*

X

Dan a conocer pieza desconocida de Mozart interpretada en su propio fortepiano (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 03/27/2012

Investigadora descubre una pieza hasta ahora inédita que el gran Wolfgang Amadeus Mozart habría compuesto a los 11 años; un Allegro molto que se da a conocer ahora en la interpretación de Florian Birsak.

 

Después de una exhaustiva búsqueda entre las pertenencias olvidadas de un músico de iglesia recientemente fallecido en el Tirol Austriaco, la investigadora académica Hildegard Herrmann-Schneider descubrió una composición hasta ahora desconocida del gran Wolfgang Amadeus Mozart: un manuscrito fechado en 1780 con alguno de los movimientos de una sonata de tempo “allegro molto” y firmado en la parte superior con la leyenda “Del Signore Giovane Wolfgango Mozart”.

El cartapacio contenía además otras partituras de las que se sabía ya con antelación que eran obras de Leopold Mozart, las cuales, en este caso, aparecían atribuidas al “Signore Mozart”.

Hurgando entre documentos diversos Herrmann-Schneider encontró que el copista de estas piezas, Johannes Reiserer, era un conocido cercano de Leopold Mozart y al parecer habría utilizado estas composiciones en un programa de enseñanza musical de la Kapellhaus, quizá dirigido por el padre de Mozart mismo.

Tomando en cuenta el estilo y el nivel de complejidad de la composición —conocida ahora como “Allegro Molto in Do mayor”— los estudiosos de la obra mozartiana piensan que fue concluida en 1767, cuando el pequeño Wolfgang contaba con 11 años de edad (más o menos la misma época en que compuso su primer intento operístico, el singspiel titulado Bastien und Bastienne)

La premier mundial corre a cargo de Florian Birsak, músico que se ha especializado en la interpretación de los primeros instrumentos que antecedieron al piano: el clavicémbalo, el clavecín y el fortepiano. Además, como bien merece un descubrimiento como este, las notas del Allegro molto resuenan en el fortepiano que perteneció al propio Wolfgang Amadeus Mozart. La partitura también se hizo pública.

[Open Culture]

Los legendarios girasoles de Van Gogh eran una especie mutante

Arte

Por: pijamasurf - 03/27/2012

Uno de los cuadros más emblemáticos de la historia pictórica occidental, “Jarrón con quince girasoles” de Van Gogh, tiene como protagonista a una especie mutante de dichas flores, asegura investigación reciente.

La historia del arte occidental transita por estaciones emblemáticas que muchas personas reconocen de inmediato incluso sin ser especialistas en materias afines. Así La última cena, la Gioconda, Las meninas, Guernica, El grito o algunos cuadros de Edward Hopper saltan de inmediato a la vista (a veces en los lugares menos inesperados como tazas para el café o playeras).

En dicho grupo se encuentran los célebres Girasoles de Vincent Van Gogh: el retrato de un jarrón con un puñado de girasoles que, en su momento, supuso una revolución en las formas pictóricas de la época, una primera consagración del simbolismo como escuela estética que planteó el ámbito de la pintura desde otros fundamentos antes impensables.

Y si bien la perspectiva del artista tiene fama de ser única, subjetiva, inimitable para cualquier otra persona que no sea él mismo, de cuando en cuando se ofrecen explicaciones objetivas (tanto como puede ofrecerlas la ciencia) que develan el misterio detrás de una obra que la crítica considera únanimamente genial.

En esta ocasión toca el turno a los Girasoles de Van Gogh, los cuales, de acuerdo con John Burke, biólogo de la Universidad de Georgia, pertenecieron a una rara mutación genética que puede arrojar luz sobre su tan característico arreglo que, hasta ahora se cree, formó parte del estilo personal del pintor holandés.

Comparando distintas especies de girasoles Burke y sus colegas descubrieron que los de doble pétalo pueden mutar en uno de sus genes conocido como HaCYC2c, con lo cual el girasol pasa a tomar la forma de una esfera de múltiples rayos surgidos de su centro. Además, como esta mutación es de sobra conocida entre los comerciantes de flores, se le conserva como una curiosidad que buscan los clientes (entre los cuales, alguna vez, se encontró un misterioso pintor de nombre Vincent).

La explicación, por supuesto, no parece restar ni añadir nada al mérito estético de la pintura. Si acaso contribuye a reforzar la idea de que la creación artística nace de una milagrosa conjunción de circunstancias siempre ajenas al control humano.

[Huffington Post]