*

X

Sintiendo el futuro: experimentos muestran que el cerebro presiente lo que va a suceder

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/15/2010

El cerebro es capaz de anticiparse a la imagen que le será mostrada en experimentos realizados por diversos científicos.

El presentimiento parece ser algo más que una sola superstición, un acto común y casi inevitable, según el trabajo del científico de la Universidad de Cornell Daryl Bem "Feeling the Future". En su invetigación Bem recupera el trabajo de Dean Radin, miembro también del Global Consciousnes Project y pionero en el estudio de fenómenos "psi" dentro de la ciencia establecida.

"Indicaciones fisiológicas de las respuestas emocionales de los participantes son monitoreadas mientras ven imágenes en una pantalla de computadora. La mayoría de las imágenes son emocionalmente neutras; pero, en pruebas aleatorias, una imagen altamente perturbadora o erótica es mostrada. Como es esperado una respuesta emocional occurre cuando aparecen las imágenes en la pantalla, pero lo notable es que la respuesta de excitación ocurre pocos segundos antes de que aparezca la imagen, incluso antes de que la computadora la haya seleccionada. El efecto de presentimiento también ha sido demostrado en un experimento de resonancias magnéticas (fMRI) realizado por Bierman & Scholte, en el 2002", escribe Bem.

Al parecer el cerebro reacciona retrocausalmente (desde el futuro), algo que ha sido demostrado en el caso de la mecánica cuántica por Aharanov y Tollasen.

Ben reporta nueve experimentos realizados en Cornell con más de 1000 participantes en los que se hizo pruebas de "influencia retroactiva" revirtiendo efectos psicológicos para que las respuestas de los individuos se obtengan antes de que ocurran los eventos de estímulo causal. En todos menos en uno los resultados fueron estadísticamente significativos y se encontró una correlación con los resultados individuales en pruebas de capacidad psíquica. Queda por verse si el ser humano es capaz de percibir lo que va suceder más allá de un par de segundos, pero al menos esto abre la posibilidad de que exista una transmisión de información desde el futuro.

El cerebro humano puede ser adicto a la pornografía

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/15/2010

El consumo insaciable de pornografía cumple con todos los requisitos conductuales y neurológicos para considerarse una adicción

Hasta hace no mucho tiempo la ciencia creía que el cerebro humano formaba redes neuronales en la niñez que permanecían inflexibles a lo largo de la vida. Sin embargo, en tiempos recientes los científicos confirmaron que realmente el cerebro permanece maleable incluso hasta la tercera edad, y también descubrieron un extraño fenómeno que han llamado neuroplasticidad: los comportamientos insanos influyen tan determinantemente en nuestro cerebro como aquellos considerados saludables. Y las adicciones son el más claro ejemplo de este fenómeno.

De acuerdo con el Dr Norman Doidge, autor del libro “The Brain that Changes Itself”, todas las adicciones implican un cambio neuroplástico en el cerebro. Y al parecer la dependencia al consumo de pornografía resulta en una adicción ejemplar de esta alteración cerebral. “La adicción a la pornografía digital no es una metáfora. No todas las adicciones se refieren al consumo de drogas o alcohol” dice Doidge, y agrega “Todos los adictos demuestran una pérdida en el control de sus actividades, la compulsiva búsqueda por saciar su adicción a pesar de conocer las consecuencias negativas que podría implicar, y desarrollan una tolerancia mayor que les exige dosis cada vez mayores de estimulación para satisfacerse”. Y el consumo insaciable de pornografía cumple con todos estos requisitos.

De acuerdo con el estudio Online MBA, cuarenta millones de estadounidenses consumen habitualmente contenidos pornográficos, mientras que en este país el mercado de la pornografía mueve más de 2,800 millones de dólares. Y a pesar de que Estados Unidos es uno de los países que encabeza este mercado, lo cierto es que tampoco se trata de un caso excepcional en comparación con otras naciones.

via Big Think