*

X
Un foro cristiano en la red nos comparte diez simples pasos para evitar la masturbación y mantener así nuestra pureza intacta

Dentro de la fe católica y otras religiones institucionalizadas, el acto de la masturbación es ampliamente condenado. Pero más allá de estar a favor o en contra de esta actividad, lo que resulta cuestionable, y en ocasiones bastante cómico, es la perspectiva desde la que se aborda la masturbación: el moralismo.

Para el catolicismo este acto es impuro, profundamente inmoral, y esta exclusivamente ligado al concepto de la lujuria, por cierto una de las frecuencias energéticas más bajas a las que puede acceder el ser humano. Sin embargo, jamás se habla de un plano energético, metacultural, de las posibles consecuencias de masturbarte. Y precisamente ahí es donde tal vez reposan los argumentos más interesantes para desestimular el habito de la autocomplascencia sexual.

En otras religiones, en particular las orientales, el tema de la sexualidad se aborda desde un punto de vista predominantemente energético. La eyaculación del hombre representa en muchos casos un drenaje significativo de energía vital y en ese sentido debiese ser evitada con algunas excepciones. En este sentido la masturbación, que más allá del placer efímero tiene como objeto primordial la eyaculación, podría ser un recurso un tanto frívolo a nivel metafísico, y en todo caso un claro desperdicio energético. En mi opinion estos argumentos resultan mucho más convincentes para mantener mi distancia con esta ancestral práctica.

Por otro lado es importante enfatizar en el hecho de que una combinación realmente fatal para nuestra fuerza vital es el recurrir a la masturbación y luego consagrar un sentimiento de culpa frente al acto. De esta forma logramos una “doble masturbación”, física y moral, que no solo drena nuestro sistema energético sino que nos hunde en un sentimiento bajo que por si solo practica el vampirismo: la culpablilidad.

Una vez expuesta esta breve introducción biocultural a la masturbación, procedo a compartirles, sin intención de burla frente al contenido pero si intentando promover una reflexión al respeto, un sencillo manual publicado en un foro cristiano que se titula “10 Pasos para No Masturbarte”:

1-Debes pedir al Señor perdón por tu pecado de Lujuria, con todo tu corazón, deseando un cambio en tu vida.

2-Perdónate a ti mismo ( ya que cuando uno cae en la Masturbación tiene un sentimiento de culpabilidad y uno se siente sucio). Pero recuerda has dado el primer paso y Jesús te perdonó, rechaza toda condenación que venga a tu mente.

3- Evita estar solo, comienza a desarrollar actividades que distraigan tu mente, por ejemplo, Música, lectura, etc. Esto te ayudar a que tu mente este pasiva.

4-Mantén una disciplina de oración y lectura de La palabra de Dios, eso nos va a fortalecer cuando venga la tentación.

5-Evita ver televisión o películas con contenido sexual/erótico.

6-Busca y Congregate en una iglesia, De esta forma te alimentaras de la palabra de Dios y recibas su Rema. ( Si es posible, Involúcrate en actividades como: Pertenecer a un ministerio, Ayunos, Vigilias,etc.

7-Rompe o ( Quema si Quieres) todo tipo de Material con contenido sexual/erótico que tengas almacenado en tu casa.

8-Evita Navegar por largas horas en la Internet, ya que cuando menos sientas, te Pueden mandar un archivo con tono pornográfico.

9-Si tienes amigos que practican la Masturbación, no los frecuentes si estas solo. (ya que conozco casos en donde jóvenes se reúnen a masturbarse con el afán de mirar quien lo hace primero y quien expulsa mas semen y puedes volver a recaer)

10-Si prometiste no Masturbarte y vuelves a caer….NO TE DES POR VENCIDO Y VUELVE A COMENZAR DE NUEVO DIOS TE ESTARA ESPERANDO

Instructivo original

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune 

Pese a la fricción y a la estigmatización que se da en Estados Unidos en torno al mundo árabe, los fundadores de este país tenían una alta considración por el libro sagrado de los musulmanes.

En la actualidad en Estados Unidos un sector de la sociedad ve a los musulmanes con xenofobia, juzgándolos de manera absurdamente general como un pueblo terrorista que amenaza a su país y, sin embargo, los fundadores de este país tenían en alta estima esta religión. Dos de los primeros cuatros presidente y próceres más importantes de la fundación de Estados Unidos, Thomas Jefferson y John Adams eran dueños de un Corán y existe evidencia de que estudiaron este texto. Y el gran ideólogo de la independencia estadounidense, al parecer miembro de los rosacruces, Thomas Jefferson, incluso intento aprender árabe y penetrar en los misterios de esta obra sacra.

Aunque actualmente se han polarizado las visiones culturales en torno a los árabes y a Occidente, es bueno recordar que buena parte de la cultura de la cual tanto se enorgullece Occidente vino a través de los árabes, que fueron un puente entre las ciencias de la antigüedad y la modernidad en Europa. Los fundadores de Estados Unidos, eran hombres que, además de su filiación masónica, tenían una gran cultura, muy superior a la que vemos hoy en los puestos políticos más altos.

El Boston Globe hace un interesante recuento de la historia de el Corán en Estados Unidos y su importante influencia en el establecimiento de esa nación, es de destacar que en los albores de Estados Unidos tanto Libia como Marruecos reconocieron a Estados Unidos como un país amigo precisamente porque era versado en el libro sagrado del mundo islámico.