*

X

Monstruos marinos muertos en el bosque, la fantástica obra de Adrián Villar Rojas

Arte

Por: pijamasurf - 05/29/2012

Apariciones de leviátanes de cemento en el bosque o en el jardín, el artista argentino Adrián Villar Rojas excava en su propia memoria y en la memoria primordial de la humanidad para hacer estos masivos accidentes ferales

La fantasía de encontrar un gigantesco monstruo en el patio trasero, no sólo nos remite a la infancia de una persona, nos remite a la infancia de la humanidad. El monstruo primordial, aquel que surge del caos informe, el Leviatán, es parte del Génesis, casi como una contraparte a la creación, dualidad de la divinidad. En la mitología nórdica tenemos al Kraken y en la griega a Ceto, ambos monstruos primordiales ligados a la Tierra, a las fuerzas ctonianas. Acaso la tarea de sembrar monstruos en un patio trasero o en un bosque aledaño, es la continuación natural de los monstruos sembrados en el fondo de nuestra mente.

La obra del escultor argentino Adrián Villar Rojas, más allá de lo espectacular que puede ser montar y abandonar un monstruo marino en un paraje, se planta sobre estas fibras arquetípicas para crear un happening del inconsciente. Ballenas-dinosaurio muriendo en el pasto en una especie de intersección anacrónica (¿vemos un futuro desastroso o son los remanentes del pasado que brotan del mar y de la mente?). ¿Acabarán todas las cosas fuera de su habitat, testamentos petrificados de un desencajamiento ontológico?

 

Esta fusión córnea de ballena y saurio es para el artista una imagen de su abuelo muerto. La historia grabada en el cemento.

 

Esta ballena arbórea en la nieve representa para el artista "Mi Familia Muerta".  Cetáceo colectivo de la desolación y el paso del tiempo. Respirando árboles asolados por el invierno.

Esta cópula desesperada entre mujer y dinosaurio, en lava, que recuerda a los cuerpos petrificados en Pompeya por la erupción del Monte Vesubio, significa para el escultor argentino: "El momento más hermoso de la guerra no sabe distinguir el amor de cualquier sentimiento" .

[io9]

Conjuros de la fluidez y la forma: la fotografía submarina de David Doubilet

Arte

Por: pijamasurf - 05/29/2012

La formidable fotografía de David Doubliet materializa un matrimonio del agua y la luz, usando a la fantástica fauna submarina como una elegante coreografía.

El matrimonio de la luz y al agua fluye entre la mística y la estética con inigualable armonía. Esto es lo que nos otorga sin pedir nada a cambio la fotografía submarina de David Doubilet, buzo y laureado fotógrafo con más de 70 fotoreportajes en National Geographic.

Doubilet retrata la interacción entre el flujo y la forma o los cuerpos trastocados por el movimiento cristalino  de las olas, sirviéndose de las líneas horizontales y ondulatorias del horizonte marino (un espejo entre mundos). Para capturar estso momentos mágicos en un  marco ajeno, como es el mundo submarino para el hombre; donde es necesario hacer uso de artifiios para capturar lo inefable.

"El momento Cartier-Bresson  que tan difícil de lograr en la tierra es 10 veces más difícil de lograr  debajo del agua, porque estás nadando con un aparato grande con brazos de hasta 24 pulgadas y adherido a los brazos unos estrobos. A veces estás usando hasta seis o siete estrobos o luces de cine H.M.1". Los resultados, sin embargo, claramente redimen el esfuerzo.

Una nueva exposición de este reconocido fotógrafo presentará estas imágenes del mar colgadas en árboles en Charlotsville, Virginia, completando el matrimonio de la tierra y el mar (un subcielo).

Arriba: tiburones limón patrullan las costas de Bahamas entre olas mercuriales que estallan con el crepúsculo.

Las elegantes líneas del agua siguiendo la curvatura del hielo y el glamour de los pingüinos; coquetería monocromática en la que irrumpe la seducción luminosa del turquesa.

De nuevo esas líneas ondulatorias que alían a la tierra y a las olas en azogada comunión: colinas fantasmas de todos los azules.

Un dragón de mar atraviesa, con su traje iridiscente, su hogareño bosque océanico en Waterfalls, Tasmania.

 

Cantos a un aro mágico espiral; un buzo parece hipnotizar a una escuela de peces.

 

 

La luz al final del túnel de una mantarraya evoca la diadema discada de una galaxia.

 

Cantos a un aro mágico espiral; un buzo parece hipnotizar a una escuela de peces.