*

X

Álter-instructivo: cómo transformar tus muñecas Barbie en zombies

Arte

Por: pijamasurf - 10/17/2010

La estereotípica y artificial belleza de una barbie puede fácilmente ser transformada en la sombría estética de un muerto viviente. Sencillo instructivo para convertir a tus muñecas en zombies

Hay momentos en la vida en los que nos gusta jugar a ser dioses artísticos y animar entidades tejiéndolas de la nada. En otras ocasiones preferimos simplemente vestirnos con un disfraz de alquimista y transmutar seres, convirtiéndolos en alegorías, para coquetear con su siempre cambiante esencia. Y precisamente una excéntrica manifestación de este último estado de ánimo es la transformación de Barbies en zombies, actividad mitad lúdica, mitad fetichista.

Este instructivo pone a tu disposición un casero ritual para suplantar la belleza estereotípica de tus muñecas por una estética mucho más intrigante: la de sensuales muertas vivientes.

Material necesario:

- Muñecas

- Marcador negro de punta fina

- Gasa blanca

- Aerosol blanco

Instrucciones en 6 sencillos pasos:

1- Desnuda a tus muñecas

2- Rocía su cuerpo con varias capas de pintura blanca en aerosol y su cabello con una capa ligera

3- "Maquíllalas" con el marcador negro (labios, ojos, pezones, cejas...)

4- Desarregla su cabello (previamente entiesado con una ligera capa de aerosol)

5- Créales un atuendo sencillo con la gaza

6- Escóndelas en un jardín y haz ruidos raros, lámelas, acomódalas en formaciones mandálicas... en esencia, diviértete en medio de una fiesta micrometafísica; seguro que ellas te lo van a agradecer... (Paso opcional)

(Vía Craftzine)

La semilla del Hombre es un mandala: espermas danzando

Arte

Por: pijamasurf - 10/17/2010

La geometría orquesta la danza de los espermatozoides; un remix con After effects del flujo espérmico alrededor de la vulva mandálica

En una interesante video pieza que proyecta una alegoría geométrica en torno al movimiento del esperma humano, un videoasta amateur utiliza la grabación de espermatozoides, obtenida en un laboratorio, para simular brotes geométricos que forman mandalas. La esencia del ser humano como parte de la geometría divina, el eco dinámico de la perfección natural: el esperma como fractal que recorre su camino sin titubear, y a la vez, cuya contundencia para cumplir su misión no pone en riesgo la estética de sus estructura ni de su movimiento.