*

X
Basta un cambio de perspectiva para descubrir un mundo totalmente nuevo ahí donde solo veíamos tedio y aburrición. El fotógrafo Suren Manvelyan amplifica hasta la sorpresa ojos de animales que, sin este artificio, creeríamos conocer de sobra.

Ojo de un gato siamés

Es sorprendente cómo un cambio de perspectiva puede alterar tanto nuestra percepción del mundo. Creemos que este es el mismo que nos hacen ver nuestras limitaciones. Pero quizá no sea así. Con toda probabilidad, si tuviéramos cuatro brazos o la agudeza visual de un águila, si la misma capacidad olfativa que un perro, entonces nuestro mundo sería completamente distinto.

Un breve atisbo a esa posibilidad lo tenemos en estas fotografías realizadas por Suren Manvelyan, quien tomó increíbles close-ups a los ojos de distintos animales, mostrándonos el vasto universo que se esconde aun en los rincones más inaccesibles.

Como si se tratasen de panoramas extraterrestres, superficies planetarias de sistemas desconocidos, los globos oculares de estos animales despiertan la fabulación de cualquiera, la sorpresa, el asombro de reconocer que en algo que creemos aburrido, soso, banal, por suponer que lo conocemos de sobra, en realidad esconde un elemento que linda con lo incomprensible.

 

Ojo de un Husky

 

Un pitón tigre

 

Un caimán

 

Un pez

 

Una hiena

 

Un pez disco

 

Guacamayo azul-amarillo

 

Un chimpancé

[io9]

Terra Sacra: la épica belleza del planeta en un viaje visual de seis minutos (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/05/2012

Un espectacular cortomenraje de timelapses muestra la inefable belleza de nuestro planeta en la tradición de documentales como Baraka

En la nueva tradición de películas compuestas a partir de timelapses para reslatar la grandiosidad natural,  como Baraka,  el fotógrafo Sean F. White ha creado este espectacular video que resume en 6 minutos 6 años viajando en 7 continentes y 24 paíes. Las imágenes van de magnificos paisajes remotos a antiguos monumentos diseminados por el mundo, que en su conjunto hacen un retrato del planeta Tierra como un organismo heterogéneo pero que mantiene dentro de su explosiva diversidad una unidad subyacente.

Con música original de Roy Milner, este cortometraje se divide en tres partes: La Tierra Primordial, El Pasado se Une al Presente y el Universo Eterno, este último con un enfoque especial en el cielo.