*

X

Sociedades humanas y colonias de hormigas son cada vez más parecidas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/07/2012

Investigador del comportamiento ecológico encuentra semejanzas entre las sociedades humanas y las colonias de la hormiga argentina, sobre todo en lo que respecta a la pérdida de la individualidad entre grupos multitudinarios.

Durante mucho tiempo las abejas y las hormigas se han utilizado como el ejemplo máximo dela organización colectiva, la excelencia en el mundo natural de lo que puede lograrse con una coordinación perfecta entre los individuos de una misma especie: subordinación, disciplina y obediencia del individuo cuya importancia se sacrifica por el bienestar de la comunidad.

Estas fabulaciones fueron en cierta época retomadas por científicos serios para establecer un comparativo entre la sociedades humanas y las de estos insectos, deseosos quizá de encontrar la clave de su éxito para aplicarla en nuestro propio medio.

Dichas ideas fueron después desestimadas, argumentando que la naturaleza humana y la animal son diametralmente opuestas por nuestra presunta capacidad de decisión, de libertad, de la cual carecen los seres que, se dice, actúan solo por instinto.

Paradójicamente, podría darse el caso de que teorías expuestas hace un par de siglos vinieran a confirmarse ahora, pues de acuerdo a un investigador del comportamiento ecológico, las sociedades humanas se parecen cada vez más a colonias de hormigas y termitas que funcionan en conjunto de manera similar.

Lo anterior lo propone Mark Moffett, quien se sorprende que la organización colectiva de nuestra especie tenga mayor similitud con la de dichos insectos que con la de otros animales más cercanos evolutivamente como, por ejemplo, los chimpancés.

De acuerdo con Moffett, esto se debe en una medida al alto número de individuos que integran nuestras poblaciones, la mayoría de las cuales superan siempre el millón de personas. Estos números son inconcebibles en una sociedad de primates fuera de la nuestra, pero, en cambio, entre las hormigas es bastante común. Como estas, los seres humanos hemos encontrado las formas para lidiar con muchos de los incidentes que se originan en las sociedades multitudinarias: salud pública, infraestructura, distribución de bienes y servicios, economía de mercado, problemas de tránsito masivo, líneas de montaje y trajo en equipo complejo, agricultura, domesticación animal, guerra y esclavismo, según enlista el investigador del Instituto Smithsoniano.

“Las hormigas han desarrollado comportamientos enfocados en todos estos problemas”, afirma Moffett, haciendo énfasis en que, en la biodiversidad planetaria, solo nosotros y dichos insectos  poseemos y ponemos en práctica una idea clara de conflicto bélico.

El estudio de Moffett se centró en la hormiga argentina (Linepithema humile), cuyas colonias se forman por cientos de miles de individuos que se extiende igualmente por una gran superficie. Y si bien la especie es natural del país sudamericano, actualmente se le encuentra en casi cualquier región del planeta.

De acuerdo con el investigador, las colonias de esta hormiga pueden alcanzar tan gran tamaño porque en su funcionamiento la pertenencia a una sociedad se da anónima y no individualmente. Esto es, sus miembros se identifican como tales a partir de señales específicas y compartidas y no por su identidad individual: químicos naturales en las hormigas, conceptos abstractos en los seres humanos (la idea de nacionalidad, por ejemplo).

[Discovery]

Te podría interesar:
Una serie de sencillas recomendaciones para incursionar en o perfeccionar esa admirable afición que es la fotografía de la naturaleza, en este caso, para fotografiar libélulas

La fotografía de la naturaleza es sin duda una de las aficiones más admirables que alguien puede cultivar, aunque también es cierto que una de las más difíciles de perfeccionar, tanto por la sensibilidad necesaria para observar y captar un instante determinado como por la elusividad propia de la naturaleza misma.

Mike Averill, miembro de la Sociedad Británica de Libélulas, comparte en el diario inglés The Guardian una serie de consejos para fotografíar a estos singulares insectos, que por sus características representan uno de los trofeos más buscados de los fotógrafos profesionales y amateurs.

Según Averill, el primer paso es acudir ahí donde las libélulas viven, especialmente cuerpos de agua como lagos y estanques, donde se les encuentra en abundancia sobre todo a mediados de junio.

Una vez ubicado alguno de estos puntos y, de ser posible, la especie en particular que se busca captar, se recomienda evitar la parte del día en que el clima sea caluroso y soleado, ya que es en estas condiciones cuando las libélulas se encuentran más activas. La mañana, nos dice Averill, parece ser el mejor momento para emprender la tarea.

Para acercarse al insecto lo mejor es caminar despacio y en línea recta, pero no con paso firme. La cámara ya debe estar preparada. Si la libélula parece a punto de volar, lo mejor es dar un paso atrás y esperan un poco sin hacer ningún tipo de movimiento brusco. Con una cámara digital es muy posible que baste encontrarse a 1 metro de distancia para capturar al insecto.

Si todo esto sale bien, voilà!: seguramente tendrás una buena fotografía de una no menos sorprendente libélula.

En cuanto a detalles técnicos, Averill recomienda utilizar lentes de zoom para conseguir imágenes detalladas, flash de relleno si la iluminación es poca y una apertura tan amplia como sea posible. La velocidad debe ser al menos del mismo número que el valor del lente (con uno de 100mm, por ejemplo, la velocidad debe ser superior al 100/s). Por último, el autoenfoque puede ayudar a que te concentres únicamente en captar a tu objetivo.

En la imagen que acompaña a esta nota, una Libellula composita macho fotografiada por el usuario ivanq de Flickr.

Si te interesa participar en la conservación de estas y otras especies, visita lanaturalezanosllama.com y entérate de todo lo que esta haciendo Telcel para contribuir a la preservación de la biodiversidad. ¡Respondamos al llamado!

*Contenido publicitario

[The Guardian]