*

X

¿Qué tanto se masturban en realidad hombres y mujeres?

Por: pijamasurf - 05/09/2012

Estudio estadístico realizado en Estados Unidos intenta disipar el tabú y el pudor que frecuentemente rodean las prácticas sexuales y ofrece una estimación fehaciente sobre la frecuencia de masturbación entre hombres y mujeres,

El confinamiento de la sexualidad manifiesta al secreto y la intimidad es una de las imposiciones más características de la modernidad occidental, una que obliga a que el sexo y sus actividades se realicen únicamente en la oscuridad de la alcoba personal.

Paralelamente a esta medida disciplinaria tácita, fluye otras corriente que se encargan o de fortalecerla o de minarla. Una, por ejemplo, haciendo del comportamiento sexual un objeto de estudio científico. Otra, un objeto de chistes y bromas que carcoman el pudor hipócrita en torno a la sexualidad.

De la primera tenemos como ejemplo un estudio estadístico realizado en Estados Unidos para conocer la incidencia real que la práctica de la masturbación tiene en dicho país. Esto confiando en la veracidad de la respuesta de quienes participaron en la investigación.

Así, según los sociólogos de la Universidad de Chicago que coordinaron el estudio, únicamente 4 de cada 10 mujeres (38%) se masturbaron durante el año anterior a las entrevistas, mientras que en los hombres la proporción fue de 6 de cada 10 (61%).

La muestra comprendió a 3,116 estadounidenses de entre 18 y 60 años de edad, 1,769 mujeres y 1,347 hombres, quienes respondieron a la pregunta específica “En promedio, ¿con qué frecuencia se masturbó usted durante los pasados 12 meses?”. Y si bien estos datos se recogieron en entrevistas cara a cara, lo cual pudo intimidar a los entrevistas y sesgar la información obtenida, los números se corresponden con otros estudios previos similares.

Entre estos, por cierto, alguno afirma que los hombres se masturban sobre todo entre la adolescencia y la edad adulta, y difícilmente se detienen hasta los 50 años; en las mujeres, este llamado placer solitario es más frecuente entre los 20 y los 39 años, siendo mínimo entre los 18 y los 20 y después de los 40.

* A propósito, mayo es el Mes de la Masturbación, así que esta podría ser buena razón para proyectar un incremento en los niveles de recurrencia en esta práctica. Pero si la moral es lo tuyo, entonces mejor te recomendamos revisar este Manual para Evitar la Tentación de Masturbarse.

[Psychology Today]

Postear en Facebook o en Twitter es tan placentero como el sexo, afirma investigadora

Por: pijamasurf - 05/09/2012

Investigación revela que hablar de nosotros mismos nos satisface tanto como el dinero, la comida o el sexo, lo cual explicaría por qué tantas personas encuentran tan placentero publicar en redes sociales como Facebook y Twitter detalles sobre sí mismos.

Socialmente puede no ser siempre agradable, e incluso hay quienes aborrecen este rasgo en una persona, pero hablar de uno mismo es una inclinación natural difícilmente eludible, en algunos casos llevándose al extremo del pavoneo y la fanfarronería a propósito de las hazañas personales.

La alta incidencia de este comportamiento no parece ser una casualidad, pues a decir de una investigación reciente, su ejercicio provoca la misma sensación de recompensa que otras actividades como comer, ganar dinero o tener relaciones sexuales.

Lo anterior fue descubierto por un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard, quienes escanearon el cerebro de personas para identificar qué zonas se involucran cuando hablamos de nosotros mismos.

El experimento consistió en pedirle a los voluntarios que respondieran preguntas sobre sobre Barack Obama o sobre ellos mismos, si elegían al presidente, recibirían a cambio un pago monetario. Esto, sin embargo, poco importó a la mayoría, quienes prefirieron ser el objeto del cuestionario, cuyas preguntas iban de lo más trivial (los ingredientes que les gustaban en una pizza) a otras un poco más profundas sobre sus cualidades de personalidad.

Y si bien rechazar dinero por preferir hablar de uno mismo ya es suficientemente elocuente, las resonancias magnéticas practicadas durante la prueba confirmaron que cuando esto sucede, cuando la propia persona es el sujeto de su discurso, el sistema meso-límbico de dopamina se activa, el mismo que se asocia a la interacción placentera con la comida, el dinero o el sexo.

Diana Tamir, una de las investigadoras responsables del estudio, considera que esta evidencia puede ayudar a entender por qué tantas personas en todo el mundo adoran hablar de sí mismas en medios como Facebook y Twitter.

Pero si esto último es comparable con el sexo, quizá lo más apropiado sea reducirlo a un placer de corte onanista.

[Gawker]