*

X
Problemas para conciliar el sueño, menor confianza en los propios logros cuando se comparan con los de los demás, conflictos que pasan del mundo virtual al mundo real, son solo algunas de las maneras en que Facebook y Twitter están modificando nuestro comportamiento.

La manera en que Internet ha impactado en nuestro comportamiento de todos los días todavía esta por estudiarse para comprenderse cabalmente. De momento, sin embargo, numerosos estudios han contribuido a expresar siquiera parcialmente algunos de estos cambios.

Entre estos destaca uno reciente elaborado por la Escuela de Negocios de la Universidad de Salford, en el Reino Unido, según el cual el uso de las redes sociales, específicamente Facebook y Twitter, experimentan un incremento significativo en sus niveles de ansiedad.

Esto se expresa en hechos tan variados como que muchos de los encuestados dijeron sentir menos confianza en sí mismos al comparar sus logros con los de sus amigos en las redes sociales, o que 2 de cada 3 aceptaron tener problemas para dormir inmediatamente después de haber estado en estos sitios; y 1 de cada 4 tuvieron dificultades en sus relaciones sociales como consecuencia de un conflicto sostenido en Internet.

Por otro lado, de los 298 entrevistados por académicos de la mencionada escuela, poco más de la mitad, 53%, dijo que efectivamente su comportamiento había cambiado a causa de las redes sociales, negativamente según el 51%.

En otro aspecto más conocido, el estudio también confirmó la “preocupación o incomodidad” que muchos sienten cuando no pueden conectarse a Facebook o a sus cuentas de correo electrónico.

[Telegraph]

Una útil app permite sincronizar nuestra información en todos nuestros aparatos y conectar los bits que nos rodean en un cuaderno digital que nos mantiene alerta a los
El mundo que experimentamos diariamente puede ser un caos de información del cual difícilmente podemos hacer sentido. Dentro de ese caos informe suceden numerosos momentos de sincronicidad en los que, si estamos atentos y podemos registrar la información, podremos formar "conexiones significativas" de causas aparentemente desconocidas, usando la terminología de Carl Jung. La sincronicidad, ese momento de máxima sintonía con la realidad, se ve alimentada por nuestra capacidad de conectar todo tipo de información y sobre todo por habitar el presente, el aquí y el ahora.
 
En la era actual, en la que nuestra memoria se ha externalizado para poder aumentarse, nos convertimos en esferas de información en movimiento --vistiendo trajes digitales. Esta información es en cierta medida una mente externa que se desdobla e interactúa con nosotros mismos.
 
Esta expansión en tentáculos de información que pululan a nuestro alrededor ha sido captada por la app Evernote, que permite grabar o copiar audio, video y texto en todo momento, con una interfaz simple y elegante, para formar un cuaderno digital móvil que podemos sincronizar con todos nuestros aparatos. De manera sencilla uno puede escuchar algo en la calle y evocar una nota o un video registrado previamente en Evernote, y así conectar los puntos en una constelación de momentos sincronizados. En cierta forma el inconsciente se desvela o se lanza a la superficie pero en una operación de psicología digital.
 
Evernote puede descargarse gratuitamente y podría acabar para siempre con tu consumo de papel, evitando la necesidad de un traslado físico de la información.
 
 
* Contenido publicitario