*

X

Más del 75% de la "miel" que se comercializa no contiene miel

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/16/2011

Por medio de un proceso conocido como “ultra-filtrado”, algunas marcas adulteran la miel hasta convertirla en una sustancia totalmente distinta y sin ninguna de sus benéficas propiedades.

En una pesquisa interesante por la información que aporta, Vaughn Bryant, director del Laboratorio de Investigación en Palinología de la Universidad de Texas A&M, encontró que la “miel” que se vende en los grandes almacenes, restaurantes, farmacias y otros establecimientos dista mucho de ser miel auténtica.

Bryant es un especialista en el polen, particularmente en el que forma parte imprescindible de la composición química de la miel. Podría decirse que una miel que no contenga polen en su composición no es para nada miel, de ahí que Bryant haya elegido esto como criterio principal para determinar la calidad de los productos sometidos a examen.

El estudio consistió en evaluar más de 60 marcas de miel que se comercian en una decena de estados de los Estados Unidos en pequeñas cadenas de abarrotes, supermercados como Wal-Mart y Sam’s Club, farmacias y restaurantes, con resultados sorprendentes: en el caso de las tiendas menores, el 76% de dichos productos no contenían polen; en los grandes almacenes ese porcentaje fue del 77% y en las farmacias y restaurantes (KFC, McDonald’s, etc.) el 100% de los productos examinados no contenía ni rastro de polen.

Por lo regular el método empleado para conseguir esta falsificación es el del “ultra-filtrado”, el cual consiste en calentar la miel a altísimas temperaturas para después pasarla por filtros sumamente finos y al final adulterarla con agua u otras sustancias para tener así más producto para vender.

Por supuesto que en los filtros se queda el polen y con el polen muchas de las propiedades curativas que posee la miel en padecimientos como la anemia, las alergias y las heridas, quedando a cambio únicamente un compuesto azucarado que, de consumirse, traerá más perjuicios que beneficios para la salud corporal.

Así que la próxima vez que decidas adquirir miel en el supermercado o rociar una buena porción de fruta con la miel que te ofrecen en ese restaurante donde acostumbras desayunar, quizá estés a punto de comer algo que solo en apariencia se ve y acaso sepa como miel.

Esta prestidigitación de la miel podría acentuarse aún más con el extraño fenómeno del colapso de las colonias de abejas de miel, un alarmante y misterioso fenómeno que coloca a estos vitales insectos en peligro de extinción.

[Natural News]

Filman por primera vez la formación de una estalactita oceánica (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/16/2011

Equipo de la BBC registra por vez primera la formación de una estalactita oceánica, también conocida como "brinicle" o “toque de la muerte” del mar por acabar con la vida de todo el que cruce por su camino.

En un hecho inusitado, quedó registrado en las cámaras de la BBC la formación de un fenómeno marítimo que nunca antes había sido filmado. Se trata de una estalactita oceánica, también conocida en inglés como “brinicle” (por “brine icicle”, témpano de agua salada), básicamente una columna de hielo que se forman cuando las aguas del océano están sumamente tranquilas, lo cual significa que hay una gran diferencia entre la temperatura del agua (aproximadamente -1.9°C) y la temperatura del aire sobre una capa de hielo. Mark Brandon, oceanógrafo polar de la Open University, explica:

El calor fluye desde las aguas más cálidas hacia arriba, al aire demasiado frío, formando hielo nuevo desde el fondo. La sal en este hielo recién formado se concentra y empuja hacia los canales del agua salada. Y porque está muy fría y es muy salada, es más denso que el agua debajo.

El fenómeno también ha recibido el apodo de “toque de la muerte” (“finger of death”) porque, como se aprecia en la filmación, acaba con la vida de todo ser que se interpone en el paso de este gélido rayo del mundo oceánico.

Por cierto, el registro se realizó con cámaras de timelapse, en una primera tentativa gracias a los camarógrafos de la BBC Hugh Miller y Doug Anderson. El lugar del hallazgo fue debajo de la Isla Little Razorback, en el Polo Antártico

 

[Huffington Post]