*

X

Estudiar medicina hace que las personas pierdan empatía

Salud

Por: pijamasurf - 06/21/2011

Estudio concluye que estudiar medicina, paradójicamente, hace que los estudiantes pierdan empatía por las demás personas, convirtiendo a la industria médica en un gremio fío y calculador que no considera importantes las emociones.

Pese al gran respeto que tradicionalmente se tiene por los médicos, en la práctica la medicina occidental se ha convertido —con sus excepciones— en una industria que prioriza las finanzas sobre la salud. Hace unas semanas reportábamos cómo cerca de 350 médicos en Estados Unidos recibieron más de 100 dólares de las farmacéuticas para promover sus medicamentos, en una especie de soborno. Tal vez esta conducta dominante en la industria médica tiene que ver con que el mismo sistema educativo que convierte a las personas en médicos calificados para recetar grandes cantidades de fármacos y tomar decisiones de vida o muerte hace que se pierda la empatía, esa cualidad humanizadora.

Según una investigación publicada en la revista Academic Medicine, estudiar medicina tiene profundos efectos negativos en el nivel de empatía de los estudiantes.  La investigación tomó en cuenta 18 estudios distintos que reportaron la misma tendencia. Contraintuitivamente, la disminución en el nivel de empatía de los estudiantes se da cuando empiezan a ver pacientes.

Aunque la mayoría de los estudios se basa en reportes de los estudiantes   —lo cual podría restarle validez científica al estudio— el hecho de que los mismos estudiantes manifiestan su pérdida de interés en los estados emocionales de los demás es altamente significativo.

Además del inicio de la práctica clínica, el otro factor en la pérdida de empatía fue el estrés personal, lo que coincide con estudios que sugieren que las personas en general sienten menos empatía cuando se sienten mal o están enfermos.

Según el estudio, son diversos los factores que contribuyen a la disminución de la empatía: el estrés del entrenamiento y los 'malos ejemplos'.

Generalmente en la medicina alópata occidental se considera que la empatía del médico es una cuestión menor, argumentando "¿qué prefieres, alguien que sea un buen médico o alguien que sea una buena persona?". Pese a la evidencia de que los factores anímicos son importantes en el tratamiento de un paciente (ahí está, por ejemplo, el éxito del placebo), casi siempre se relega a segundo plano el cariz emocional de las enfermedades.

El mismo estudio aclara que la empatía es importante en la medicina ya que se asocia con:

-pacientes reportando más sus síntomas y preocupaciones

- mayor precisión en el diagnóstico

- mayor participación del paciente y educación sobre su enfermedad

- mayor satisfacción del paciente

-mejora en la calidad de vida del paciente y reducción de estrés

[Mind Hacks]

No puedes dejar de comer patatas fritas porque son como la marihuana

Salud

Por: pijamasurf - 06/21/2011

La comida rica en grasa genera la producción de endocannabinoides, químicos que otorgan veloces recompensas que a su vez generan reacciones voraces en nuestro apetito; una posible explicación científica del "munchies"

En casi todas partes del mundo las compañías que venden patatas (o papas) fritas han usado el retador eslogan de que no podrás comer sólo una. Tal vez esto se deba a que estas compañías saben que sus productos tienen grasas que detonan la producción de químicos similares a los de la marihuana y que hacen que nos sintamos, efímeramente, bien.

Un nuevo estudio publicado en el Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) encontró que unos químicos llamados endocannabinoides generan una sensación que hace que nos avoracemos sobre comida que contiene grasas como las papas francesas o las patatas fritas.

Los endocannabinoides fueron descubiertos hace algunos años investigando los efectos de la marihuana; científicos observaron que, bajo un cierto estímulo, el cuerpo humano puede producir sus propios cannabinoides, móleculas que desatan reacciones en el sistema nervioso que reducen el dolor y la ansiedad.

En un futuro podrían crearse fármacos que bloquearan los receptores de endocannabinoides en el aparato digestivo. De esta forma se podría detener el mecanismo que nos hace desear más grasas sin necesidad de intervenir en el sistema nervioso, donde actuar sobre los receptores de los neurotransmisores tendría mayores efectos secundarios, incluidos algunos como la ansiedad y la depresión.

Otros estudios muestran que se puede obtener la misma respuesta en el sistema endocannabinoide a través de una vigorosa sesión de 50 minutos de ejercicio cardiovascular. Así que a comer o a correr para colocarnos en un seudohigh de ganja.

Faltaría averiguar si ocurre una especie de sinergía química al comer alimentos altos en grasas después de fumar marihuana, en el llamado munchies: tal vez en la medida en que se reduce el efecto del cannabis estos alimentos sirven como sustituto, aunque pobre, del high que se diluye.

[Independent]