*

X

¿El falo perdido de Osiris en Hollywood? Una fascinante historia de alquimia sexual detectivesca

Arte

Por: pijamasurf - 12/14/2010

¿El falo más famoso del mundo oculto debajo de la cruz luminosa de Hollywood Hill? Arquetipos inmortales, la historia de amor más épica de la historia, fanatismo new age, sexo cósmico y la búsqueda por encontrar aquello que nos otorga nuestra divinidad perdida se conjugan en esta imperdible historia

Isis, alada, protegiendo a Osiris detrás del trono

Más famoso que el falo de cualquier estrella del porno, el falo de Osiris, falo de falos, falo de oro, pieza clave de uno de los grandes mitos de la antigüedad que representa el renacimiento a través de la alquimia sexual. Este falo mítico se encuentra enterrado en una colina de Hollywood, debajo de la famosa cruz de neón que flota en la noche sobre la carretera interestatal 101, según la autora de varios bestsellers, Linda Goodman.

Según va el mito, el dios solar Osiris fue engañado por su hermano maligno -polo dual del juego cósmico- Set, en una magna cena a colocarse dentro de un refulgente sarcofago mágico hecho de cedro y con incrustaciones de oro, plata, márfil y dibujos antropomórficos de poder, el cual Set había prometido regalar a la persona (o deidad) cuyo cuerpo cupiera de mejor forma en este sarcofago. Osiris, el niño milagroso envidiado por Set, embriagado por el festín de su hermano (bailarinas y licores celestiales alegraban el ambiente) se metió al sarcofago y al cerrarlo, descubriendo que le quedaba a la medida, fue atrapado por Set, quien, después de enclavarlo arrojó este sarcofago al Nilo (de forma similar Queztalcoatl fue engañado por su hermano Tezcaltlipoca a través de la embriaguez dosficada por sus hechiceros).

Isis, la esposa y hermana divina de Osiris, enlutada buscó el ataúd de Osiris para darle ritos ceremoniales propios de la divinidad. Después de un tiempo, la diosa escuchó de un fabuloso árbol que crecía en la orilla del mar en el reino de Byblos,  y se presentó ahí ante la reina Astarte, después de descubrir que el árbol crecía del sarcofago de Osiris, Isis se preparaba para llevárselo cuando apareció Set con su pandilla de perros nocturnos y despedazó el cuerpo de Osiris en 14 partes, una cifra con connotaciones calendáricas.

Isis volvió a buscar el cuerpo de Osiris, esta vez con la ayuda de la esposa de Set, su hermana Nephthys, el dios del portal, el chacal Anubis y en algunas leyendas con la ayuda de Thoth, el gran mago, padre de la alquimia. Isis viajó acompañada de siete escorpiones (una referencia astral y posiblemente sexual). Viajando en un barco de pápiro a través del Nilo, reverenciada por cocodrilos, Isis logró encontrar 13 partes intactas del cuerpo de Osiris, las cuales amasó y reestableció de forma mágica. Sin embargo, no pudo encontrar su falo, el cual según se dice fue devorado por el pez oxirrinco, nagual de Set.  No obstante esto, la diosa del amor, cinceló un falo de oro el cual colocó en el cuerpo de Osiris y a través de su canto la deidad masculina de la luz recobró la vida, en un acto de resurección mística (al igual que Cristo y que Dionisio). En ese momento Isis, según algunas variaciones del mito, transformada en ave -espíritu santo, semilla, semen- concibió a Horus, el hijo del nuevo eon, quien reinaría en este mundo, ya que Osiris tomaría el reino de la vida después de la muerte. Evidentemente la historia está envuelta en una poderosa carga simbólica no sin referencias a la alquimia sexual. Parafraseando la frase de los alquimistas "aurum vulgi non est aurum nostrum" (el oro nuestro no es el oro común), podríamos decir  el falo de Osiris no es el falo común.

La historia del falo perdido de Osiris en Hollywood inicia cuando Linda Goodman, famosa astróloga en la lista de bestsellers del NY Times, conoció a un misterioso extraño llamado Nathan, quien tocó a su puerta una noche cuando se estaba quedando en el hotel Roosevelt en Hollywood, California, justamente en la habitación 1217 (el 17 es el número consagrado a Osiris como ha demostrado Chistopher Knowles; en los versos de San Juan 12-17 Lazaro se levanta  de la muerte). Según escribió Goodman en su libro Star Signs, Nathan de manera hipnótica se acercó a ella y en su habitación le relató una serie de anécdotas, entre las que surgió que Linda tenía que ir a las montañas para conocer a su alma gemela, como Isis y Osiris. También Nathan le reveló la historia de que el falo de Osiris, una especie de tecnología antiquísima, posiblemente de origen antediluviano, yacía enterrado en una construcción hecha por el hombre (¿una pirámide?) debajo de  la cruz de Hollywood Hill. Goodman relata que Nathan era un iniciado, el cual la conectó con la White Brotherhood (Hermandad Blanca).

