*

X

Los dibujos que Tolkien hizo para “El hobbit” (IMÁGENES)

Arte

Por: pijamasurf - 11/03/2011

Celebrando los 75 años de "El hobbit", se publica un libro con más de 100 dibujos que J. R. R. Tolkien hizo para la más entrañable de sus obras.


Uno de los títulos más entrañables de la literatura fantástica es El hobbit, la obra de J. R. R. Tolkien que más allá de los elogios recibidos por personajes tan importantes como el poeta W. H. Auden, se ha mantenido como uno de los relatos preferidos por los lectores de casi cualquier edad (aunque generalmente se le considere como una narración infantil o juvenil).

Quien se haya acercado a la obra de este autor sudafricano, durante varios años profesor de literatura inglesa en Oxford, sabrá que su grado de detallismo y minuciosidad son sorprendentes. Si bien es cierto que Tolkien abreva de diversas y a veces muy evidentes fuentes del folclor anglosajón y normando, ello no demerita su capacidad de imaginación con la que pudo crear en sus libros todo un mundo paralelo y casi autónomo, a veces ilusoriamente independiente de su creador o sus lectores.

Esto, que es una cualidad del escritor, se ve reflejado en la enorme cantidad de manuscritos, notas, apunte sueltos, mapas y otros papeles con los que Tolkien fue perfilando poco a poco el universo de la Tierra Media.

Ese archivo guarda todavía numerosas sorpresas que solo póstuma y paulatinamente han salido a la luz. De estas, la última publicada es una amplia serie de dibujos, de la mano del propio Tolkien, que ilustra las aventuras de El hobbit. Luego de haber sido descubiertos y después digitalizados en la prestigiosa Bodleian Library de Oxford, los dibujos se publican ahora en un tomo titulado Art of the Hobbit (Harpercollins), con el cual se celebran además los 75 años de que Tolkien entregara el manuscrito a su editor (en 1936) y de que este fuera publicado por la casa George Allen & Unwin en septiembre de 1937.

 

 

Aunque Tolkien era más bien un dibujante amateur, sus trazos se corresponden exactamente con esa límpida sencillez (quizá uno de los estilos más difíciles de lograr) que ha hecho de El hobbit uno de los libros más queridos de todas las épocas.

 

"Smaug Flies Round the Mountain" (acuarela)

 

"Smaug in Flight and Dwarves Marching"

 

"The Front Door"

[io9]

¿Era Jesús un hongo alucinógeno?

Por: pijamasurf - 11/03/2011

El filólogo John Allegro sugirió controvertidamente, en un atisbo psicodélico de la historia secreta, que Jesús era el código bíblico para el hongo sagrado Amanita muscaria, hipóstasis de la divinidad.

La figura de Jesús ha sido objeto de múltiples interpretaciones, identificándolo con un revolucionario, un hereje, el mesías (por supuesto), un unicornio o, recientemente, un extraterrestre. Pero quizás la más radical y disparatada es la John Allegro, quien en la década de los 60, en el momento culmen de la cultura hippie, formuló la hipótesis de que Jesús en realidad era el símbolo de un hongo alucinógeno que fungía como sacramento de una sociedad secreta de iniciados.

En su libro The Sacred Mushroom and the Cross, Allegro argumenta que Jesús no era un hombre, sino el hongo Amanita muscaria (el mismo que Gordon Wasson relacionara con el alimento de los dioses, el Soma de los Vedas); y de manera estrafalaria señala que  los escritores del Nuevo Testamento "cocinaron" un código para referirse a esta herramienta mística, la cual es también un magnifico símbolo fálico.

Allegro, quien fue parte del equipo encargado de traducir los Manuscritos del Mar Muerto, señala que, de manera análoga al "ungido", la amanita muscaria no disemina sus semillas, sino eyacula microscópicas esporas que crean una red biológica en la base de árboles coníferos, de donde las tormentas eléctricas producen más hongos. Antes del descubrimiento de las esporas se creía que los rayos eran el origen de los hongos; evidentemente, los rayos se asociaban con la divinidad, por lo cual el hongo era también "el hijo de Dios" concebido virginalmente.

Por otro lado, el sombrero de los hongos también puede relacionarse con el "halo" de los iluminados o de los ángeles y, como estos, el hongo también lleva el mensaje de Dios.

La cruz,  dice Allegro con un poco de delirium psyhedelicum, es un símbolo cuneiforme del hongo.

Curiosamente, en la actualidad, Terence Mckenna lúdicamete teorizó que Santa Claus es en realidad un chamán polar simbólico que lleva los colores de la amanita muscaria. Esto tiene al menos el fundamento de que los renos —"voladores"— en realidad sí gustan de consumir amanita muscaria y que la mitología de Santa Claus —los duendes, la estrella polar, los juguetes mágicos— contienen símbolos vinculados con el chamanismo.

Si bien la proposición de Allegro puede sonar un tanto desaforada, existe una hipótesis bastante seria que presume que Jesús usaba cannabis  o que en los misterios religiosos de esas épocas —desde Elysium, los misterios egipcios e incluso judeocristianos— se consumía sustancias psicodélicas, como puede ser el cornezuelo de centento (el ergotismo), plantas que contenían DMT (o  inhibidores de la monoaminooxidasa como el harmal), cannabis y posiblemente hongos alucinógenos con psilocibina.

Asimismo, algunos investigadores de lo oculto concluyen que Hermes, Quetzalcóatl y el mismo Jesús nombraban en realidad escuelas iniciáticas, símbolos hasta cierto punto de un linaje de enseñanzas místicas que se pierde en la profundidad del tiempo antedilvuiano.