*

X

Familia alemana vive sin dinero, hace reflexionar sobre el sistema capitalista

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/29/2012

Raphael Fellmer y Nieves Palmer viven con su hija de 5 meses en las afueras de Berlín sin dinero, aprovechando el alimento que desechan los berlineses y realizando labores a cambio de servicios como el alojamiento.

Mientras que la mayoría de las personas piensa que no se puede vivir sin dinero y dedica la mayoría de su energía a conseguirlo, Raphael Fellmer, de 28, y su mujer española Nieves Palmer, de 26, viven sin dinero, alimentándose exclusivamente de productos "rescatados" que la sociedad alemana desecha.

El diario argentino La Nación reporta sobre este interesante caso --todo lo más porque sucede en el momento en el que la Eurozona se encuentra en crisis y en el que  se discuten alternativas a un sistema que parece destinado a fracasar.

Fellmer no tiene cuenta de banco, vive totalmente sin dinero, comiendo alimentos desechados y alojándose junto con Palmer y una pequeña hija de 5 meses en las afueras de Berlín, en una casa donde el propietario los deja estar a cambio de pequeños trabajos.

Según La Nación, en los dos años que llevan viviendo sin dinero, a pesar de comer alimentos desechados, nunca les pasó nada: sin náuseas ni infecciones, esto, aun cuando Nieves estuvo embarazada de Alma Lucía. Ambos son veganos y se alimentan casi exclusivamente de productos que proceden de la agricultura biológica.

"Unas cuatro veces por semana, voy a inspeccionar, con la mochila, los contenedores de los supermercados biológicos; encuentro de todo, jabones, chocolates, cosméticos, además de lácteos, frutas y verduras que todavía se pueden consumir", explica Fellmer.

"Me llevo más de lo que necesitamos, el resto lo regalo a vecinos, amigos, necesitados. La idea es difundir el mensaje de que no sólo se tira una manzana de vez en cuando, sino que todo se tira", comenta.

Este estilo de vida incluso les permitió realizar un viaje a México, aparentemente logrado sin dinero. No sin un mensaje político Fellmer ha sido invitado a dar charlas en universidades e informa desde el sitio Forward the Revolution sobre su proyecto para abandonar el dinero.

El Instituto Austríaco de Economía de los Desechos calculó que el 45% de lo que los supermercados descartan se puede todavía consumir; se calcula que el alemán promedio tira a la basura  100 kilos de comida por año. Un equivalente de esto podría aplicarse a otros bienes como aparatos electrodomésticos, ropa y demás bienes de consumo que suelen ser abandonados cuando todavía tienen uso funcional.

Sin embargo, de manera un tanto absurda "rescatar" comida viola la propiedad privada.  "En Alemania es legal tirar comida, pero es ilegal rescatarla". "Es una falla en el sistema", se queja Fellmer. "La idea es establecer un sistema donde se aprovecha todo", explica. 

"No quiero ser simplemente un aprovechador", asegura Fellmer. "Intento integrarme a la sociedad a pesar de todo: ayudo en reparaciones, obras, arreglo computadoras, cuido animales", aclara. 

El diario La Nación escribe que el mensaje y la forma de vida de esta pareja está cobrando relevancia en Alemania, con cada vez más personas uniéndose a este movimiento, ya sea por necesidad, convicción o una mezcla de las dos.

De este lado del Atlántico tenemos el caso aún más radical del "Dharma Blogger" Daniel Suelo, quien lleva alrededor de 10 años viviendo en una cueva sin utilizar dinero, de repente visitando la civiización para bloggear sobre su vida al margen del capital.

[La Nación]

 

Te podría interesar:

El falo de la falange: ¿Por qué mostrar el dedo medio se volvió un signo obsceno?

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/29/2012

El gesto global del dedo medio levantado tiene una interesante historia relacionada con el falocentrismo, la protesta y actualmente con la rebeldía y lo cool.

Levantar el dedo medio y mostrarselo a alguien se ha convertido en un gesto enormente popular. Puede ser un insulto, pero puede ser también una broma, casi un coqueteo; es tambien un signo de rebeldía y de cool --decenas de raperos y celebridades lo hacen ante las cámaras.

¿Cuál es el origen de este código lingüístico global no-verbal?

Aparentemente el trendsetter fue Diógenes, el filósofo cínico famoso por preferir los rayos del sol a la generosidad de Alejandro Magno,  quien para mostrar su desden de un político farsante (Demóstenes) declaró, mostrando el gran dedo: "Este es un gran demagogo".

Este es el el origen del gesto en la cultura occidental, entre el mito y la política.  Sin embargo, en realidad podría ser aún más antiguo.

"Es una de las ofensas más antiguas que se conocen", dijo el antropólogo Desmond Morris a la BBC. "El dedo medio es el pene y los dedos doblados a cada lado son los testículos. Al levantarlo, estás exhibiendo un gesto fálico. Es un decir, es un falo que estás mostrando a la gente, lo que implica un comportamiento muy primitivo", continuó.

El insulto para la mayoría de los estadounidenses se conoce bajo el nombre de "estirando el pajarito" o "dándole el dedo a alguien", mientras los romanos lo llamaban: digitus impudicus, el dedo impúdico.

Según el Dr Morris el gesto podría originarse en la prehistoria: los monos ardilla, por ejemplo, muestran ese gesto con el pene erecto. El autor del Mono Desnudo cree que el gesto habría llegado a Estados Unidos con los inmigrantes italianos.

Ira Robbins, profesor de derecho en la American University de Washington DC considera que el significado del gesto ha cambiado."Ya no hace referencia a intereses lascivos, está tan incorporado en la vida diaria de este país y de otros, que ahora significa muchas cosas como protesta, rabia o excitación. No es solo un falo".

Robbins considera que el gesto del dedo medio que hizo la cantante M.I.A en el Superbowl no fue provocativo. "Tal vez el baile fue provocativo pero el dedo no lo creo".

Curiosamente la palabra falange --los huesos de los dedos-- tiene una etimología similar a la palabra falo. Esto si consideramos que el origen de "falange" se traza en lengua indoeuropea a "bhelg" (viga) y la palabra falo parece provenir de la raíz "bhel", al menos según este diccionario etimológico.

Así que tal vez Morris acierta doblemente y cuando mostramos el dedo estamos invocando el falo, una especie de instinto biológico gestual que refleja la prístina fascinación por el falo. Reflexología: nuestra anatomía está hecha de espejos.

[BBC]