*

X

La radical extravagancia de los museos de sexo en Japón (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 05/19/2012

El inquietantes Museo del Sexo de la ciudad de Beppu, en Japón (curiosamente una de las más cálidas del mundo), desafía nuestra mentalidad occidental con respecto al sexo, pasmándonos ante la conceptualización que de este se realiza en Oriente.

Sin duda el sexo puede ser uno de los termómetros más interesantes para sondear una cultura, para conocer los pensamientos colectivos que se agitan o se contienen en su interior, que sale a la luz pública en manifestaciones de diversa índole, francas, enigmáticas, siempre atractivamente simbólicas.

En este sentido quizá Japón sea uno de los países que más curiosidad atraen en el campo de lo sexual, uno donde los imperativos sociales han dado lugar a expresiones que, en las antípodas, creemos estrafalarias, incomparables, a veces también incomprensibles.

El famoso grabado de Hokusai, El sueño de la esposa del pescador, es un ejemplo elocuente de esta actitud social, compartida, frente al sexo y sus vicisitudes. Igualmente uno de los poemas del heterodoxo monje Ikkyu Sojun, quien justificadamente veía en las relaciones sexuales una posibilidad de iluminación:

Tanto koan
te enseñará el camino,
pero no al rico
coñito de muchacha
al que yo me dirijo.

(versión de Aurelio Asiain)

Los ejemplos podrían ser muchos, casi tantos como las imágenes que han acompañado esta nota y que corresponden a los extravagantes museos dedicados al sexo en el llamado "país del Sol naciente" o, mejor dicho, vistazos a la ciudad de Beppu, en la prefectura de Oita, lugar también conocido, quizá no por azar, por el intenso calor de la zona.

Decir que las escenas son inquietantes o perturbadoras es, de alguna manera, quedarse corto. La verdad es que, más allá de una labor descriptiva que parece redundante por su carácter tan explícito, todas estas piezas se resisten a un intento de comprensión, de traducción a la sensibilidad occidental frente al sexo.

Imágenes vía io9

La homofobia es mayor entre personas que reprimen su atracción homosexual, confirma estudio

Salud

Por: pijamasurf - 05/19/2012

Estudio psicológico confirma que la homofobia se presenta con mayor intensidad entre personas que reprimen su deseo sexual por otros de su mismo sexo; “se trata de personas en guerra consigo mismas que llevan sus conflictos al exterior”, asegura uno de los investigadores.

Aunque ya, sotto voce y por sentido común, se creía que la homofobia y la homosexualidad están directamente relacionas por medio de la represión en las personas que más ardientemente manifiestan su repulsión hacia quienes gustan de otros de su mismo sexo, un estudio ha confirmado esta sospecha con todo rigor científico.

La investigación llevada a cabo por Richard Ryan y otros colegas aporta evidencia a la teoría psicoanalítica de que el miedo, la ansiedad y la aversión hacia los gays y lesbianas puede desarrollarse a partir de la represión seminal en un individuo de sus deseos por el mismo sexo.

“En muchos casos se trata de personas que se encuentran en guerra consigo mismas y llevan sus conflictos al exterior”, dice sobre los homofóbicos Ryan, profesor de psicología en la Universidad de Rochester. Y agrega: “Nos reímos y bromeamos por una hipocresía tan descarada, pero en un sentido real, estas personas son frecuentemente en sí mismas víctimas de represión y experimentan sentimientos exagerados de amenaza. La homofobia no es un asunto de risa”.

En los experimentos llevados a cabo se tomaron 160 estudiantes universitarios de Alemania y Estados Unidos, midiendo cómo reaccionaban instantáneamente a palabras e imágenes de contenido sexual y, por otro lado, presentándolos frente a su propia historia familiar para acto seguido mostrarles imágenes de parejas homo y heterosexuales.

Entre otros resultados, el estudio encontró que los participantes con padres que los apoyan y los aceptan tenían una idea mucho más clara y abierta para sí mismos de su orientación sexual.

“En una sociedad predominantemente heterosexual, el “conócete a ti mismo” puede ser un desafío para muchos individuos gays. Pero en hogares controladores y homofóbicos, abrazar una orientación sexual minoritaria puede ser aterrador”, dice Netta Weinstein, profesora en la Universidad de Essex y responsable de la investigación.

[Huffington Post]