*

X
¿Compró Microsoft Skype para poder implementar su tecnología de espionaje en línea y vendérsela al gobierno de Estados Unidos?

Microsoft está patentando una nueva tecnología para grabar diferentes tipos de comunicación en línea, incluyendo llamadas de video y voz en Skype, firma que adquirió este pasado mayo.

Las agencias federales de Estados Unidos dijeron en septiembre que querían expandir la capacidad del gobierno para grabar y vigilar servicios en línea por sus problemas para registrar las conversaciones en línea entre terroristas. La nueva tecnología de Microsoft podría hacer este deseo realidad.

Según la oficina de patentes de Estados Unidos, la tecnología de espionaje, llamada "Legal Intecept", permitiría modificar los productos existentes para "que se establezca comunicación a través de una vía que incluya un agente de grabación". Una vez que la conexión se establece, "el agente" puede grabar silenciosamente una conversación.

El registro señala específicamente la habilidad para grabar comunicación de voz-sobre-protocolo-de-Internet (VoIP, por sus siglas en inglés). Esto incluye mensajes de audio en videojuegos, protocolos de mensajes instantáneos, Skype y softwares similares, softwares de videoconferencia y otros.

Microsoft realizó los trámites necesarios para registrar la patente en diciembre del 2009, un año y medio antes de que comparara Skype, lo cual podría ser una movida orientada a permitirle a esta empresa beneficiarse de vender la licencia a las agencias gubernamentales, utilizando Skype para probar y desplegar de forma masiva esta tecnología.

Hace unos meses surgió una controversia en la red cuando algunos usuarios descubrieron que la consola Kinect de Microsoft está equipada para espiar con dos cámaras, incluyendo una infrarroja, y tiene la capacidad de transmitir la información visual que registra de regreso a la empresa. Microsoft incluso se permite usar la información de sus usuarios en los términos de servicio de esta consola.

La sección 9 y 12 de los términos de servicio de Kinect “expresamente autorizan y consienten el acceso y el derecho de revelar información sobre ti, incluyendo el contenido de tus comunicaciones, para (a)  cumplir con la ley o responder a peticiones legales o a un proceso legal; (b) proteger los derechos o la propiedad de Microsoft, nuestros socios, nuestros clientes, incluyendo la aplicación de nuestros acuerdos o las políticas que gobiernan tu uso del Servicio; o (c) actuar en buena fe ante el juicio de que tal acceso o divulgación es necesaria para proteger la seguridad personal de los empleados de Microsoft, sus clientes o el público”.

[Venture Beat]

Te podría interesar:
Los medios mainstream pueden instalar sus propias ideas en nuestra mente sin que lo advirtamos, utilizando sutiles maniobras con las que nos pierden en el laberinto del sofisma y la falsa conclusión.

Recientemente Ted Rall realizó en Al-Jazeera un interesante ejercicio que quizá cada uno de nosotros debería replicar por su cuenta y en su propio contexto. El columnista de la agencia árabe notó que en los medios mainstream estadounidenses —periódicos como The New York Times o cadenas como Fox— es sumamente recurrente y constante que al hablar sobre política se tienda a desdeñar posturas alternativas a las dos que se consideran no solo dominantes o usuales, sino las únicas a las que se tiene por verdaderamente sensatas en el sistema político estadounidense, la de centro-derecha del Partido Demócrata o la de derecha de los Republicanos.

Poco o nada sabemos de esas otras opciones que intentan distinguirse claramente de dicho binomio al que casi siempre se reduce la política en Estados Unidos o, mejor dicho, al que pretenden reducir los informantes oficiales, aliados del status quo que prefieren simplemente ignorar a otros líderes y corrientes políticas o, si alguno de estos cobra eventualmente demasiada notoriedad, tanto como para que la omisión se haga sospechosa, ridiculizarlos, disminuirlos hasta la mofa o la idiotez, como si todo aquello que escapa de la ideología Demócrata o Republicana —proyectos, propuestas, críticas, etc.— fuera materia de fantasías vanas e irrealizables o de nulo amor por la patria.

