*

X

Ecolocación humana: mapeando el cerebro de las personas que pueden "ver" sonido

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/03/2011

Algunas personas, como los delfines y los murciélagos, pueden ver usando el sonido; el cerebro de personas ciegas que usan la ecolocación procesa el sonido como si fuera luz

Siguiendo los gráciles pasos de los delfines y los murciélagos, algunos humanos -especialmente los ciegos- desarrollan la capacidad de utilizar el sonido para navegar el espacio y en cierta forma ver con el oído. Algunas personas como  Daniel Kish o Ben Underwood, puden nadar, patinar, andar en bici y otras activiades pese a ser ciegos usando el sonido. Esta capacidad de ecolocación (o sonar flash) en el ser humano está siendo estudiada por una serie de científicos que buscan descubir qué sucede en el cerebro cuando una persona "ve" con el sonido.

Investigadores canadienses realizaron un experimento con dos personas ciegas que utilizaban de manera experta la ecolocación para identificar los objetos del ambiente y un grupo de control. Resonancias magnéticas demostraron actividad en la cisura calacarina, la región del cerebro típicamente asociada con procesar estímulos visuales, en los sujetos que sabían utilizar la ecolocación. El estudio mostró que los clicks y ecos escuchados por estas personas al rebotar sonido de los objetos son procesados en la misma zona del cerebro que usan las personas que sí pueden para procesar ondas de luz, no sonido. Esto es altamente significativo, una especie de neuroplasticidad de la sinestesia en la que el sonido y la luz son intercambiables y en la que podemos hablar de "rayos de sonido".

Aunque el experimento fue realizado con expertos en ecolocación que habían sido forzados a desarrollar este talento por la ceguera, cualquier persona puede aprender a ver con el sonido si tiene un poco de dedicación, demostrando la meta-maleabilidad del cerebro humano: que puede ser un delfín.

La ecoloación  puede ser aprendida por personas ordinarias sin ninguna habilidad especial usando chasquidos o clicks de la lengua para visualizar objetos al escuchar el eco que producen los sonidos a su alrededor.

Un grupo de científicos españoles de la Universidad de Alcalá de Henares se ha dado a la tarea de enseñar el arte de la ecolocación.

“Dos horas al día por un par de semanas son suficientes para distinguir si tienes un objeto enfrente de ti”, dijo Antonio Martínez, de la Universidad de Alcalá de Henares. “Un par de semanas más y puedes notar la diferencia entre el pavimento y los árboles”.

La clave, al parecer, es  realizar clicks o chasquidos con la lengua y el paladar y luego aprender a reconocer las leves variaciones con las que los clicks suenan dependiendo de los objetos cercanos. Esto puede ser muy útil para los ciegos o para las personas que trabajan en la oscuridad y hasta como una forma de meditación sensorial que estimule la visión interior. El sonido puede ser el tercer ojo.

[io9]

 

Te podría interesar:

Los ojos del ser humano son capaces de percibir campos magnéticos

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/03/2011

El ser humano tiene potencialemente la capacidad de "ver" el campo magnético de la Tierra y utilizarlo para navegar el espacio, según un estudio con proteínas fotosensibles

Las tortugas, las abejas, las aves y algunos otros animales son capaces de detectar campos magnéticos y utilizarlos para orientarse en el espacio. Nuevas investigaciones apuntan a que los humanos podrían tener esa misma capacidad megneto-sensorial aunque inactiva.

Un estudio con una proteína fotosensible tomada del ser humano, criptocromo 2, restauró en moscas de la fruta su visión magnética.

Aunque no se sabe si está molécula funciona como un receptor magnético fotosensible en la retina humana, el neurocientífico de la Universidad de Massachusetts, Steve Reppert, quien llevó a cabo el estudio, cree que sus descubrimientos sugieren la posibilidad.

Otros estudios han mostrado que el criptocromo en las aves resulta en que tengan una especie de compás cuántico, el cual produce una imagen del campo electromagnético en sus ojos.

Cuando un fotón entra al ojo de un ave, se pone en contacto con estas células sensibles a las reacciones bioquímicas geomagnéticas  que utilizan criptocromo. La luz recibe un aumento de energía que la coloca en un estado de entrelazamiento cuántico, un estado en el que los electrones están espacialmente separados pero de todas formas se afectan entre sí.

¿Podríamos tener los humanos también este compás cuántico y ser capaces de orientarnos a través de la luz, siguiendo el campo magnético de la Tierra?

Algunas investigaciones sugieren que la capacidad de visión magnética de los seres humanos podría estar ligada a altos niveles de criptocromo en los ojos.

Klaus Schulten, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, cree que en algún momento nuestra evolución pudo haber cambiado la orientación geomagnética por la longevidad,  ya que su investigación  sugiere que un compás de criptocromo necesita superoxido, un tipo de radical libre  de oxígeno. Los radicales libres tienden a destruir el ADN, lo cual funciona para un animal que vive relativamente poco pero no para uno que aspira a la longevidad (algo que podría contradecirse en el caso de las tortugas marinas que usan el geomagnetismo para navegar y viven en promedio 80 años).

Si bien resulta evidente que en algún momento esta capacidad dejo de ser útil para el ser humano, quizás también sea posible algunas personas, a través de la neuroplasticidad, todavía puedan tenerse acceso a la visión geomagnética, activando increíbles ojos entrelazados cuánticamente, sensibles a los campos magnéticos de la Tierra y de todos los organismos vivientes del planeta. Tal vez esto ya no sea necesario para orientarnos —con la tecnología GPS— pero sí para extraer otro tipo de información que puede ser valiosa en el futuro (o simplemente impresionar a a nuestars posibles parejas con una super visión  magnética).

[Wired]