*

X

Variación genética nos permite 'leer' que tan confiable es una persona sin conocerla

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/17/2011

¿Por qué algunas personas nos parecen más confiables que otras cuando ni siquiera las conocemos? Una variación genética podría estar detrás de esta apariencia de confiabilidad.

En ocasiones algunas personas nos parecen más confiables que otras o, por el contrario, inmediatamente despiertan en nosotros una rara aversión sin motivo aparente y, sobre todo, sin importar que sean completos extraños a los que vemos por vez primera y que quizá nunca volvamos a encontrar.

Curiosamente, este tipo de reacciones se remiten en el imaginario popular a la “química”, y se dice que con tal o cual persona recién conocida hubo o no hubo “química” en ese primer encuentro. Lo interesante es que ese saber intuitivo casi acierta al descubrir la razón de por qué alguien nos puede parecer a primera vista confiable o desconfiable.

De acuerdo con un descubrimiento reciente de un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto, la más mínima variación en el llamado “gen de la empatía” altera la apariencia de compasión y amabilidad que transmite una persona, afectando también su capacidad de empatía.

Para demostrar esto los investigadores realizaron el siguiente experimento: primero grabaron a 23 parejas discutiendo, posteriormente seleccionaron los momentos más críticos de este altercado y los transmitieron frente a otras personas totalmente ajenas, pero quitando el audio de los videos. A los miembros de este segundo grupo se les pidió que evaluaran la empatía de las personas que veían en la grabación.

Clasificados por la combinación de sus nucleótidos (las bases de los genes: A, T, c y G), los 23 videos mostraban a 10 personas con la combinación GG, 10 GA y 3 AA. Según estudios previos, es la combinación GG la que distingue a las personas empáticas y amables de las que no lo parecen tanto.

En cuanto a los resultados finales del experimento, los 119 voluntarios eligieron entre las 10 personas que parecían más confiables a 6 GG y 4 GA, ningún AA. De los 10 que parecían menos confiables, 9 tuvieron al menos algún tipo de variación A y solo hubo un GG.

Y si bien es por sí mismo sorprendente cómo una modificación genética tan nimia puede resultar en efectos tan notorios, es todavía más asombroso que hayamos desarrollado algún tipo de habilidad para advertir estas expresiones genotípicas en los demás.

“Con esta investigación, el Dr. Kogan ha demostrado algo muy intersante: que la gente puede “leer” acertadamente las finas tendencias genéticas del comportamiendo humano”, dijo Joni Sasaki, de la Universidad de California en Santa Bárbara, opinando sobre los resultados obtenidos por sus colegas.

“En última instancia, con algo tan complejo como la empatía habrá muchísimos genes involucrados y también muchísimos factores no genéticos: todas estos hilos se tejen para crear una personalidad”, concluyó por su parte Aleksandr Kogan, el responsable del estudio.

[Live Science]

Te podría interesar:

¿Cuáles son los planetas con mayor probabilidad de albergar vida extraterrestre?

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/17/2011

Astrónomos realizan un interesante listado con los planetas y lunas que tienen las condiciones necesarias para albergar vida extraterrestre.

En un interesante estudio publicado en el número más reciente de Astrobiology, un grupo de científicos de diversas instituciones y disciplinas enlistó los planetas y lunas en los que existen condiciones suficientes para que la vida exista.

Para realizar esto los especialistas dividieron los cuerpos celestes conocidos en dos grandes grupos: el Índice de Similitud con la Tierra (IST) y el Índice de Habitabilidad Planetaria (IHP). El primero corresponde a los planetas en que es posible encontrar condiciones similares a las del nuestro, “dado que sabemos empíricamente que dichas condiciones podrían albergar vida”, dijo Dirk Schulze-Makuch, de la Universidad Estatal de Washington, uno de los participantes en el estudio. En el IST los factores considerados fueron el tamaño del planeta, su densidad y la distancia que lo separa de la estrella madre.

En cuanto al segundo de los índices, se tomó en cuenta si las condiciones del planeta sugieren la posibilidad de que den lugar a otras formas de vida, se ajusten estas o no a los patrones biológicos que conocemos.

El IHP es un índice un tanto más complejo que el anterior, ya que involucra la superficie del planeta (si es rocosa o está congelada), si tiene atmósfera o campo magnético, la energía disponible para cualquier tipo de organismo, sea este por la luz de una estrella o por un proceso que se conoce como “flexión de la marea” [tidal flexing], en el cual las interacciones gravitaciones con otro objeto pueden calentar internamente un planeta o una luna. Por último, este índice también considera la química del planeta, por ejemplo, si existen compuestos orgánicos o qué tipo de líquidos solventes están disponibles para generar reacciones químicas vitales.

Así las cosas, estos son los resultados:

Para el primer grupo, los planetas que por sus condiciones son similares a la Tierra, por debajo de nuestro hogar en el cosmos se encuentra Gliese 581 g, planeta que orbita en torno a la estrella Gliese 581, en la constelación de Libra, y que está ubicado a 20.5 años luz de la Tierra. Aunque algunos astrónomos dudan de su existencia, otros aseguran que su atmósfera podría permitir la existencia de agua en su superficie, lo cual, aunado a que su temperatura promedio es apenas -6° menor que la de la Tierra, lo convierte en uno de los sitios con mayor probabilidad de albergar vida. Su puntaje fue de 0.74 en el IST (el 1.00 corresponde a la Tierra).

En segundo sitio se encuentra HD 69830 d, cuya estrella madre es la enana naranja HD 69830 a 41 años luz de nuestro planeta, en la constelación austral de Puppis. Con un tamaño similar a Neptuno y condiciones de temperatura medias (ni tan frío ni tan cálido), este planeta recibió una calificación de 0.60.

De nuestros vecinos inmediatos los mejor ubicados en el IST fueron Marte, con 0.70, y Mercurio, con 0.60.

El primer sitio en el Índice de Habitabilidad Planetaria lo ocupó Titán, la mayor de las lunas saturninas, con un puntaje de 0.64; después está Marte (aquí también) con 0.59 y en tercer lugar Europa, la consorte de Júpiter, con una calificación de 0.47. Europa destaca por un posible océano debajo de su superficie en el que se cumpliría el fenómeno de flexión de la marea antes descrito.

¿Acertarán estos científicos? ¿Las buenas nuevas de vida extraterrestre provendrán algún día de algunos de estos planetas? ¿O el concepto que tienen de vida está demasiado sesgado por las únicas formas que conocemos de nuestra Tierra?

ÍNDICE DE SIMILTUD CON LA TIERRA

ÍNDICE DE HABITABILIDAD PLANETARIA

[BBC]