*

X

"Go the Fuck to Sleep", cuentos de cuna leídos por Werner Herzog

Arte

Por: pijamasurf - 06/19/2011

Libro de cuentos de cuna genera polémica por su (cómico) contenido, supuestamente impropio para los niños y peligroso para su educación.

"Go the fuck to sleep" es el mantra que repite la fabulosa voz del cineasta ( y ahora ogro) Werner Herzog para dar vida a los poemas que para dormir niños ladillas (en realidad dirigidos a los adultos) escribió Adam Mansbach.

El libro, ilustrado por Ricardo Cortes, se ha vuelto un fenómeno viral luego de que un grupo cristiano de Nueva Zelanda haya pedido que se prohibiera por ser una mala influencia para los niños, considerando que contiene lenguaje obsceno y engañoso (como suele ocurrir, la oposición cristiana a una obra hace que ésta sea más popular).

Según el grupo Family First, el libro fomenta la paternidad disfuncional y la agresión en contra de los niños, esto si se tiene en cuenta la posibilidad de que algunos padres supongan que es un libro para leerle a los niños. Evidentemente este grupo no tiene mucho sentido del humor. Los editores, mientras tanto, han señalado que la publicación está destinada a las personas adultas y no a los infantes (es una parodia de lo molesto que puede ser tener hijos hiperactivos que no se quieren dormir).

Uno de los microcuentos versificados del libro Go the Fuck to Sleep dice:

«The flowers doze low in the meadows

And high on the mountains so steep.

My life is a failure, I'm a shitty-ass parent.

Stop fucking with me, please, and sleep».

( "Las flores languidecen en las praderas

y en lo alto de las montañas tan empinadas.

Mi vida es una fracaso, soy un padre de mierda.

Deja de joderme y por favor ya duérmete".)

[Guardian]

Te podría interesar:

La alucinante ilusión óptica que instaló la ciudad de París

Arte

Por: pijamasurf - 06/19/2011

Una obra anamórfica de arte-tierra ha sido instalada con gran éxito frente al ayuntamiento de la ciudad de París, fascinando a sus visitantes por desafiar la naturaleza de la percepción.

Una obra de arte urbano que desafía el juicio ha sido instalada en las afueras del ayuntamiento de París por el artista François Abelanet. La obra da la impresión de ser una esfera de pasto pero en realidad es plana.

Este arte de la tierra es anamórfico: una proyección distorsionada que cobra vida cuando se ve desde el ángulo correcto. Si alguien lo mira de lado se distingue en su forma real, pero si está de pie en el ángulo correcto se ve en 3D.

La obra cubre más de 1500 metros y mide 100 metros de largo, abarcando 1200 metros cuadrados de lona. Como puede verse en el video, crear este objeto de alcionación colectiva requirió de un trabajo monumental, aproximadamente 90 jardineros trabajaron durante 5 días para montarla.

¿A quién creer?, el título de la obra, juega con la incredulidad y la alteración de la percepción. La esfera parece tomar la forma de la Tierra, pero todo depende desde donde se mire.