Sin embargo, las prácticas con que se cumple esta marginación de las alternativas políticas no son burdas y obvias, no es que el presentador de un noticiero o el articulista del periódico tracen una caricatura grosera de, por ejemplo, el dirigente del Partido Comunista de Estados Unidos, Gus Hall, o de los miembros del Partido Verde. Nada de eso. Como mencionamos antes, la manera más inmediata de empujar a este tipo de personajes e ideas fuera de la discusión pública predominante es ignorarlos: simplemente no hablar de ellos, pretender que no existen. Claro que esto no puede mantenerse por siempre. Determinado movimiento político puede ganar la simpatía de numerosas personas y, con el tiempo, obtener presencia pública nacional. Entonces, si ignorar a todas esas personas puede minar la credibilidad de la agencia periodística, basta con operar una sutil maniobra que desactive la importancia de tal o cual corriente política en el sistema estadounidense.

¿En qué consiste esta pronta, efectiva y mínima técnica? Bastante sencillo: en introducir en el discurso pequeñas fórmulas que echan sobre cierta idea o persona un manto de duda o de franco descrédito, retórica pedestre que pierde al espectador en el laberinto del sofisma y las falsas conclusiones. Al-Jazeera pone el ejemplo de la secuencia “Hay quienes piensan que…” [some people say] a la que la cadena Fox acude siempre que complementa sus noticias con opiniones sin fuente reconocible. Asimismo, con “Personas sensatas aseguran” [Serious people say] o “Nadie piensa seriamente que…” [no one seriously thinks], Fox y otras agencias no menos corporativas descalifican con dichas fórmulas toda opinión contraria a aquella que difunden: si alguien piensa lo contrario a las “personas sensatas”, entonces ese disidente, ese raro que excede los límites de la normalidad, no es una persona sensata, normal, seria, sino un insensato, quién sabe si solo un niño o un loco o un idiota, en cualquier caso, alguien que necesita corregirse si aspira a convivir entre “personas sensatas”. Lo curioso es que en algunos temas —e. g. si el ejército estadounidense debe retirarse de Afganistán— esas personas que piensan lo que “nadie piensa seriamente” alcanzan casi la mitad de la población de Estados Unidos. «Con todo, para “sus” reporteros de periódico, radio o televisión, todas esas personas […] no cuentan. Todos ellos son “nadie”. Ciertamente no son “gente seria” que pensó detenidamente el asunto. Ninguno de ellos es, según otros de sus motes favoritos, “realistas” o “pragmáticos”», escribe Rall.

El ridículo es otro recurso siempre a la mano de los medios mainstream. Al susodicho Gus Hall no se le menciona sin un epíteto burlón que quizá a algunos lectores les suene conocido: “el eterno candidato a la presidencia” [perennial presidential candidate]. Curiosamente, estas pullas se reservan casi exclusivamente a personajes relevantes de la izquierda estadounidense. Los de derecha reciben un trato totalmente opuesto. La peligrosa extravagancia y radicalidad de políticos como Sarah Palin y Michele Bachmann es para algunos analistas “refrescante” o “excitante”. Esto, además, nos revela las inclinaciones con que los grandes consorcios se manejan, la esfera de poder que anhelan compartir periodistas y políticos.

Así las cosas, el artículo de Ted Rall nos sugiere poner más atención en lo que escuchamos y leemos, con el fin de que seamos capaces de discernir cómo los grandes medios —y en general la cultura mainstream— juegan con nuestra mente, la moldean a su gusto y conveniencia, cómo la habitan a sus anchas y desde dentro nos programan para hacer o dejar de hacer algo, para hacernos creer que decidimos libremente, que por nuestra propia razón llegamos a determinada idea que no es otra más que la que ellos habían previsto de antemano.

[Al-Jazeera]