*

X
Biólogos marinos de La Paz, Baja California Sur, confirman el hallazgo de un tiburón arenero cíclope albino en el Mar de Cortés.

Hace unos meses se viralizó el descubrimiento de un tiburón albino cíclope en el Mar de Cortés, ubicado al norte de México. El descubrimiento estuvo acompañado de muchas  dudas sobre si se trataba de un especimen real o de un nuevo hoax para alimentar el deseo de consumo de los criptozoólogos.  Pero ahora la interrogante ha sido resuelta por dos biólogos marinos de La Paz, quienes, según National Geographic, han determinado la autenticidad de este raro animal: un  tiburón arenero (Carcharhinus obscurus) de medio metro con un único ojo en su frente (pese a parecer una adorable caricatura es un organismo real).

El feto de este tiburón fue descubierto por Enrique Lucero León, quien pescó legalmente un tiburón embarazado en la isla de Cerralvo; al destazar su presa descubrió a esta extraña cría.

Los animales cíclopes generalmente mueren después de nacer, por lo cual la suerte de este tiburón albino probablemente hubiera sido la misma de  no haber resultado pescado. Nunca se han atrapado tiburones cíclopes ya desarrollados.

[Discovery]

 

Pulpos gigantes podrían haber compuesto autorretratos hace 200 millones de años

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/19/2011

¿Son los pulpos gigantes (kraken) los primeros artistas de la historia planetaria? Enormes cefalópodos podrían haber ensamblado autorretratos con los huesos de ictosaurios, según paleontólogo.

Que monstruosos cefalópodos tuvieran una sensibilidad estética y una capacidad de ordenar elementos de una manera decorativa  y geométricamente intrincada hace 200 millones de años podría sonar como una  fanstasía digna de un cuento pop de Lovecraft, pero esto es, a grandes rasgos, lo que  ha sugerido el paleontólogo Mark McMenamin ante la Sociedad Geológica de Estados Unidos. El acomodo en patrones geométricos de los huesos de ictiosaurios en el Berlin-Ichthyosaur State Park de Nevada apoya la hipótesis de que criaturas similares a los pulpos y a los calamares, los míticos "kraken", hayan sido los precursores de la creación artística en el planeta. 

Por mucho tiempo los paleóntologos pensaban que un extraño agrupamiento de fósiles de reptiles marinos (shonisaurios) de casi 20 metros de largo encontrados en este parque estatal de Nevada eran resultado de una muerte masiva o que se habían quedado varados fuera del agua. Un reciente análisis ha demostrado que este parque se encontraba antes bajo aguas profundas pero, entonces, ¿por qué  sus huesos yacen colocados en un patrón tan extraño por bien organizado? 

Según McMenamin, un cefalópodo de más de 30 metros de largo debió de haber arreglado los huesos a manera de un "autorretrato" después de haber ahogado a los reptiles.

"En este escenario, los shonisaurios fueron emboscados por un kraken del Triásico, ahogados y arrojados a un pequeño montículo, con la forma de un pulpo moderno. Donde las vértebras en el ensamble están desarticuladas, los discos están acomodados en curiosos patrones lineales, con una regularidad geométrica [...]. El kraken propuesto, que podría haber sido el invertebrado más inteligente de la historia, arregló los discos vertebrales en patrones biseriales, con piezas individuales anidándose como si fueran parte de un rompecabezas".

McMenamin señala que este "pavimento vertebral en forma de mosaico" podría ser  el autorretrato más viejo conocido hasta la fecha. Y aunque anticipa que su teoría será recibida con esepticismo, nadie puede dudar que demuestra, como sus krakens escultores, una buena dosis de creatividad.  Es cierto también que los cefalópodos muestran una inusitada inteligencia (tomando en cuenta que son seres invertebrados), capaces de usar herramientas y de comunicarse a través de una serie de patrones corporales complejos (usan su cuerpo como lienzo). Tal vez los mitos del Leviatán y de Cthulhu estaban basados en estás criaturas, no solo inmensas y prototípicamente monstruosas sino también altamente cerebrales ("los pulpos visten su mente" e incluso tienen neuronas en sus tentáculos). Quizás haya un misterioso eslabón perdido en nuestro historia, un época cetoniana, de artesanales monstruos estrechamente imbricados con el espíritu del caos telúrico. Tal vez el Kraken ha dejado fosilizado un código de eones desvaídos que de alguna forma deletrea el nombre primitivo de la Tierra. 

[io9]