Goodman peregrinó a las montañas de Colorado y conoció al grupo esotérico de Maurice Doreal, autor de una traducción de la Tablas Esmeralda, libro atribuido al dios Thoth-Hermes. A través de este grupo renovó su intención de encontrar el falo perdido de Osiris e invirtió casi toda su vida en esa búsquda. Goodman creía que Hollywood (el bosque sagrado, el bosque de acebo) estaba sustentado en el falo de Osiris, como tótem falocrático, en el cual se fincaba la producción de magia y poder que detenta la industria del entretenimiento.

La historia de Hollywood Hill y la Cruz de Hollywood es interesante; esta montaña era llamada Cahuenga, lo que denota que se le daba cierta importancia en las culturas nativo americanas. La Cruz de Hollywood fue puesta originalmente para recordar a Christine Wetherill Stevenson, quien construyó a un lado de esta montaña el Pigrimage Theather, en el que se representó el popular Pilgrimage Play, sobre la vida de Jesús. La vida de Jesús tiene una serie de paralelos con la vida de Osiris, ambos arquetipos del dios de la luz y de la resurección. A la muerte de Christine, en 1922, se colocó la cruz, que más tarde fue iluminada, lo que desde ciertos ángulos parece hacerla flotar en la noche, y Hollywood Hill se convirtió en una especie de Golgotha.

Aunque es muy poco probable que el falo perdido de Osiris se encuentre en Hollywood, dentro de una pirámide secreta enterrada a la cual Goodman no logró tener acceso en vida, la historia ha provocado el vuelo mágico de la imaginación. En el sitio Daily Grail, probablemente uno de los mejores de la red,  le llaman a esta historia "Indiana Jones and the Lost Phallus of the Osiris". Nos hace recordar también la novela "Shrödinger's Cat", donde en un universo paralelo el escurridizo falo depuesto de un transexual viaja por el mundo suscitando una serie de intrigas políticas y prácticas esotéricas.

El poder recurrente de los mitos está cifrado ciertamente en una dimensión simbólica, el renacimento siendo uno de los más poderosos viajes iniciáticos que la conciencia colectiva humana atraviesa y codifica; sin embargo, es posible ¿qué estos mitos también se refieran a hechos históricos, y que los dioses sean físicos? Es difícil contestar a esto, ¿renació Osiris del canto luminoso de Isis, enarbolando su falo dorado al cielo? ¿Renació  literalmente Cristo al tercer día, después de haber sido crucificado y llorado por María Magdalena, su compañera, de forma similar al canto-lamento de Isis? Ciertamente se ocultan aquí poderosos símbolos, símbolos que podrían ser multidimensionales, según la comprensión del que los percibe.

En el mito de Isis y Osiris y posiblemente en la versión apócrifa gnóstica de Cristo y María Magdalena, se oculta y se revela una historia de amor cósmico y alquimia sexual. No es casualidad que nuevos mitos como "Matrix", "Alphaville" o "Fringe", todas recurran en su apoteosis al recurso de una mujer que revive, a través de su canto, de su aliento (elan vital en un beso), al héroe solar, pop fénix inmortal. En ese sentido una lectura posible es que el renacimiento, la vida eterna, o de una forma más cercana, la transformación espiritual, se encuentran a través de la feminidad, en el caso del hombre, del arte oculto de canalizar la energía sexual para burlar a la muerte.

Vía Phillip Coppens

Twitter del autor: @alepholo

 

Kawah Ijen de noche: la luz azul del infierno (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 12/14/2010

Mineros extraen azufre del cráter del volcán Kawa Ijen en Indonesia, un punto donde se funden también el cielo y el infierno.

Para nadie son secreto las condiciones 'infernales' que viven generalmente los mineros, expuestos a condiciones infrahumanas, polvo, gases y metales tóxicos, lejos de la luz. Proporcionalmente esta profesión vive ritos alquímicos muchas veces sin su conocimiento, trabajando con los elementos del Arte, y atravesando procesos de transmutación hacia el renacimiento simbólico de salir de la mina con un preciado metal Pero en el caso los mineros del cráter del volcán Kawah Ijen, en Indonesia, esta referencia simbólica infernal-alquímica es doble ya que se dedican a extraer azufre, el elemento característico de las representaciones del infierno y también importante en la alquimia, junto con la sal y el mercurio uno de los tres elementos que echan a andar la transmutación de los metales.

Las imágenes presentadas fueron tomadas por Olivier Grunewald en sus viajes a las minas Kawah Ihen en Java del este. El azufre fundiéndose en llamas azules parece mostrar paradójicamente un espejo del cielo en el infierno. Tradicionalmente en la alquimia, el azufre representa el principio activo de la naturaleza. En la Biblia Sodoma y Gomorra son castigadas por una lluvia de azufre; el olor del infierno es descrito análogo al azufre. Quizás podamos ver en este elemento un ejemplo de la relación dual entre las energías inferiores y las energías superiores en su descenso y ascenso cíclico.

Los mineros que trabajan en este volcán de 2800 metrso de altura, donde se da un matrimonio natural del cielo y el infierno, apenas ganan poco más de 5 dólares la joranda por someterse a los humos tóxicos del azufre.

Vía Boston Big Picture