*

X

Personas con autismo tienen una gran capacidad para procesar información, afirma estudio

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/29/2012

Investigación reciente confirma que los autistas pueden superar por mucho en capacidad perceptiva a las llamadas personas normales, lo cual permite redefinir este padecimiento no cómo un déficit de distracción sino como una ventaja de percepción, útil en ciertos ámbitos laborales.

De acuerdo con una investigación reciente publicada en el Journal of Abnormal Psychology, las personas con autismo tienen una capacidad mucha mayor para procesar información, comparadas con quienes no tienen este padecimiento. Lo anterior explicaría por qué hay cierta tendencia a que personas diagnosticadas con alguno de los padecimientos del espectro del autismo laboren en el ámbito de la informática y la tecnología.

Nilli Lavie, profesor en el Instituto de Neurociencia Cognitiva de la University College London, considera que la combinación, tan propia del autismo, de un alto grado de concentración con cierta susceptibilidad por la distracción podría tener su origen en una capacidad más allá de lo normal de procesar información. Así, el autismo podría encontrar una nueva definición no a partir de un déficit de distracción sino de una ventaja de procesamiento de información.

“Las personas que tienen una mayor capacidad perceptual pueden procesar más información de una escena, aunque esto también incluiría algo de información irrelevante que quizá encuentren difícil ignorar”, declaró al respecto Lavie.

Junto con otros colegas suyos del Departamento de Desarrollo Científico de la misma institución de educación superior, Lavie realizó algunas pruebas con voluntarios con y sin autismo, descubriendo que estas últimas superan por mucho a la llamada “población típica” en la capacidad de percepción sobre todo en situaciones altamente desafiantes.

En cuanto a la relación de esta ventaja y el ámbito de tecnologías informáticas, el profesor Lavie asegura que por las condiciones de este, en el que es común trabajar con mucha información presentada rápidamente, las personas con autismo se ven beneficiadas en grado sumo de sus capacidades con las que difícilmente rivalizan otro tipo de personas.

[PsyPost]

La música de las esferas: ondas sonoras dieron forma a las galaxias

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/29/2012

La antigua y esotérica noción de la “música de las esferas” podría encontrar su confirmación astronómica en el descubrimiento de que las galaxias se formaron a partir de ondas sonoras.

En diversas tradiciones la música está asociada a la creación del mundo y del cosmos y también a su persistencia como un todo ordenado armónicamente. El concepto de musica universalis, por ejemplo, da cuenta de esto: un fino hilo sonoro manteniendo la justa proporción de los cuerpos celestes y de su movimiento.

Ahora estas ideas podrían encontrar una confirmación mucho más seria gracias las observaciones realizadas por el Estudio Espectroscópica de Oscilación de Bariones (Baryon Oscillation Spectroscopic Survey, BOSS), según el cual unos 30,000 años después del Big Bang la materia colapsó en torno a densas cantidades de materia oscura. La presión externa de los fotones hizo que la materia colapsada se recuperara, generando ondas acústicas que, como las que se forman en un cuerpo de agua cuando se arroja un objeto sólido, se expandieron en el universo hasta que este alcanzó una temperatura que terminó por fijarlas. Asimismo, en tanto había más materia en el centro y las orillas de estas ondas, también se formaron más galaxias en estas partes.

Para llegar a estas conclusiones el equipo del BOSS examinó 265,000 galaxias, encontrando que un número excesivo de estas (organizados además en parejas) están separadas por una constante de 500 millones de años, que es justamente el radio esperado de las ondas de sonido predichas. Invocando la constante cosmológica, este modelo sugiere que la cantidad de energía en un volumen de espacio dado no varía con el tiempo.

Así las cosas, quizá la noción de la “música de las esferas” formulada hace miles de años con nada más que especulación o intuición metafísicas podría ser, después de todo, cierta.

[New Scientist]