*

X

Nuestros antepasados tuvieron mucho sexo con los Neandertales, afirman especialistas

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/09/2012

Hasta el 4% del genoma humano es ADN Neandertal, lo cual significa que nuestros antepasados copularon enormemente con estos homínidos (a pesar de considerarse recíprocamente "feos"); especialistas explican la razón.

Si el genoma humano actual se compone de ADN Neandertal hasta en un 4%, los especialistas opinan que debió existir muchísimo intercambio genético —es decir, sexual— con esta especie de homínido.

Lo curioso es que desde una perspectiva natural —evolutiva, genética— esto no puede ser fruto del azar, sino que debe obedecer a una razón científicamente constatable. Entonces, ¿cuál es la causa de esta obsesión copulatoria con los neandertales?

Para responder, Michael Barton y Julien Riel-Salvatore —de las universidades Estatal de Arizona y Colorado Denver, respectivamente— idearon un modelo que rastrea los componentes biológicos y culturales de la interacción entre seres humanos y neandertales, ambos aspectos, dice Barton, imprescindibles para entender este proceso:

Hay una percepción de que la evolución biológica determina la cultura durante el Pleistoceno y que las influencias culturales predominan desde entonces (incluso hoy). La realidad es que ambas fuerzas han trabajado juntas y fueron tan importantes hace 50,000 años como lo son ahora

Así, analizando 120 mil años de información arqueológica, los especialistas aseguran que la razón más probable para la extinción del Neandertal haya sido, simplemente la hibridación: la mayoría demográfica del Homo sapiens terminó apabullando al Neandertal hasta la dominación genética.

En cuanto a los encuentros sexuales sostenidos entre ambas especies, los científicos consideran seriamente la posibilidad de que una y otra, recíprocamente, se miraran con suficiente fealdad como para ver con recelo una posible relación “interracial”, misma que sería objeto de vergüenza e incluso de exilio. Para Riel-Salvatore este sería el primer momento en la historia de la humanidad en que surgiera la noción de “tabú”.

Sin embargo, las rutas migratorias de humanos y Neandertales se cruzarían eventualmente —especialmente en la zona oeste de Eurasia, el hogar de estos últimos— dando lugar a la susodicha hibridación que, según parece, no tiene nada que ver con la superioridad genética. Al respecto dice Barton:

Además del hecho de que desaparecieron, no hay evidencia de que los Neandertales fueran menos aptos como cazadores-recolectores del Pleistoceno tardío que cualquier otro ancestro humano de la época. Parece que fueron tan capaces como cualquier otro. El legado neandertal vive en nuestro genoma biológico y posiblemente en nuestro conocimiento cultural. Pudo haber otras poblaciones parecidas que se integraron en una especie humana global en el Pleistoceno tardío. Nosotros somos el resultado.

[io9]

¿Viven los extraterrestres en perfecto equilibrio con la naturaleza? Resolviendo la Paradoja de Fermi

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/09/2012

¿Por qué no tenemos evidencia de civilizaciones extraterrestres a pesar de las altas probabilidades de que estas existan? ¿Es porque su tecnología no genera desechos detectables y viven en equilibrio perfecto con la naturaleza?

En astronomía existe una sentencia conocida como la Paradoja de Fermi formulada inicialmente por el célebre físico Enrico Fermi y desarrollada con mayor seriedad por el astrofísico Michael H. Hart y que, en términos generales, señala la aparente contradicción entre la alta probabilidad de que existan civilizaciones extraterrestres y la falta de contacto con dichas civilizaciones.

El también llamado “gran silencio” se considera uno de los grandes problemas de la astronomía y no han sido pocos los esfuerzos para intentar resolverlo, incluso desde ámbitos no menos imaginativos como la literatura de ciencia ficción.

Ray Villard en Discovery Magazine resume algunas de estas propuestas, una de las más interesantes la del escritor canadiense Karl Schroeder, quien piensa que “cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la naturaleza”. Según esto, las civilizaciones extraterrestres se habrían desarrollado de tal manera que en su existencia no generan desechos que podrían detectarse.

Si esto es cierto, entonces los métodos actuales de búsqueda de vida extraterrestre con recursos humanos están condenados al fracaso y la esterilidad, pues los más importantes parten de la premisa de que dichas civilizaciones utilizan fuentes de energía como la fisión y la fusión nucleares y que incluso tienen plantas donde estos procesos se realizan. Al respecto dice Villard:

[…] los “aliens verdes” han alcanzado un estado utópico de balance con la naturaleza. En vez de un mensaje directo o una señal de radio, podríamos estar rodeados de sociedades avanzadas que estén mimetizadas en nuestra galaxia. Quizá, a largo plazo, sobrevivan únicamente este tipo de civilizaciones ecológicamente balanceadas.

Por otro lado, una solución un tanto más drástica a la Paradoja de Fermi es que la vida es inestable por definición y tiende inevitablemente a su propia ruina, aunque no sin dejar vestigios de su paso por este universo. Villard pone en este caso el ejemplo de la propia especie humana: si algún día nos extinguimos (lo cual no parece improbable), hay por lo menos 5 artefactos nuestros abandonados en la galaxia, “las últimas manifestaciones del Homo sapiens”.

Sin embargo, imaginando que otras civilizaciones emplean máquinas similares para la exploración espacial, esto significaría que algunos robots teledirigidos han explorado la Tierra sin que lo hayamos advertido. Igualmente el astrónomo Keith Wiley, de la Universidad de Washington, piensa que podría haber muchísimas de estas máquinas dispersas entre planetas y asteroides.

Lo curioso es que si esta propuesta y la anterior se conjugan, dichos artefactos pasarían completamente desapercibidos al ser uno con la naturaleza.

Sí, sin duda una paradoja laberíntica de la que parece difícil salir.

[Discovery]