*

X
Un estudio científico muestra que los gatos forman relaciones más intensas con las mujeres, y que éstas logran entender las señales sutiles que envían con mayor efectividad

Un estudio científico muestra que los gatos tienen relaciones más intensas con las mujeres, formando un vínculo que va más allá de la mera alimentación.

La relación entre las mujeres y los gatos tiene una mayor fuerza que entre los gatos y los hombres, según una reciente investigación (quizás esta simbiosis es lo que hace que en Argentina se les dija a la mujeres “minas”, en Brasil “gatinhas” y en otras partes seguramente algunas analogías similares entre la feminidad y lo felino).

El estudio que será publicado en la revista especializada Behavioural Processes sugiere que el vínculo entre los gatos y sus dueños es mucho más intenso de lo que se había imaginado, donde los gatos muchas veces se convierten en el sucedáneo de los niños en un hogar.

“La comida es usualmente usada como moneda de cambio del afecto, y los gatos y los humanos se relacionan de forma similar a como se relacionan los humanos que cuidan a un infante preverbal. Tanto gato como niño, están, en parte, en control de cómo y dónde son alimentados”, dijo Jon Day del Waltham Centre de Nutricion Animal.

Para el estudio, realizado por científicos de la Universidad de Viena, se grabó la interacción de 41 gatos y sus dueños por largos periódos. Se tomó nota de cada comportamiento y por separado se evaluó la personalidad de cada dueño y de cada gato.

Los investigadores determinaron que los gatos y sus dueños se influyeron entre sí, al punto de que controlaron el comportamiento del otro. Las mujeres jóvenes extrovertidas con jóvenes y activos gatos disfrutaron de la relación más sincronizada; los gatos de estas relaciones solamente tienen que emitir señales sutiles para que las mujeres respondan a su deseo de iniciar contacto o de recibir comida.

El estudio reveló las mujeres interactúan más con sus gatos –sean machos o hembras- que los hombres y de igual forma los gatos se acercan más a las mujeres e inician contacto (tal como brincar sobre sus piernas) con mayor frecuencia que con sus dueños masculinos.

"Una relación entre un gato y un humano puede involucrar atracción mútua, compatibilidad entre personalidad, facilidad en la interacción, afecto y apoyo social", dijo Dorothy Gracey, una de las autoras del estudio. "Un humano y un gato pueden desarrollar mutuamente interacciones rituales complejas que muestran el entendimiento mutuo de las preferencias e inclinaciones".

La sofisticación y sensibilidad a estos matices, a estos cambiantes cariz, es seguramente lo que hace que los gatos y las mujeres se atraigan. Mientras tanto, como dice una famosa cita "los hombres y los perros deben de acostumbrarse y relajarse" a la idea de que "la mujeres y los gatos harán lo que les plazca" ("Women and cats will do as they please, and men and dogs should relax and get used to the idea.")

Tampoco debe de ser casualidad que los antiguos, con su sabiduría natural, consagraran los gatos a deidades femeninas, escribe Manly P. Hall:

"En Bubastis, Egipto, estaba el templo de la famosa diosa Bast, la deidad gatuna de los Ptolomeos. Los egipcios le rendían homenaje al gato, especialmente cuando su pelaje era de tres colores diferentes o tenía ojos de distinto color. Para los sacerdotes el gato era un símbolo de las fuerzas magnéticas de la naturaleza, y se rodeaban con estos animales debido al fuego astral que emanan de su cuerpo. El gato también simbolizaba la eternidad, porque cuando duerme se ovilla en una bola con su cabeza tocando su cola. Entre los griegos y los latinos, el gato estaba consagrado a Diana..."

Discovery

Te podría interesar:
Las maravillas de las termitas: muestran una conexión telepáticay mente de enjambre con su reina y a la hora de tener sexo crecen alas

No hay duda que la naturaleza es la fuente suprema de la poesía y del asombro. Por ejemplo, la morfología y el comportamiento de las termitas.

Las termitas son la especie más vieja de los llamados insectos sociales; forman parte de la familia isoptera, habitan climas tropicales y tienen sociedades paritarias en las que hay obreras y soldados hembras y machos. La reina está acompañada de un rey que puede vivir con ella años.

La reina puede medir más de 12 cm de largo, poner 30 mil huevos diarios y vivir muchos años. Las colonias de termitas pueden contar con centenares de millones de insectos; hay termiteros que pueden durar siglos enteros mientras los reyes son sustituidos. Los habitáculos pueden ser de 6 meteros o más de altura, en su interior las termitas cultivan hongos.

Lo sorprendente de la termitas tiene que ver con cómo logran construir sus termiteros siguiendo un diseño colectivo invisible. Se han hecho pruebas donde se pone una placa de metal en medio del termitero para dejar incomunicados los dos lados, haciendo imposible la transferencia de estimulos sensoriales ordinarios, y aun así las termitas consiguen contruir las dos partes de su termitero de forma correspondiente. Estudios recentes indican que posiblemente el diseño o los planos del termitero, esten programados en el campo mórfico de las termitas y no necesariamente en sus genes, es decir que la especie comparte un campo de información entre sí el cual se imprime en su comportamiento a distancia, algo como una telepatía arquitectónica.

Para muchos pueblos las termitas son sagradas, tal es el caso de los aborigenes australianos del tiempo del sueño (habría que ver, analógicamente la excelente película de Werner Herzog, Donde Sueñan las Hormigas Verde), ya que entre otras cosas las termitas producen instrumentos musicales naturales horadando eucaliptos, creando dinjeridoos ooos ooos ooos ooos. Otro caso es el de los azandes:

"Le tienen mucha confianza a su oraculo. Los azande dicen que las termitas no escuchan todas las conversaciones que hay dentro de las casas y que sólo oyen las preguntas que se les hacen. Entre las termitas consultadas se tienen en más estima a las llamadas akedo y angabtimongo que las llamdas abio, que se dice que mienten a menudo".

Igualmente asombroso es el hecho de su conexión extrasensorial con la figura de la reina. Se han hecho experimentos donde se rapta a la reina de su cámara real, sin que exista conocimiento posible por parte de las otras termitas, y éstas immediatamente dejan de trabajar, colapsando su construcción, en su entrañable dependencia para con su alteza.

Además y esto es lo más hermoso, parafraseando al poema de Oliverio Girondo:

Sólo una especie entre las termitas no es ciega, las llamdas imago, las cueles son las responsables de dar a luz a la pareja real. Estas termitas son las únicas que dejan la colonia y desarrollan alas para aparearse en túneles fuera del peligro de sus depredadores. Después del contacto sexual pierden las alas.

El sexo es la posibilidad de tener alas por un momento. Así es imperdonable para las mujeres que en algún momento no sean termitas aladas.