*

X

Todo cuanto tengo: retratos fotográficos de estudiantes suecos que nos muestran cómo vivir con menos

Arte

Por: pijamasurf - 04/10/2012

La vida de estudiante se caracteriza en buena medida por su precariedad económica, que permite poseer apenas un puñado de pertenencias. La fotógrafa Sannah Kvist realiza una serie en que da constancia de este deambulatorio modo de vida.

La vida estudiantil tiene fama de ser una de las etapas más precarias de la vida, una en que las finanzas personales son sumamente endebles y permiten la sobrevivencia casi con nada más que lo indispensables (aunque también es cierto que este concepto de lo “indispensable” es en el estudiante bastante laxo).

Inspirada sin duda por este hecho, la fotógrafa Sannah Kvist, avecindada en Gotemburgo,Suecia, ideó la serie All I Own, Todo cuanto tengo, en la cual retrata a estudiantes suecos al lado de todo aquello que pueden decir que es verdaderamente suyo, una pila de pertenencias que cubre apenas una superficie mínima.

El resultado son elocuentes estampas de la vida estudiantil, la quintaesencia de este modus vivendi que se reduce a una cama y quizá un sillón o un sofá, un televisor, una computadora, audífonos, muchos libros, algún instrumento musical, algún aparato de ejercicio y poco más. Un puñado de enseres que hablan también del constante deambular que caracteriza a los estudiantes universitarios.

Asimismo, como otros han señalado, las fotografías nos invitan a reflexionar también sobre lo que es de veras necesario en la vida en cuanto a pertenencias materiales se refiere. Aunque es más o menos normal que conforme se ganen años se gane también más dinero (y que con este se adquieran más productos), quizá valdría la pena tener siempre en mente esos años en que la satisfacción personal se encontraba en unas pocas posesiones.  

Por otro lado también vale la pena recalcar que el fardo de pertenencias de estos jóvenes, que podría parecer muy poco cuantioso en Suecia, seguramente en otros países asiáticos, africanos o latinoamericanos podría indicar una existencia material bastante acaudalada.

Visita el tumblr de Sannah Kvist

[inhabitat]

Las más elementales condiciones ambientales pero también los sonidos que nos rodean serán utilizados por Google para que el usuario reciba la publicidad adecuada, la que más probabilidades tendrá de que este termine finalmente comprando un producto.

La publicidad es sin duda uno de los grandes negocios de Internet pero, para que funcione de la mejor forma posible, se deben idear mecanismos para que el anuncio correcto llegue al público correcto y así el objetivo final —el consumo de una mercancía— se cumpla de la mejor manera posible.

En este sentido no resulta sorprendente que Google, que en los últimos años ha conseguido una precisión mayúscula en la recolección de información personal de sus usuarios, haya patentado una tecnología que permitirá relacionar el entorno de una persona con la publicidad que recibe durante su estancia en Internet.

Se trata específicamente de una técnica para, de inicio, conocer las condiciones más elementales en que se encuentra una persona (temperatura ambiental, probabilidad de lluvia, etc.) para dirigirle los anuncios publicitarios que, por dicha especificidad, podrían interesarle más (aparatos de aire acondicionado si hace mucho calor donde se encuentra, abrigos en temporada invernal, etc.).

Pero esto es nada comparado con la verdadera ambición de Google: establecer un sistema que recolecte los sonidos ambientales para utilizarlos en las búsquedas que haga una persona y en la publicidad que reciba. Un ejemplo: si alguien que se encuentra en un evento deportivo busca “restaurantes”, Google será capaz de identificar por los sonidos que rodean a la persona y por su posición geosatelital en qué evento se localiza y generar resultados de restaurantes cercanos a este. Igualmente si se recibe una llamada durante un concierto (en un smartphone conectado a Internet), Google sabrá con esto qué tipo de música prefiere el usuario y, por lo tanto, qué productos relacionados es más probable que adquiera.

En suma, una prótesis más a la vida cotidiana con el sello del llamado Gigante de Mountain View.

[Red Ice Creations]