*

X

Wal Mart pagó 24 millones de dólares en sobornos para monopolizar mercado en México

Por: pijamasurf - 04/22/2012

La silenciosa monopolización del negocio de los supermercados que ha orquestado Wal Mart en México fue facilitada por millonarios sobornos que le permitieron colocar tiendas estratégicamente para anegar a la competencia

En los últimos años en México han desaparecido, desapercibidamente, una gran variedad de supermercados para integrarse a un cuasi monopolio secreto encabezado por Wal Mart, una de las empresas más acaudaladas del mundo (el mayor minorista). 

Wal Mart opera más de 2,100 tiendas en México, bajo las marcas Walmart Supercenter, Superama, Suburbia, VIPS, Sam's Club y Bodega Aurrera. Marcas que en apariencia pensaríamos son competidores.

México representa la segunda fuente de ingresos para Wal Mart después de Estados Unidos, tan solo en  el 2007 reportó ganancias de más de mil millones de dólares.

Para lograr esto, sin embargo, Wal Mart se valió de una extensa corrupción, gastando hasta 24 millones de dólares en sobornos para poder colocar sus tiendas burlando los tiempos y los requisitos de la ley, según ha revelado una investigación del New York Times.

Sergio Cicero Zapata, exabogado de bienes raíces de Wal Mart, informó a la compañía con oficinas centrales en Bentonville, Arkansas, de la red de corrupción que se estaba tejiendo para facilitar cambios de zonas en los mapas y que  hizo desvanecer en cuestión de días objeciones ambientalistas, permisos que regularmente toman meses.

El NY Times report que Wal Mart inició una investigación en esas fechas pero que después de encontrar información que apuntaba a que lo que Cicero Zapata decía era verdad desistió en sus esfuerzos.

Documentos muestran que los ejecutivos de Wal Mart de México no sólo sabían de los sobornos, sino que habían actuado para ocultarlos. Cicero Zapata identiificó al director de Wal Mart de México,  el ecuatoriano Eduardo Castro-Wright, como fuerza motora detrás de los años de soborno. El éxito de su labor en México hizo que Castro-Wright, pese a estas acusaciones, fuera promovido en el 2008 a Vicepresidente de Wal Mart.

Cicero dijo al New York Times que Castro Wright había fomentado los sobornos bajo un propósito estratégico. La idea era construir cientos de tiendas nuevas a gran velocidad para que los competidores no pudieran reaccionar.

De manera un tanto soez, Wal Mart ha respondido a la información revelada por el NY Times diciendo que las presuntas actividades mencionadas tienen más de seis años, y que, de ser ciertas, “no reflejan quienes somos ni lo que representamos”. Esto pese a que la indagación muestra que directivos estadounidenses tuvieron conocimiento del caso, lo desecharon e incluso promovieron al ejecutivo responsable de los sobornos.

La respuesta de Wal Mart acaso se apoya en que el tamaño y poder de su empresa los exenta de toda rendición de cuentas y los coloca por encima de la ley. Así ocurrió en el caso de la demanda multimillonaria que hicieron 1.6 millones de mujeres por discriminación de género a Wal Mart, pero que la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos desestimó pese a que existía evidencia de una consistente discriminación en las más de 4000 tiendas que los hermanos Walton tienen en ese país. 

La red de corrupción de Wal Mart en México, tiene otra arista: en el 2003 una investigación realizada por la firma Kroll Inc., reveló que Wal Mart incrementó sistemáticamente sus ventas ayudando a clientes de alto calibre a evadir sus impuestos.

El caso revelado por el New York Times muestra la inescrupulosa estrategia expansionista de las grandes corporaciones estadounidenses que se sirven de la facilidad con la que el dinero, en países subdesarrollados, puede corromper a funcionarios públicos para crear monopolios que asolan la economía local. Y, también, pone el dedo sobre la llaga en México, revelando una vez más la prácticas características de contuberio entre las empresas y los funcionarios públicos que impera en ese país, donde nadie se soprende de lo sucedido con Wal Mart: la sorpresa es que, en este caso, se haya dado a conocer.

