*

X

Familia alemana vive sin dinero, hace reflexionar sobre el sistema capitalista

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/29/2012

Raphael Fellmer y Nieves Palmer viven con su hija de 5 meses en las afueras de Berlín sin dinero, aprovechando el alimento que desechan los berlineses y realizando labores a cambio de servicios como el alojamiento.

Mientras que la mayoría de las personas piensa que no se puede vivir sin dinero y dedica la mayoría de su energía a conseguirlo, Raphael Fellmer, de 28, y su mujer española Nieves Palmer, de 26, viven sin dinero, alimentándose exclusivamente de productos "rescatados" que la sociedad alemana desecha.

El diario argentino La Nación reporta sobre este interesante caso --todo lo más porque sucede en el momento en el que la Eurozona se encuentra en crisis y en el que  se discuten alternativas a un sistema que parece destinado a fracasar.

Fellmer no tiene cuenta de banco, vive totalmente sin dinero, comiendo alimentos desechados y alojándose junto con Palmer y una pequeña hija de 5 meses en las afueras de Berlín, en una casa donde el propietario los deja estar a cambio de pequeños trabajos.

Según La Nación, en los dos años que llevan viviendo sin dinero, a pesar de comer alimentos desechados, nunca les pasó nada: sin náuseas ni infecciones, esto, aun cuando Nieves estuvo embarazada de Alma Lucía. Ambos son veganos y se alimentan casi exclusivamente de productos que proceden de la agricultura biológica.

"Unas cuatro veces por semana, voy a inspeccionar, con la mochila, los contenedores de los supermercados biológicos; encuentro de todo, jabones, chocolates, cosméticos, además de lácteos, frutas y verduras que todavía se pueden consumir", explica Fellmer.

"Me llevo más de lo que necesitamos, el resto lo regalo a vecinos, amigos, necesitados. La idea es difundir el mensaje de que no sólo se tira una manzana de vez en cuando, sino que todo se tira", comenta.

Este estilo de vida incluso les permitió realizar un viaje a México, aparentemente logrado sin dinero. No sin un mensaje político Fellmer ha sido invitado a dar charlas en universidades e informa desde el sitio Forward the Revolution sobre su proyecto para abandonar el dinero.

El Instituto Austríaco de Economía de los Desechos calculó que el 45% de lo que los supermercados descartan se puede todavía consumir; se calcula que el alemán promedio tira a la basura  100 kilos de comida por año. Un equivalente de esto podría aplicarse a otros bienes como aparatos electrodomésticos, ropa y demás bienes de consumo que suelen ser abandonados cuando todavía tienen uso funcional.

Sin embargo, de manera un tanto absurda "rescatar" comida viola la propiedad privada.  "En Alemania es legal tirar comida, pero es ilegal rescatarla". "Es una falla en el sistema", se queja Fellmer. "La idea es establecer un sistema donde se aprovecha todo", explica. 

"No quiero ser simplemente un aprovechador", asegura Fellmer. "Intento integrarme a la sociedad a pesar de todo: ayudo en reparaciones, obras, arreglo computadoras, cuido animales", aclara. 

El diario La Nación escribe que el mensaje y la forma de vida de esta pareja está cobrando relevancia en Alemania, con cada vez más personas uniéndose a este movimiento, ya sea por necesidad, convicción o una mezcla de las dos.

De este lado del Atlántico tenemos el caso aún más radical del "Dharma Blogger" Daniel Suelo, quien lleva alrededor de 10 años viviendo en una cueva sin utilizar dinero, de repente visitando la civiización para bloggear sobre su vida al margen del capital.

[La Nación]

 

Definida por varios diarios europeos como una comunidad transnacional más democrática y efectiva que la ONU, la organización Avaaz supera ya los 13 millones de miembros.

En el año 2007 Ricken Patel, junto con un grupo de activistas, conformaron la organización no gubernamental Avaaz. En tan solo 5 años la organización se ha convertido en la plataforma de activismo político más grande y numerosa del mundo. Su funcionamiento, a base de voluntarios y donantes, así como de llamadas telefónicas y por Skype que fluyen y se entrelazan incesantemente entre las oficinas de la organización repartidas por todo el mundo, hacen de esta una verdadera red social de activismo e idealismo.

Muchos se han preguntado si es posible salvar al mundo por medio de campañas principalmente dirigidas por Internet. Algunos incluso han criticado la posibilidad de estar fomentando el “activismo perezoso”, en donde con tan solo ingresar al sitio y dar click en algunas campañas manifestando apoyo o donando una pequeña cantidad, las personas reciben a cambio la sensación de participar activamente en la transformación de la humanidad desde la comodidad de un sillón.

Sin embargo actualmente la página de Avaaz recibe un aproximado de cien mil nuevos miembros por semana y su participación se ha expandido a campañas de todo el mundo, logrando recaudar fondos que ni siquiera los gobiernos del mundo son capaces de recaudar. Cuando Ricken Patel es cuestionado sobre la posibilidad de “cambiar al mundo con un click”, responde que en esta sociedad existen dos tipos de fatalismo. “La creencia de que el mundo no puede cambiar, y la creencia de que uno no puede jugar un importante papel en este cambio. Si en pocas palabras produces un argumento convincente contra tales fatalismos, las personas responden”.

Algunas de las campañas actuales de Avaaz apuntan a detener el tráfico humano con fines de explotación sexual, la tortura y la represión en Siria y la implementación de leyes que regulen y limiten el contenido en la web. También recaudan fondos para campañas alrededor del mundo, especialmente enfocadas hacia la corrupción como la Ficha Limpa (expediente limpio) en Brasil, la censura de la Ley Mordaza en Italia o la implementación de leyes anticorrupción en el gobierno de la India. También han apoyado causas legendarias como la liberación del Tibet, el detenimiento del cambio climático o las leyes que prohíban de manera tajante la tortura en los EU y el mundo.

Lo cierto es que en tan solo 5 años cientos de batallas alrededor del mundo en contra de la injusticia y la violencia han logrado articularse y ganar millones de seguidores, creando un batallón a favor de la paz y la igualdad que, además de heterogéneo, se distingue por no pertenecer a un país en específico, sino a todos los ciudadanos del mundo. El diario español  República lo ha definido como un “ángel en contra de la corrupción”, mientras que el London Times le aclama como una de las “nuevas voces más importantes en el panorama global”. Y aunque Patel lidera la organización, las decisiones son tomadas por la comunidad global, que cada año revisa y opina sobre cuáles son los puntos más importantes a tratar y consolida una agenda de trabajo en torno a las prioridades de los miembros.

No cabe duda de que en estos tiempos en donde la manipulación de la información y el autoritarismo disfrazado de democracia han logrado consolidarse en el poder, esta es una de las señales que nos indican que sí es posible generar una contraparte, en donde las personas carentes de aquella oscura obsesión por el poder logremos marcar nuevas pautas y limitar los marcos de acción de políticos y empresarios cuyo único interés son ellos mismos. En Pijama Surf te invitamos a unirte a esta red de “activistas de sillón”, en donde si no tienes tiempo de ir a protestar al palacio de gobierno o tu realidad te impide manifestarte y luchar en contra de las injusticias del mundo, al menos podrás participar con conciencia desde la comodidad de tu hogar, pero siempre con la responsabilidad de comprender el porqué luchamos y hacia donde queremos dirigirnos.

www.avaaz.org