*

X

Científico japonés replica artificialmente un elemento químico

Por: pijamasurf - 01/10/2011

Con el fin de independizarse del abastecimiento externo de metales, científicos japoneses desarrollaron una especie de paladio artificial que podrá utilizarse en la manufactura de dispositivos tecnológicos

Recientemente China realizó un anuncio público que hizo estremecer a muchos países: reducirá en un 35% la exportación de productos terrestres (minerales, metales, etc.). Lo anterior resulta particularmente preocupante ya que estos elementos son fundamentales en la manufactura de dispositivos de alta tecnología. Sin embargo, un científico japonés parece haber hallado una alternativa para evitar que su país dependa de que China les proveea materiales para el desarrollo de dispositivos.

 

El profesor Hiroshi Kitagawa de la Universidad de Kyoto anunció que junto con su equipo de investigadores logró desarrollar un metal artificial prácticamente idéntico al paladio (Pd), material comunmente utilizado en la manufactura de convertidores catalíticos. Utilizando un método de calentamiento para producir partículas ultramicroscópicas de metal, Kitagawa mezcló en su laboratorio el resistente común del rodio (Rh) con átomos de plata (Ag) para crear el paladio artificial.

"Las órbitas de los electrones en el rodio y los átomos de la plata probablemente se fusionaron caóticamente y formaron las mismas órbitas que tiene el paladio" explicó Kitagawa sobre su alquímico logro.


Científicos crean imágenes holográficas de un átomo producidas por sus electrones, una ventana de información al mundo cuántico

Hologramas subatómicos,  imágenes de información microscópica podrían ser de enorme utilidad para la ciencia, en un campo que se abre con experimentos recientes en el Instituto AMOLF de Holanda.

"Hemos demostrado experimentalmente que es posible hacer hologramas tomando un electrón de una molécula y, usando un campo laser, redirigir el electrón hacia la molécula", dijo el coautor del experimento Marc Vrakking.

En los experimentos, los científicos dirigieron un intenso laser infrrarojo  a un átomo, en lo que resultó en la ionización del átomo, liberando un electrón. El campo laser causa que el electrón liberado oscile hacia afuera y hacia el ión, lo que a veces resulta en un destello de radiación.

Ya que la moción del electrón es completamente coherente, lo que significa que está en la misma fase, los científicos descubrieron que se pueden aplicar técnicas holográficas para grabar información del ión y del electrón. La clave para la formación de la imagen holográfica del electrón es observar la interferencia entre una onda de referencia (emitida por el electrón y que no interactúa con el ión) y la onda de señal (que se desprende del ión y codifica la estructura). Cuando la onda de referencia y la de señal interfieren en un detector, la información codificada del electrón y del ión es almacenada y puede ser observada en el futuro. El resultado es el holograma de un átomo producido por sus electrones.

Los científicos desarrollaron modelos teóricos para simular las mediciones, confirmando que el holograma había almacenado  información espacial y temporal de los electrones y  de los iones. Usando  las estructuras holográficas para desarrollar una nueva ultrarrápida espectroscopía fotoelectrónica, los investigadores podrían medir directamente los movimientos del electrón y del ión a microescalas de tiempo de 10−18 de segundo. Esto sería útil para entender las reacciones químicas que suceden al nivel básico del mundo cuántico, que no pueden ser entendidas por otros métodos. En cierta forma, estos hologramas podrían ser una ventana al interior de la materia.

Vía Physorg