*

X

Estudiar medicina hace que las personas pierdan empatía

Salud

Por: pijamasurf - 06/21/2011

Estudio concluye que estudiar medicina, paradójicamente, hace que los estudiantes pierdan empatía por las demás personas, convirtiendo a la industria médica en un gremio fío y calculador que no considera importantes las emociones.

Pese al gran respeto que tradicionalmente se tiene por los médicos, en la práctica la medicina occidental se ha convertido —con sus excepciones— en una industria que prioriza las finanzas sobre la salud. Hace unas semanas reportábamos cómo cerca de 350 médicos en Estados Unidos recibieron más de 100 dólares de las farmacéuticas para promover sus medicamentos, en una especie de soborno. Tal vez esta conducta dominante en la industria médica tiene que ver con que el mismo sistema educativo que convierte a las personas en médicos calificados para recetar grandes cantidades de fármacos y tomar decisiones de vida o muerte hace que se pierda la empatía, esa cualidad humanizadora.

Según una investigación publicada en la revista Academic Medicine, estudiar medicina tiene profundos efectos negativos en el nivel de empatía de los estudiantes.  La investigación tomó en cuenta 18 estudios distintos que reportaron la misma tendencia. Contraintuitivamente, la disminución en el nivel de empatía de los estudiantes se da cuando empiezan a ver pacientes.

Aunque la mayoría de los estudios se basa en reportes de los estudiantes   —lo cual podría restarle validez científica al estudio— el hecho de que los mismos estudiantes manifiestan su pérdida de interés en los estados emocionales de los demás es altamente significativo.

Además del inicio de la práctica clínica, el otro factor en la pérdida de empatía fue el estrés personal, lo que coincide con estudios que sugieren que las personas en general sienten menos empatía cuando se sienten mal o están enfermos.

Según el estudio, son diversos los factores que contribuyen a la disminución de la empatía: el estrés del entrenamiento y los 'malos ejemplos'.

Generalmente en la medicina alópata occidental se considera que la empatía del médico es una cuestión menor, argumentando "¿qué prefieres, alguien que sea un buen médico o alguien que sea una buena persona?". Pese a la evidencia de que los factores anímicos son importantes en el tratamiento de un paciente (ahí está, por ejemplo, el éxito del placebo), casi siempre se relega a segundo plano el cariz emocional de las enfermedades.

El mismo estudio aclara que la empatía es importante en la medicina ya que se asocia con:

-pacientes reportando más sus síntomas y preocupaciones

- mayor precisión en el diagnóstico

- mayor participación del paciente y educación sobre su enfermedad

- mayor satisfacción del paciente

-mejora en la calidad de vida del paciente y reducción de estrés

[Mind Hacks]

Orangutanes revelan la clave del propósito evolutivo de la felicidad

Salud

Por: pijamasurf - 06/21/2011

Un estudio científico realizado con 184 orangutanes muestra una correlación entre la felicidad y la longevidad; se extrapola que la felicidad podría servir evolutivamente para que las personas vivan y más y tengan más oportunidades de reproducirse.

Es obvio que la felicidad nos hace sentir bien. Pero, ¿tiene esta emoción un propósito evolutivo o es solamente un subproducto de otra adaptación? Al parecer los orangutanes nos pueden iluminar en este tema.

Investigadores de la Universidad de Edinburgo pidieron a personal de diferentes zoológicos en el mundo que registraran por varios años el estado de ánimo de 184 orangutanes, así como el nivel de disfrute que obtenían de su interacción social y su efectividad en realizar las tareas que les ponían. Y, solamente para divertirse, que se imaginaran qué tan felices serían si cambiaran de lugar con los muchos orangutanes.

Después de varios años, los investigadores descubrieron que los orangutanes que aún estaban vivos en la mayoría de los casos eran aquellos que, según consideraron los cuidadores, eran los más felices. Incluso considerando una serie de variables, los orangutanes que habían sido evaluados como los más felices consistentemente eran los que más tiempo vivían.

Los orangutanes comparten los mismo componentes genéticos para la felicidad, por lo cual existe una gran posibilidad que la felicidad en los hombres opere de la misma forma, como un mecanismo que favorece la longevidad y por ende la posibilidad de reproducirse más (además "los genes felices" son más deseables). También es posible que los genes propicios para vivir más también provoquen una mayor felicidad.

Y aunque tal vez sea una obviedad, podemos decir que al parecer la felicidad sirve para vivir más.

[io9]