*

X

Los dibujos que Tolkien hizo para “El hobbit” (IMÁGENES)

Arte

Por: pijamasurf - 11/03/2011

Celebrando los 75 años de "El hobbit", se publica un libro con más de 100 dibujos que J. R. R. Tolkien hizo para la más entrañable de sus obras.


Uno de los títulos más entrañables de la literatura fantástica es El hobbit, la obra de J. R. R. Tolkien que más allá de los elogios recibidos por personajes tan importantes como el poeta W. H. Auden, se ha mantenido como uno de los relatos preferidos por los lectores de casi cualquier edad (aunque generalmente se le considere como una narración infantil o juvenil).

Quien se haya acercado a la obra de este autor sudafricano, durante varios años profesor de literatura inglesa en Oxford, sabrá que su grado de detallismo y minuciosidad son sorprendentes. Si bien es cierto que Tolkien abreva de diversas y a veces muy evidentes fuentes del folclor anglosajón y normando, ello no demerita su capacidad de imaginación con la que pudo crear en sus libros todo un mundo paralelo y casi autónomo, a veces ilusoriamente independiente de su creador o sus lectores.

Esto, que es una cualidad del escritor, se ve reflejado en la enorme cantidad de manuscritos, notas, apunte sueltos, mapas y otros papeles con los que Tolkien fue perfilando poco a poco el universo de la Tierra Media.

Ese archivo guarda todavía numerosas sorpresas que solo póstuma y paulatinamente han salido a la luz. De estas, la última publicada es una amplia serie de dibujos, de la mano del propio Tolkien, que ilustra las aventuras de El hobbit. Luego de haber sido descubiertos y después digitalizados en la prestigiosa Bodleian Library de Oxford, los dibujos se publican ahora en un tomo titulado Art of the Hobbit (Harpercollins), con el cual se celebran además los 75 años de que Tolkien entregara el manuscrito a su editor (en 1936) y de que este fuera publicado por la casa George Allen & Unwin en septiembre de 1937.

 

 

Aunque Tolkien era más bien un dibujante amateur, sus trazos se corresponden exactamente con esa límpida sencillez (quizá uno de los estilos más difíciles de lograr) que ha hecho de El hobbit uno de los libros más queridos de todas las épocas.

 

"Smaug Flies Round the Mountain" (acuarela)

 

"Smaug in Flight and Dwarves Marching"

 

"The Front Door"

[io9]

Piedras de sol nórdicas: magia y ciencia en la navegación vikinga

Arte

Por: pijamasurf - 11/03/2011

El enigma de la buena navegación vikinga, las “sunstones” de la leyenda, parece que ha quedado por fin resuelto, demostrando que magia y ciencia son dos palabras que a veces nombran lo mismo en distintos momentos de la historia.

Los vikingos tienen fama de haber sido grandes e intrépidos navegantes, exploradores certeros que con embarcaciones rudimentarias pero resistentes alcanzaron territorios que otros tardarían muchos años en redescubrir. Y se cuenta que mucha de esta pericia marítima se debía a unas piedras mágicas que llamaban “sunstones”, piedras de sol que brillaban cuando todas las otras luces se extinguían, conduciéndolos así por una ruta segura.

Esta especie de talismán al que se recurría en situaciones difíciles parece que tiene sustento histórico y, mejor todavía, geológico. De acuerdo con un grupo bastante diverso de investigadores europeos, esas míticas “sunstones” serían un tipo especial de espato, esto es, un mineral calizo muy transparente que por esta razón habría reflejado la luz solar incluso en días nublados.

Recordemos que la brújula llegaría a Europa solo hasta el siglo XIII, sin hablar de otros instrumentos de navegación (como el astrolabio) que se construirían casi doscientos años después.

En este escenario, casi la única manera de orientarse en alta mar es por medio del Sol pero, en latitudes nórdicas como las que navegaban los vikingos, en que los días grises y nubosos pueden ser un obstáculo a vencer, el más mínimo rayo de luz visible sería sumamente útil. De ahí la importancia del espato: por su alta capacidad polarizadora y por su maleabilidad que permitía tallarlas en forma de rombo, la luz se fracturaba en estas “sunstones” en distintos ángulos, posibilitando una mejor orientación.

“Si pones un punto en la parte superior del cristal y ves a través de él por debajo, aparecerán dos puntos. Entonces tienes que rotar el cristal hasta que ambos puntos tengan la misma intensidad u oscuridad. En ese ángulo, la cara que mira hacia arriba indica la dirección en que se encuentra el Sol”, declaró Guy Ropars, del Laboratorio de Física de Láser de la Universidad de Rennes, Francia. Además, dijo Ropars, la precisión que se obtiene con este método se mantiene incluso en condiciones de ocaso.

Este descubrimiento no está del todo confirmado, pero los investigadores esperan que luego de encontrar una pieza tallada de espato, una auténtica “sunstone” entre los restos recuperados de una nave isabelina que naufragó en 1592, podrán afirmar con toda certeza que la leyenda vikinga es más científica que mágica —aunque muchas veces esas sean dos palabras que nombran lo mismo pero en distintos momentos de la historia.

[BBC]