[Imagen e información vía NY Times]
 

8 productos que la Generación Facebook jamás comprará

Por: pijamasurf - 04/22/2012

Cigarrillos, cerveza, televisores, periódicos y automóviles son algunos de los productos que, según las tendencias observadas, las nuevas generaciones se muestran poco interesadas en poseer.

A estas alturas parece innegable que Internet es una de las invenciones más revolucionarias en la historia de la humanidad, una cuyo alcance puede medirse en función de las prácticas cotidianas abandonadas, modificadas y generadas a partir de la interacción cotidiana con dicho medio.

En este sentido resulta claro por qué algunos estudiosos de los hábitos de consumo hablen de ciertos productos que las nuevas generaciones definitivamente no adquirirán, una selección que algo tiene de elocuente al respecto de cierta sensibilidad frente al mundo que se está transformando conforme los nuevos nacimientos se dan en un contexto repleto de dispositivos tecnológicos y conexiones a Internet.

Al menos en Estados Unidos, los jóvenes nacidos entre 1980 y 1999 se encuentra cada vez menos interesados en comprar ocho productos específicos, algunos más previsibles, otros francamente sorprendentes, todos ligados con las nuevas experiencias que se encuentran a disposición de esta “Generación Y” o “Generación Facebook”.

1. Correo electrónico

Aparentemente el correo electrónico correrá la misma suerte del postal y paulatinamente caerá en el plácido olvido de la obsolescencia. Esto porque, como alguna vez lo definió Mark Zuckerberg, “el correo electrónico es demasiado lento, demasiado formal”.

2. Cerveza

Uno de los ítems más incomprensibles de esta lista, la cerveza ha merecido el desdén de los más jóvenes, quienes desde el año 2000 se han inclinado mucho más por la variedad “light”.

3. Periódicos

No pocos agoreros han anunciado en repetidas ocasiones el fin del periodismo impreso, quizá una de las pocas cosas que parecen totalmente seguras de nuestro futuro inmediato. Grandes periódicos han anunciado ya el cese de su publicación en papel para dedicarse únicamente a sus sitios en línea. Y esto no solo por la desventaja que representa el tiempo real de Internet en comparación con la imprenta, sino también por una razón mucho más práctica: la gente simplemente ha perdido el hábito de comprar el periódico.

4. Automóviles

El automóvil quizá sea la pérdida más positiva de estas nuevas generaciones. De acuerdo a cálculos de la industria automotriz, cada vez menos personas jóvenes se muestran ansiosas por obtener su permiso para conducir e incluso un 46% de los conductores acreditados de entre 18 y 24 años dijeron preferir el acceso a Internet sobre la posesión de un automóvil.

5. Línea telefónica fija

La telefonía parece que compartirá la suerte de los periódicos impresos: alguna vez indispensable, terminará por dejar su lugar a otras formas bastante similares de comunicación pero adaptadas a los vertiginosos ritmos contemporáneos. Actualmente en Estados Unidos más de la mitad de la población de entre 25 y 29 años vive únicamente con teléfonos portátiles a su disposición.

6. Cigarrillos

A final de cuentas pareciera que las muchas campañas en contra del tabaquismo fructifican en la Generación Facebook. Entre 2005 y 2010, la población fumadora estadounidense de entre 18 y 24 años se redujo en un 17.6%, el mayor descenso jamás visto en este rubro.

7. Computadoras de escritorio

Si la movilidad es un signo de esta generación, entonces es comprensible que sus miembros prefieran las computadoras que puedan llevar consigo a aquellas que los fijen a un lugar.

8. Televisión

La televisión, el objeto icónico de épocas pasadas, ha sido también desplazado y sustituido por el vasto contenido de la Red: si un tiempo verla fue una de las actividades principales en un día normal del estadounidense promedio, ahora algo de este tiempo ha pasado a ocuparse a la navegación en Internet.

Con todo, una de las preguntas que pueden formularse al respecto de estos datos es si dichos productos que dejarán de consumirse representan verdaderos cambios en el comportamiento humano de todos los días o simplemente se trata de un cambio en la manera en que se realiza algo que de todos modos continuará haciéndose casi en los mismos términos: si, por ejemplo, se dejará de ver televisión para sustiuirlo por un medio infinitamente más abierto como lo es Internet o si estando conectados se buscarán los mismos contenidos que se buscan en el zapping del control remoto.

[Yahoo]