*

X

Joven altamente intoxicada trata de tener sexo con un árbol tras discutir con él

Por: pijamasurf - 04/11/2012

La escena de una joven discutiendo e intentando fornicar con un árbol durante un festival de música electrónica nos recuerda que el mundo de las sustancias debe manejarse con prudencia y de manera inteligente.

joven intoxicada intenta tener sexo con un arbol

El consumo inconsciente de sustancias que alteren nuestra percepción, y por ende nuestra realidad, es un ejercicio delicado que, en caso de que se decida practicar, debería de concretarse con cuidado y tratando de que las circunstancias favorezcan una experiencia no sólo grata, sino inspiradora, incluso evolutiva. Existe una especie de "fórmula" que puede incrementar significativamente las posibilidades de tener una buena experiencia. Básicamente se trata de tomar en cuenta tres variables: el sujeto (es decir, tú), la sustancia y el escenario —en inglés se les conoce como las 3 eses: subject, substance, scenario.

La primer variable se refiere a ti, a las circunstancias emocionales y anímicas que definen tu momento personal. En cuanto a la sustancia, se trata de tomar las precauciones necesarias para intentar garantizar que provenga de buena fuente y, sobre todo, que efectivamente se trate de lo que realmente piensas que estás consumiendo. Finalmente, el tercer elemento se refiere al entorno en el cual vivirás tu experiencia. Sobra decir que escenarios en los que te encuentras rodeado de gente que estimas favorecerá la sintonía colectiva y disminuirá la posibilidad de sucesos inesperados que puedan arruinar la aventura.

Sexo en la intemperie: Pareja tiene sexo en paracaídas (VIDEO)

Y una vez repasada esta serie de sugerencias, presentamos una escena que, aunque no tenemos mayor detalle sobre ella y en realidad se trata de una especulación, la protagoniza una chica que muy probablemente no tomó en cuenta las 3 eses. Es importante aclarar que el fin de esta nota no es ridiculizar a esta joven (algo de lo cual ella se encarga cabalmente), ni de burlarnos del caricaturesco performance (que desde una cierta perspectiva puede resultar bastante gracioso). En realidad se trata de observar el encuentro un tanto psicótico que la chica mantiene con un árbol. En la interacción notamos una evidente relación de odio-amor que ella sostiene con la palmera, acto presenciado por un grupo de spring breakers que parecen disfrutar la denigrante escena. Obviamente desconocemos el contexto personal de esta joven, así como la sustancia o sustancias que ingirió para entrar en esta dinámica. En cuanto al escenario, el Ultra Music Festival 2012 sin duda no parece el entorno más deseable para emprender una aventura psiconaútica. Por otro lado, no podemos negar que el mantener un acto metasexual con un árbol pudiese ser parte de una comunión con el espíritu de la natura. Sin embargo, en un contexto como el que presenciamos, eso que podría haberse tratado de un intercambio "místico" termina en una experiencia tan cómica como decadente.

Y a propósito de esto último recomendamos que chequen las iniciativas de Fuck for Forest (pornografía pro ambiental) y, ya en un plano más trascendental, los paralelismos entre la sexualidad y la conciencia.

Por otro lado, si por alguna razón este bizarro episodio te excitó, quizás deberías visitar el famoso árbol-vagina de Tailandia, el cual es considerado sagrado e incluso parece tener poderes psíquicos.

Es hora de replantear una estrategia contra las drogas considerando la legalización: líderes de AL

Por: pijamasurf - 04/11/2012

El fracaso de la llamada “guerra contra las drogas” será expuesto ante el presidente Barack Obama por líderes políticos de América Latina en la Cumbre de las Américas que se celebrará en Cartegena, planteando la necesidad de una nueva estrategia frente al problema del narcotráfico.

Con motivo de la Cumbre de las Américas que en esta ocasión tendrá lugar en la ciudad colombiana de Cartagena, líderes políticos de la región expondrán ante Barack Obama el fracaso de la confrontación directa y armada al problema del narcotráfico, la llamada estrategia de “guerra contra las drogas”.

De acuerdo con diversos analistas, esta oportunidad es única no solo por la coincidencia de mandatarios de todo el continente, sino sobre todo porque este momento se presenta como crucial para redefinir el enfoque predominante con el cual se abordan asuntos como la drogadicción, el tráfico ilegal de drogas, el lavado de dinero producto de estas operaciones y otros problemas afines (aproximación que, es necesario aclarar, emana directamente de la Casa Blanca). La intención es conseguir el consenso necesario para plantear soluciones mucho más liberales al respecto.

Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala, será uno de los principales impulsores de una iniciativa para terminar con la prohibición de ciertas drogas en el continente, partiendo de la premisa de que el narcotráfico es en esencia un fenómeno económico y como tal debe ser tratado. Escribe Pérez Molina en el artículo “Tenemos que encontrar nuevas soluciones a la pesadilla de las drogas de América Latina”,  publicado originalmente en el diario inglés The Guardian:

De hecho, el paradigma de la prohibición que inspira la respuesta mundial frente a las drogas hoy en día está basada en una premisa falsa: la convicción de que es posible erradicar el mercado mundial de drogas. […]

Sin duda alguna, abandonar el paradigma de la prohibición de las drogas nos puede llevar a un terreno complicado. En este sentido, debo decir que me parecería profundamente irresponsable sugerir una absoluta libertad de mercado para las drogas –es decir, permitir el consumo, producción o tráfico de drogas sin ningún tipo de restricción-. […]

Para dejar las cosas claras, la propuesta del Gobierno de Guatemala es abandonar toda premisa ideológica en el debate con respecto a las drogas (ya sea la prohibición o la absoluta liberalización) y promover un diálogo intergubernamental global basado en un enfoque objetivo y realista: la regulación del mercado de las drogas. El consumo, producción y tráfico debería estar sujeto a regulaciones globales, lo cual significa que el consumo y la producción deben ser legalizados en el marco de un marco regulador estricto. Y legalización por lo tanto no debe ser confundido con liberalización del mercado sin ningún control.

Quizá, como el guatemalteco lo hace, es momento de que los dirigentes nacionales se preocupen menos por la popularidad política coyuntural en sus propios países y asuman la responsabilidad de verdaderos estadistas que saben cuándo es momento de corregir una estrategia que a juzgar por los violentos y costosos resultados, simplemente no está funcionando.

[Guardian]