Pijama Surf

El derecho a vender basura a los niños: bombardeo de publicidad y comida chatarra

Amparada en un legalismo, la industria de la comida chatarra bombardea con publicidad la mente de los infantes, sujetándolos desde edades tempranas al consumo de sus nocivos productos.

Por: pijamasurf - 30/03/2012 a las 18:03:38

Como es sabido, Estados Unidos encabeza las listas de consumo de alimentos chatarra, sobre todo cuando este se remite a la población infantil. Aunque otros países como India o México lo siguen de cerca, hasta ahora la Unión Americana es uno de los campeones indiscutibles en este rubro.

Para desgracia de su población, las grandes y en varios casos millonarias corporaciones que se encargan de producir y distribuir este tipo de alimentos han conseguido amparar su cuestionable labor en las leyes más elementales de la Constitución estadounidense, específicamente en la Primera enmienda que garantiza las libertades básicas de un régimen democrático: las de religión, prensa, expresión, asociación y otras.

Según reseña Mark Bittman en The New York Times, la industria de la llamada comida chatarra en Estados Unidos tiene un largo historial de pleitos legales en los que ha intentando siempre frenar la que desde su perspectiva se considera la intromisión del gobierno en los intentos de este por regular su relación con los consumidores.

El ejemplo más elocuente de esto se tiene en el bombardeo inhumano de publicidad alusiva a sus productos que recae sobre todo en la población menor de edad, niños de hasta 12 años que no poseen todavía los recursos necesarios para dilucidar el comportamiento que una empresa intenta inducir en ellos. 

Pero a pesar de que en esta situación hay una alevosía manifiesta hacia los menores, una serie de decisiones legales estableció en la década de los 70 que los discursos comerciales también merecían la libertad de expresión por tratarse de información valiosa para los consumidores, como el precio y las características del producto.

La contradicción surge cuando se advierte que esta concesión de las cortes estadounidenses se fundamenta en un beneficio recibido por los consumidores solo en lo que respecta a la información de lo que adquieren. Idealmente bastaría estar informados con suficiencia sobre las propiedades de un producto para decidir si este se consume o no, pero en una época en que las estrategias de la comunicación comercial son sumamente refinadas y sutiles, además de masivas e insistentes, ¿la información en una etiqueta no parece apenas un elemento disminuido e ínfimo en el proceso de decisión?

[NYT]


  1. Losinou dice:

    Gracias.

    Creo que sería positivo para la sociedad y el medio ambiente que la soporta y nutre prohibir todo tipo de publicidad o propaganda.

    Hemos llegado a un enorme bombardeo de muchos tipos de publi que acosa a las personas y les insta a comprar mucho más de lo que necesitan, con lo que ellas y la naturaleza salen perjudicados, ya que se produce mucho, rápido, de cualquier forma para abaratar costes contaminando, en cualquier lugar por ello que repercute en polución por largos transportes, … Y si el medio está enfermo las personas también. Y el que compra de más luego tiene menos dinero para cuando realmente lo necesita.

    Con esto no gana nadie, ni siquiera los ejecutivos de las multinacionales, banca, etc. pues aunque hagan enormes fortunas es a costa de destruir la sociedad, el aire, las aguas, los suelos, etc., que repercute en una peor salud para todos.

    Y cuando alguien tiene mucho dinero hecho de cualquier forma se queda muy solito e infeliz. Puede tener muchos contactos, pero no amigos ya que son por interés. Puede tener muchas cosas, pero no armonía con sigo misma ni con las personas, animales, plantas, etc. que está estropeando y que viven en el mismo mundo. Nadie puede ser feliz del todo mientras un solo ser sufra. Y cuanto más daño se hace más queda dentro de uno.

    Con que las empresas estén en listados tipo páginas amarillas ya es suficiente. Si yo necesito un alicate me informo de qué ferreterías hay en mi entorno y listo. Pero que no me ofrezcan a todas horas y por muchos soportes miles de cosas que, si pico, me hacen más pobre e infeliz, por favor.

    Alguno dirá: “la publicidad es inherente a este sistema” . Pues sí, pero ya estamos viendo que ya no sirve y que se viene abajo y nos está arrastrando con él. Hay que comprar lo justo, vender lo justo y producir lo justo, acorde a los recursos del planeta y posibilitando una buena vida para todo ser. Tenemos que cambiar cosas para ir creando algo nuevo con lo que podamos sobrevivir. Con lo que hay nos caemos por el barranco. Para vender lo justo no hace falta hacer publicidad que, por otro lado, cuesta dinero que hay que conservar.

    Otro podrá afirmar: “prohibido prohibir” o “ya estamos con las prohibiciones” . Pues sí, igual que está prohibido circular a más de 50 km/h en las ciudades por la seguridad de los peatones. Los problemas hay que regularlos. Hemos dejado que los bancos y las empresas hagan lo que quieran y estamos viendo los desastres que esto está originando. A grandes problemas, grandes soluciones. Hay que actuar ya, antes de que todo se vaya al garete. Y, con suerte, si más adelante civilizamos nuestras mentes y corazones, ya no habrá que prohibir porque viviremos en respeto y equilibrio.

    Alguno opinará: “eres un soñador” . Puede ser, pero estoy planteando una solución a un gran problema que tenemos (que debe ir acompañada de muchas otras medidas para solucionar los muchos fallos que tenemos, claro). Hay una frase que viene a cuento: “si hoy no luchas, mañana no llores” .

    Más de uno dirá: “vaya tostón” o “menuda parrafada” . Lo siento, pero así ha tenido que ser. Yo no te he obligado a leer esto ni a perder tiempo respondiendo. Si tienes mejores cosas que hacer, no pierdas el tiempo respondiéndome.

    ¡Salud para todos!

  2. en Suiza las patatas fritas y chucherías salen tan caras que te replanteas comerlas (una especie de tasa como en España con el tabaco o el alcohol). Me parece sensato.

  3. Yep! dice:

    La responsabilidad final es de los padres, que por su ignorancia no alimentan sanamente a las nuevas genraciones…

  4. GONG dice:

    Sus tópicos que hurtan de los talleres a los que asisten jajaja

    pinches faroles