabramos los tronos del poder secreto, el control mediático extraterrestre, la programación mental, la hechicería global y arribamos al Ser planetario, simbolizado en el Cristo Zombi-/Cristo Cósmico. Es un festival de magia en el que danzan fuerzas opositorias, arquetipos, personajes de un drama épico de muerte y renaciemiento, un viaje iniciático, cruzando el río de Anubis, la historia mística de la humanidad, las cuevas como el cuerpo de la Tierra y las cámaras de los antiguos misterios, la falocracia que aprisiona el despertar del erotismo salvaje de la diosa madre y que eleva al hombra a su vuelo astral, conectando los codones de su ADN en el cohete-colibrí de la espiral sagrada,  el fuego del cosmos, el nagual, el fuego en el agua, el tercer ojo que se abre en la mente de I, Christ, la vieja civilización se derrumba y avanzamos hacia el Sol Nuevo que emite rayos de conciencia.

Desde Montreal, Heliofant, "aquel que muestra o trae consigo al Sol", ha creado una brillante animación, tanto técnicamente como en un plano simbólico, el lenguaje de los sueños, el lenguaje del poder y de la magia. Usando el flujo de la música de Tinoki Project, "Stream", para incrustar imágenes multidimensionales que nos hablan en diferentes planos de significado. Conciencia política que se convierte en chamanismo, en sanación colectiva de una profusa herida secreta. Un microproyecto de evolución, de escape de la Matrix a través del ritual de la imagen.

Galería de personajes de I, Pet Goat

Para reír un poco, una interpretación conspiranoica (en esteroides) de este video supuestamente Iluminati

Twitter del autor: @alepholo

 

Prisioneros en Brasil leen libros para acortar su sentencia

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/04/2012

Programa brasileño de libertad anticipada ofrece a los encarcelados acortar los días de su sentencia por determinado número de libros leídos.

El gobierno brasileño ha implementado en cuatro prisiones federales un interesante programa de excarcelación que intercambia días de sentencia por libros leídos, entre los cuales se encuentran obras literarias, filosóficas, científicos y algunos clásicos obligados.

Los reos, elegidos por un comité especial para participar en “Redención por medio de la lectura”, tienen cuatro semanas para leer cada libro y escribir un ensayo al respecto, legible y con los cuidados mínimos de presentación.

“Una persona puede dejar la cárcel más instruida y con una visión de mundo mucho más amplia. Sin duda se irán siendo mejores personas”, declaró al respecto el abogado paulista Andre Kehdi, quien dirige un proyecto de donación de libros a las cárceles.

Por cada 12 libros leídos los reos restan 48 horas a cada año de su sentencia.

[Telegraph]