*

X
Wired reporta que Estados Unidos está cerca de llevar la tecnología holográfica al campo de batalla ¿ecos del misterioso proyecto Bluebeam?

La revista Wired reporta que Estados Unidos ha dado un paso en dirección de la utilización de hologramas como armas, con el desarrollo de hologramas móviles en 3D. El blog especializado en tecnología militar de Wired, Danger Room, hace referencia a una hipotética arma conocida como "El Rostro de Allah", que proyectaría un masivo holograma con la imagen de una deidad "para incitar el miedo en los soldados en un campo de batalla", según el analista militar William M. Arkin. Un simulacro hiperreal que llevaría a su máxima consecuencia la ficción bélica fingiendo la furia de dios o su epifanía confundiendo de esta forma la semántica intrínseca de una batalla.

Wired también ha hecho referencia a un arma conocida como la "Voz de Dios", la cual dirigiría "rayos" de sonido aparentenado que una voz proviene desde las nubes o incluso logrando que alguien escuche algo en su cerebro sin que nadie más lo haga. Esta arma es parte de la mítica militar, aunque la empresa Holosonic Research Lab cuenta con tecnología que puede hacer esto. Tal vez podrían juntar el arma del "Rostro de Allah" con la "Voz de Dios" para crear un arma que logre superar los criterios de realidad de los soldados iraquíes o afganos.

Sorprende un poco que Wired mencione esta arma poderosamente simbólica, aunque lo hace como preámbulo al desarrollo tecnológico de Nasser Peyghambarian, de la Universidad de Arizona, quien ha creado hologramas que se mueven en el espacio. Estos hologramas pueden ser grabados en una habitación y envíados por ethernet a otro lugar donde son proyectados con una imagen en verosímil 3D. Los hologramas de Peyghambarian son grabados con 16 cámaras que usan lasers para registrar datos en un "plástico inteligente", el cual proyecta las imágenes cuando se le arroja una luz LED especial; Peyghambarian trabaja en hacer la proyección de los hologramas más fluida para que puedan correr como une película. Mientras tanto un equipo en Columbia ya estudia como transferir los datos holográficos para transmitirlos vía internet. No se necesita usar lentes de 3D ni nada por el estilo para observar estas imágenes. Peyghambarian cree que tardará una década en que los costos de esta tecnología sean accesibles para su difusión. Pero esto no significa que agencias como DARPA no persigan esta mítica tecnología.

Otra empresa llamada Zebra Imaging, ya trabaja vendiéndole al Pentágono mapas holográficos de los campos de batalla de Afganistán e Irak a costos relativamente baratos.  Es obvio que tarde o temprano la tecnología holográfica tendrá una aplicación militar, sobre todo en el campo de las psy-ops, ya que la virtud de esta tecnología es precisamente la ilusión de la realidad.

Desde hace algunos años se habla de un misterioso programa llamado Bluebeam, supuestamente financiado por la NASA, y cuyo objetivo sería desarrollar tecnología holográfica de alta resolución para de esta forma poder crear un evento de falsa bandera en el que simularía la llegada de una nave extraterrestre o la aparición de un Cristo cósmico en el cielo. Una especie de tecnomilagro con agenda política incluida (supuestamente crear una nueva religión que agrupe a la civilización bajo un nuevo orden mundial). Algunas personas creen que algunos de los avistamientos de OVNIs, como la famosa espiral azul de Noruega, son en realidad pruebas de esta tecnología. No tenemos pruebas de que este desforado proyecto exista, el conspiracionista y poeta (ciertamente es poético conjurar imágenes en el cielo) francés Serge Monast es probablemente el máximo expositor de esta teoría. Monast murió en 1996 dos años después de publicar su libro Project Blue Beam (NASA), según sus seguidores fue asesinado con armas psicotrónicas.

 

Twitter del autor: @alepholo

Aparato cuántico prueba que se puede estar en dos sitios al mismo tiempo

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/09/2010

Por primera vez científicos logran un estado de superposición cuántica a un nivel observable por el ojo humano, abriendo un campo de posibilidades para aplicar la mecánica cuántica al mundo macroscópico.

Por primera vez científicos lograron llevar los bizarros efectos de la mecánica cuántica a escalas macroscópicas, observables por el ojo humano. A escala subatómica las partículas pueden estar en estados de superposición -ser ondas y a la vez partículas-, pueden comunicarse instantáneamente (entrelazamiento cuántico) o moverse de forma completamente impredecible. Este tipo de estados cuánticos podrían tener enormes aplicaciones tecnológicas si son logrados llevar a una escala macro.

El logro, reconocido por la revista Science como el más significativo del año, fue realizado por los físcos Andrew Cleland y John Martinis de la Universidad de California en Santa Barbara.Los científicos diseñaron una máquina que consiste de una pequeña placa de metal hecha de material semiconductor apenas visible para el ojo desnuda; al super enfríar el aparato justo encima del cero absoluto (menos 273C) y luego subiendo la energía por un "solo quantum", hicieron que vibrara al hacerse más gruesa y más esbelta a una frecuencia de 6 mil millones de veces el segundo, produciendo una corriente eléctrica detectable. Lograron, también, que vibrara en dos estados energéticos al mismo tiempo, mucho y poco -un fenómeno sólo permitido por las leyes de la mecánica cuántica. Una especie de fusión de la dualidad, en la que un objeto podría tener mucha energía y a la vez poca, ser grande y pequeño o estar aquí y allá (o en el ejemplo clásico de Schrödinger: un gato que está vivo y muerto al mismo tiempo).

El físico Andre Cleland dijo sobre su resonador cuántico en estado de superposición: "el sistema está excitado y no excitado al mismo tiempo", esto es, moviéndose y estacionario. "Esto no es lo mismo que la mitad de una excitación, ya que las excitaciones son indivisibles".

Este aparato abre la puerta para llevar la moción cuántica a escalas superiores y explorar la pregunta fundamental de por qué los objetos de nuestra realidad cotidiana, como las monedas o las personas no se comportan de una forma cuántica observable. Muchos físicos creen que en teoría objetos muchos más grandes podrían ser colocados en estados cuánticos si pueden ser protegidos de perturbaciones del ambiente; otros creen que existe una ley aún no descubierta que impide que este comportamiento cuasi-mágico de la materia subatómica se refleje en los objetos de mayor tamaño. Sin embargo, la utilización de la mecánica cuántica en la computación y en las comunicaciones es altamente factible a escala de nanotecnología, lo que podría posibilitar estados de encriptación que no puedan ser hackeados, velocidad de procesamiento inmensamente superior al actual -donde una computadora puede estar tanto apagada como encendida- y posiblemente teleportar información a través del entrelazamiento cuántico.

Vía Independent