*

X

Monstruos marinos muertos en el bosque, la fantástica obra de Adrián Villar Rojas

Arte

Por: pijamasurf - 05/29/2012

Apariciones de leviátanes de cemento en el bosque o en el jardín, el artista argentino Adrián Villar Rojas excava en su propia memoria y en la memoria primordial de la humanidad para hacer estos masivos accidentes ferales

La fantasía de encontrar un gigantesco monstruo en el patio trasero, no sólo nos remite a la infancia de una persona, nos remite a la infancia de la humanidad. El monstruo primordial, aquel que surge del caos informe, el Leviatán, es parte del Génesis, casi como una contraparte a la creación, dualidad de la divinidad. En la mitología nórdica tenemos al Kraken y en la griega a Ceto, ambos monstruos primordiales ligados a la Tierra, a las fuerzas ctonianas. Acaso la tarea de sembrar monstruos en un patio trasero o en un bosque aledaño, es la continuación natural de los monstruos sembrados en el fondo de nuestra mente.

La obra del escultor argentino Adrián Villar Rojas, más allá de lo espectacular que puede ser montar y abandonar un monstruo marino en un paraje, se planta sobre estas fibras arquetípicas para crear un happening del inconsciente. Ballenas-dinosaurio muriendo en el pasto en una especie de intersección anacrónica (¿vemos un futuro desastroso o son los remanentes del pasado que brotan del mar y de la mente?). ¿Acabarán todas las cosas fuera de su habitat, testamentos petrificados de un desencajamiento ontológico?

 

Esta fusión córnea de ballena y saurio es para el artista una imagen de su abuelo muerto. La historia grabada en el cemento.

 

Esta ballena arbórea en la nieve representa para el artista "Mi Familia Muerta".  Cetáceo colectivo de la desolación y el paso del tiempo. Respirando árboles asolados por el invierno.

Esta cópula desesperada entre mujer y dinosaurio, en lava, que recuerda a los cuerpos petrificados en Pompeya por la erupción del Monte Vesubio, significa para el escultor argentino: "El momento más hermoso de la guerra no sabe distinguir el amor de cualquier sentimiento" .

[io9]

Un puente luminoso entre la realidad y la memoria: lomografía fotográfica de Takeshi Suga

Arte

Por: pijamasurf - 05/29/2012

Utilizando al cerezo, uno de los símbolos más emblemáticos de Japón, y otras nostálgicas escenas, el fotógrafo Takeshi Suga empleó la técnica de la lomografía para tender un puente de luz y filtros entre la realidad y la manera en que esta se registra en nuestra memoria.

El cerezo, conocido mundialmente como el árbol nacional de Japón, es una de las plantas más hermosas de la naturaleza, dueña de una humilde majestuosidad y frágil belleza que, inmediatamente, despierta el deseo de admirarlo y protegerlo.

Quizá por estas cualidades, para el fotógrafo Takeshi Suga el cerezo puede convertirse con facilidad en un habitante del mundo onírico, un ser que reside por igual en los reinos de la ensoñación y la psicodelia que en este mundo que llamamos realidad.

Para conseguir estas imágenes, el fotógrafo aplicó filtros especiales que, en los juegos de luz obtenidos, despiertan distintas impresiones: a veces de una dorada nostalgia por un paraíso perdido y quizá nunca existente, en otras las de un sopor opiáceo o también las de una escena que el olvido está a punto de cubrir con su piadoso, inevitable manto.

Asimismo, Suga utilizó una técnica conocida como “lomografía”, la cual consiste en superponer dos imágenes distintas, una descriptiva (enfocada) y otra sugestiva (fuera de foco), esto, según el fotógrafo, con el objetivo de “presentar simultáneamente la descriptiva claridad de la fotografía con la confusión de la memoria, creando una vislumbre del mundo que nos rodea”

Visita la galería de Takeshi Suga en Flickr