*

X

Animales del zoológico de Washington D.C. presintieron terremoto

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/25/2011

Distintos animales del zoológico Smithsonian de Washington se anticiparon al terremoto de 5.9 grados de este pasado martes en la capital de Estados Unidos.

El terremoto de 5.8 grados de hace dos días en la capital de Estados Unidos fue presentido por varios animales en el Zoológico Smithsonian de Washington. Existe cierto esceptisimo entre la ciencia sobre la creencia generalizada de que algunos animales pueden percibir un terremoto antes de que ocurra, pero la evidencia cada vez más se apila a favor de que, posiblemente percibiendo vibraciones de sonido, los animales llegan a anticiparse a un sismo.

Hasta 15 minutos antes del terremoto, los lémures rojos realizaron un grito de alarma, el cual repitieron exactamente justo cuando ocurrió el temblor.

Aproximadamente 15 segundos antes del temblor muchos de los monos, incluyendo al orangután Kyle y al gorila Kojo, abandonaron su comida y se treparon a las estructuras en forma de árbol del zoológico.

Y 3 segundos previos al seísmo, Mandara (una gorila), prorrumpió un aullido y fue por su bebé Kibibi para llevárselo a esta estructura arborescente.

La orangután Iris empezó a vociferar, mostrando irritación momentos antes y después del terremoto.

Los 64 flamencos del zoológico  se agruparon antes del terremoto y se mantuvieron en esa formación durante el siniestro.

Las serpientes salieron de sus madrigueras y empezaron a moverse por el suelo (algo que no hacen en el día en esta temporada).

Curiosamente los osos pandas no mostraron un mecanismo de presentimiento, pese a que en China se cree que estos animales son especialmente sensibles a los terremotos.

[Smithsonian]

La mayoría de los islandeses cree en la existencia de los elfos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/25/2011

Islandia es un país mágico que tiende a creer en elfos y fantasmas, acaso escuchando la voz de los bosques y glaciares a través de la cual se transmite la legión de la Tierra.

Un estudio llevado a cabo por el departamento de folclor de la Universidad de Islandia encontró que la mayoría de los habitantes de la isla mágica de Eyjafjallajökull y de las auroras boreales cree en la existencia de los elfos.

"Los islandeses parecen ser mucho más abiertos a fenómenos como soñar el futuro, premoniciones, fantasmas y elfos que en otros países", dijo Terry Gunnel, profesor asociado de folclor .

En la encuesta solo el 13% contestó que creía imposible la existencia de los elfos, 19% dijo que era improbable, 37% dijo que era posible que existieran, 17% dijo que su existencia era muy probable y el 8% dijo que era definitiva (otro 5% no tuvo opinión sobre la posible existencia de estos seres).

En el caso de los fantasmas, solo el 7% dijo que su existencia era imposible, 16% dijo que era improbable, 41% dijo que era posible, 18% dijo que era muy probable y 13% definitiva.

Aunque para una persona occidental que habita en la modernidad secular llena de gadgets, objetos de consumo, programas de TV y grandes calles con pocas áreas verdes le podría parecer extraño creer en la existencia de elfos, recordemos que las creencias son parte del contexto en el que se vive. Los islandeses son uno de los pueblos que más en contacto están con la naturaleza y que más viva mantienen una tradición mágica: los bosques y glaciares de este país están llenos de voces (voces que son parte de la psique colectiva) y, en este sentido, es natural que estén abiertos a este tipo de creencias que son parte de su paisaje cultural (no olvidemos que al mismo tiempo son quizás el único país independiente, verdaderamente ciudadano). Para una cultura radicalmente extranjera podría ser igualmente exótico que se crea, como sucede en América Latina, en vírgenes y santos. 

La creencia en los elfos se remonta arquetípicamente a la concepción de la Tierra como un ser vivo que tiene una serie de elementales o ayudantes que son parte de su geografía psíquica y que guardan sus secretos. En la mitología nórdica los elfos son parte de una raza feral semidivina de gran belleza relacionada con la fertilidad. Han sido vinculados también con las hadas, siendo estas fractales diminutos de los elfos. Se dice que las hadas, también relacionadas con la fertilidad, acuden como alicientes en un encuentro amoroso que vibra con la energía de la Madre Tierra —son ese polvo de luz, esas estrellas y flores que se ven en el trance erótico, concediendo la privanza del planeta.

[Iceland Review]