*

X

Nuestros antepasados tuvieron mucho sexo con los Neandertales, afirman especialistas

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/09/2012

Hasta el 4% del genoma humano es ADN Neandertal, lo cual significa que nuestros antepasados copularon enormemente con estos homínidos (a pesar de considerarse recíprocamente "feos"); especialistas explican la razón.

Si el genoma humano actual se compone de ADN Neandertal hasta en un 4%, los especialistas opinan que debió existir muchísimo intercambio genético —es decir, sexual— con esta especie de homínido.

Lo curioso es que desde una perspectiva natural —evolutiva, genética— esto no puede ser fruto del azar, sino que debe obedecer a una razón científicamente constatable. Entonces, ¿cuál es la causa de esta obsesión copulatoria con los neandertales?

Para responder, Michael Barton y Julien Riel-Salvatore —de las universidades Estatal de Arizona y Colorado Denver, respectivamente— idearon un modelo que rastrea los componentes biológicos y culturales de la interacción entre seres humanos y neandertales, ambos aspectos, dice Barton, imprescindibles para entender este proceso:

Hay una percepción de que la evolución biológica determina la cultura durante el Pleistoceno y que las influencias culturales predominan desde entonces (incluso hoy). La realidad es que ambas fuerzas han trabajado juntas y fueron tan importantes hace 50,000 años como lo son ahora

Así, analizando 120 mil años de información arqueológica, los especialistas aseguran que la razón más probable para la extinción del Neandertal haya sido, simplemente la hibridación: la mayoría demográfica del Homo sapiens terminó apabullando al Neandertal hasta la dominación genética.

En cuanto a los encuentros sexuales sostenidos entre ambas especies, los científicos consideran seriamente la posibilidad de que una y otra, recíprocamente, se miraran con suficiente fealdad como para ver con recelo una posible relación “interracial”, misma que sería objeto de vergüenza e incluso de exilio. Para Riel-Salvatore este sería el primer momento en la historia de la humanidad en que surgiera la noción de “tabú”.

Sin embargo, las rutas migratorias de humanos y Neandertales se cruzarían eventualmente —especialmente en la zona oeste de Eurasia, el hogar de estos últimos— dando lugar a la susodicha hibridación que, según parece, no tiene nada que ver con la superioridad genética. Al respecto dice Barton:

Además del hecho de que desaparecieron, no hay evidencia de que los Neandertales fueran menos aptos como cazadores-recolectores del Pleistoceno tardío que cualquier otro ancestro humano de la época. Parece que fueron tan capaces como cualquier otro. El legado neandertal vive en nuestro genoma biológico y posiblemente en nuestro conocimiento cultural. Pudo haber otras poblaciones parecidas que se integraron en una especie humana global en el Pleistoceno tardío. Nosotros somos el resultado.

[io9]

Te podría interesar:

Científicos desarrollan técnicas para proteger a la Tierra del impacto de un asteroide

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/09/2012

El investigador Alan Harris y otros 13 colegas trabajarán durante 3 años en el NEOShield, un proyecto para crear un escudo anti-asteroides que proteja a la Tierra de una catástrofe cósmica.

Los asteroides son una amenaza latente para nuestro planeta. Mientras alguno de los dos exista, las probabilidades de impacto se mantienen. Para desgracia nuestra, los expertos sobre el tema son incapaces de predecir con certeza cuándo podría ocurrir esto.

Lo que sí se puede hacer, sin embargo, es construir un mecanismo de defensa contra la catástrofe. Y justamente esa es la tarea que se impuso Alan Harris, investigador de asteroides en el Centro Aeroespacial de Alemania. El mes pasado, el científico organizó un equipo de colaboración con 13 colegas de todo el mundo para diseñar el NEOShield, un escudo para la Tierra contra dichos cuerpos celestes.

A pesar de la velocidad (entre 5 y 30 kilómetros por segundo) y las dimensiones de los asteroides, es posible desviar su curso y evitar la colisión con otro cuerpo como nuestro planeta. El asunto es, como dice Amy Shira Teitel, “estar en el lugar adecuado en el momento adecuado para darle al objeto el empujón adecuado en otra dirección”.

Harris y el resto de los investigadores están desarrollando algún método para propiciar este “empujón”. Hasta ahora parecer ser que el procedimiento más viable es estrellar una nave espacial contra el cuerpo rocoso, preferiblemente una no tripulada y teledirigida.

En este caso el principal problema sería guiar con precisión esta especie de proyectil contra un objetivo en movimiento en el ángulo correcto. Igualmente hay que tener en consideración los efectos del movimiento del combustible en la ruta de la nave. Aunque, dicen algunos, para esto último podría utilizarse la misma atracción gravitacional del vehículo para llevar al asteroide a otra órbita. “Este método solo existe en el papel, pero podría funcionar”, admite Harris.

Por último está la opción de los explosivos, organizar una fiesta de pirotecnia supra-atmosférica que tenga como beneficio adicional salvar a la Tierra de la destrucción. Previsiblemente, este método se desaconseja por la lluvia de peligrosos residuos que podría provocar sobre la superficie terrestre. En relación a esto dice Harris: “La mayor fuerza que podría emplear para desviar al asteroide de su ruta sería una explosión nuclear. Esta técnica se considera muy controvertida”.

El proyecto NEOShield tiene de entrada presupuesto asegurado por 3 años, durante los cuales la Unión Europea aportará 4 millones de euros y otros socios internaciones casi 2 millones más. Luego de recabar información sobre el comportamiento de los asteroides y realizar simulaciones por computadora sobre estos impactos, intentarán idear el mejor método para proteger a la tierra de un eventual y devastador impacto cósmico.

[Universe Today]