*

X

Por su notable inteligencia los pulpos serán los próximos dueños del mundo

Por: pijamasurf - 04/12/2012

La inteligencia casi sin par en la naturaleza de los pulpos, mezclada con esa pizca de malicia que hace falta para sobrevivir siempre, los convierte en serios competidores en la lucha por la dominación del mundo. Contenido patrocinado por Kraken Rum.

Los cefalópodos podrían catalogarse, casi irrebatiblemente, entre las especies más sorprendentes de la biodiversidad planetaria, sobre todo por la inteligencia notable que los caracteriza, acaso equiparable y quién sabe si superior a la del ser humano, dotada con esa pizca de malicia necesaria para sobrevivir siempre y en cualquier circunstancia (como nuestra especie lo ha demostrado).

Investigaciones científicas han comprobado con suficiencia la capacidad de los pulpos para resolver complejos rompecabezas y sortear situaciones adversas tornando las circunstancias a su favor. Laberintos, amenazas a su integridad y búsqueda de alimento son solo algunos de los escenarios que estos animales marinos han resulto en su provecho, haciendo gala de habilidades intelectuales como el razonamiento espacial o el cálculo preciso de probabilidades que difícilmente comparables con otras especies similares.

De acuerdo con Jennifer Mather, perteneciente al Departamento de Psicología de la Universidad de Lethbridge, Canadá, los pulpos habrían desarrollado semejante grado de inteligencia porque en algún momento de su evolución perdieron la concha que tanto caracteriza a sus parientes moluscos, sin la cual se vieron obligados a cazar para obtener alimento y no a esperar a que pasara cerca de ellos como hacen los animales que todavía la tienen. De ahí también la multitud de recursos de la que son capaces: la mimetización, la emboscada, la velocidad.

“En el laboratorio tú pones a los animales en una situación y ellos reaccionan. Pero en la naturaleza los pulpos están activamente descubriendo su entorno, no esperando a que este los golpee. Los animales toman la decisión de salir y obtener información, descubren cómo obtener esa información, la recogen la usan, la almacenan. Esto tiene mucho que ver con la conciencia”, afirma Mather, dejando entrever los muchos enigmas que todavía permanecen irresolutos en torno el verdadero alcance de la naturaleza cefalópoda.

Este contenido es patrocinado por Kraken Rum

Hombre se ve obligado a escapar por el balcón ante el insaciable deseo sexual de su pareja

Por: pijamasurf - 04/12/2012

Cuando un alemán de 43 años conoció a una chica en un bar quien lo invito a tener sexo en su departamento, jamás se imaginó que terminaría por huir y llamar a la policía ante el insaciable frenesí sexual de su compañera.

mujer hipersexual

Lo que muchos concebirían como una especia de fantasía cristalizada en el tiempo-espacio, para un hombre en Alemania terminó por convertirse en una memorable pesadilla. Tras asistir una noche de lunes a tomar unas copas en un bar de Berlin, conoció a una chica que tras intercambiar una grata charla le invitó a su departamento. Una vez ahí sostuvieron relaciones sexuales, y hasta ese momento el alemán de 43 años debía estar satisfecho con su noche. Sin embargo, al despedirse de su nueva amiga para marchar a su casa, ella le insistió en que la fiesta corporal continuase, ciclo que se repitió consecutivamente en varias ocasiones. 

Tras la maratónica sesión el hombre intentó nuevamente despedirse y ella volvió a negarse. Fue entonces cuando la insaciabilidad sexual de su pareja comenzó a asustarle, y su temor creció cuando ella bloqueó la salida demandando más sexo. Finalmente el hombre logró escapar por un balcón y alertar a la policía. Cuando los oficiales teutones llegaron al lugar, la mujer les ofreció que tomarán el relevo del huido, a lo cual ellos se negaron y procedieron a arrestarla bajo los cargos de acoso sexual e intento de retener a una persona contra su voluntad. 

El caso nos recuerda en cierta medida a una brasileña que, tras ser diagnosticada con una condición hipersexual, obtuvo autorización de un juez para masturbarse en la oficina sin represalias. 

[The Province]