*

X

Por su notable inteligencia los pulpos serán los próximos dueños del mundo

Por: pijamasurf - 04/12/2012

La inteligencia casi sin par en la naturaleza de los pulpos, mezclada con esa pizca de malicia que hace falta para sobrevivir siempre, los convierte en serios competidores en la lucha por la dominación del mundo. Contenido patrocinado por Kraken Rum.

Los cefalópodos podrían catalogarse, casi irrebatiblemente, entre las especies más sorprendentes de la biodiversidad planetaria, sobre todo por la inteligencia notable que los caracteriza, acaso equiparable y quién sabe si superior a la del ser humano, dotada con esa pizca de malicia necesaria para sobrevivir siempre y en cualquier circunstancia (como nuestra especie lo ha demostrado).

Investigaciones científicas han comprobado con suficiencia la capacidad de los pulpos para resolver complejos rompecabezas y sortear situaciones adversas tornando las circunstancias a su favor. Laberintos, amenazas a su integridad y búsqueda de alimento son solo algunos de los escenarios que estos animales marinos han resulto en su provecho, haciendo gala de habilidades intelectuales como el razonamiento espacial o el cálculo preciso de probabilidades que difícilmente comparables con otras especies similares.

De acuerdo con Jennifer Mather, perteneciente al Departamento de Psicología de la Universidad de Lethbridge, Canadá, los pulpos habrían desarrollado semejante grado de inteligencia porque en algún momento de su evolución perdieron la concha que tanto caracteriza a sus parientes moluscos, sin la cual se vieron obligados a cazar para obtener alimento y no a esperar a que pasara cerca de ellos como hacen los animales que todavía la tienen. De ahí también la multitud de recursos de la que son capaces: la mimetización, la emboscada, la velocidad.

“En el laboratorio tú pones a los animales en una situación y ellos reaccionan. Pero en la naturaleza los pulpos están activamente descubriendo su entorno, no esperando a que este los golpee. Los animales toman la decisión de salir y obtener información, descubren cómo obtener esa información, la recogen la usan, la almacenan. Esto tiene mucho que ver con la conciencia”, afirma Mather, dejando entrever los muchos enigmas que todavía permanecen irresolutos en torno el verdadero alcance de la naturaleza cefalópoda.

Este contenido es patrocinado por Kraken Rum

Reflexiones sobre el arte como un portal a lo sagrado: la obra de David Chaim Smith

Por: Javier Barros Del Villar - 04/12/2012

El trabajo de David Chaim Smith invoca reflexiones gráficas sobre el discurso propio de la alquimia, la Kabbalah, y otras tradiciones del ocultismo occidental.

 obra del artista david chaim smith alusiva a la alquimia, el ocultismo y la kabalah

Gráficos exquisitamente articulados, entornos semi-abstractos que comparten narrativas trascendentales, y una estética alusión a la codificación de un mensaje –recordando que para acceder a ciertos nodos de información es preciso realizar ciertos méritos, son elementos que caracterizan la lúcida obra de este artista neoyorquino. Tal vez sobre decir que David Chaim Smith ha dedicado largos días y sus equivalente noches al estudio de la Kabbalah judía, la alquimia, y otras tradiciones místicas que no solo inspiran, sino que evidentemente también catalizan, su trabajo artístico.

Una de los aspectos más seductores del trabajo de Chaim Smith es que su gráfica no está diseñada solo para observarse, también te invita a la lectura. Y al decir esto no me refiero solo a los textos, tan discretos y como relevantes, que aparecen coronando alguno de los cúmulos geométricos que que componen la retórica ocultista de sus láminas sino que, fiel a la tradición del lenguaje de las aves, cada diagrama, cada línea, cada espacio en blanco, tiene la clara misión de comunicar algo impecable.

En otras ocasiones hemos tenido oportunidad de enfatizar en una cualidad del arte, que se refiere a favorecer la evolución del ser humano. Y generalmente tratamos ese tema cuestionando el por qué muchas propuestas creativas olvidan cumplir con su cuota de "bienestar social", independientemente de cual sea la ruta que planteen para acceder a esta benévola abstracción. Pero hoy, a propósito de Chaim Smith, reflexionaremos brevemente sobre otra condición del arte, sobre una de sus facetas más cautivantes y dignas: lo sagrado. 

Por un lado es claro que al ejercer nuestra creatividad coqueteamos con esa materia divina de la cual todos somos portadores. Al imaginar algo y posteriormente, con ayuda de un lenguaje como herramienta, nos consagramos como micro-deidades, o mejor dicho honramos a la divinidad de las cual todos provenimos –innegablemente fuimos bendecidos al ser diseñados para diseñar. Y una vez reafirmado lo anterior procedamos al concepto de arte sagrado.

Desde los monumentales Budas, los iluminantes jardines Zen, y las tankas acupuntúricamente trazadas, que forman parte de distintas vertientes del Budismo, hasta la elevada pulcritud con la que se inscribieron textos divinos en las paredes de las catedrales góticas, pasando por la elegante geometría alquímica, y la astro-estética de las culturas mesoamericanas, el arte sagrado ha sido un inseparable acompañante de toda religión y tradición mística que se haya gestado en la historia humana. Prolíferos altares, inspiradoras láminas, ritmos y entonaciones que conducen a planos sutiles que coexisten con la estepa material, todo ello da vida a una cualidad específica del arte sagrado: la facultad de enlazar mundos, de fungir como vivos portales que nos permiten acceder, o al menos echar un vistazo, al otro lado del telón – 'through the looking glass'.

Pero más allá de adjudicar esta sacra cualidad al trabajo de Chaim Smith, la cual en mi opinión la tiene, si de técnica se trata, este artista que obtuvo su Maestría en Fine Arts por la Universidad de Columbia, denota una tajante congruencia entre lo que desea transmitir, a partir de su pasión por la tradición oculta, y los recursos técnicos de los cuales dispone para cristalizar esta noble intención. Complementariamente, al observar las láminas que sirven como suelo para erigir los diagramas cabalísticos y el manifiesto alquímico que difunde el neoyorquino, dificilmente el espectador dejara de acceder a ese coito metafisico, sensible, que popularmente llamamos "experiencia artística", logrando así una comunión entre la divinidad compartida, su ser y el del "otro yo" –que busca incitar algo él, y que lo logra... el portal, entonces, se abre.    

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune