*

X
El diseñador Manuel Torres y un equipo de ingenieros químicos han creado un aerosol que puede vestir a una persona; fashion futurista y liviano que podría convertirse pronto en una nueva tendencia

El mundo de la moda y de la ingeniería química han unido fuerzas para desarrollar un producto que podría convertirse, en un futuro cercano, en una liviana y práctica forma de vestir: el aerosol. El novedoso material, que combina una mezcla de fibras, polímeros, y solventes, fue creado por Paul Luckham, profesor del Departamento de Ingeniería Química del Colegio Imperial de Londres, junto con el diseñador de moda español, Manuel Torres. Esta alquímica substancia se emite en forma líquida y al tocar una superficie se evapora y resulta en una espuma ligera pero resistente.

Este material, además de tener usos más allá del fashion, como por ejemplo en la creación de vendajes para proteger heridas sin la necesidad de tocarlas o colocar presión sobre ellas, además de cobertores para muebles y objetos durante una mudanza, o incluso toallas femeninas para mujeres, tiene una flexibilidad que podría garantizarle su éxito en el mundo de la moda. Dependiendo del tipo de fibras que se utilize, tanto sus colores como sus texturas pueden variar.

"Cuando comencé este proyecto realmente quería crear un material futurista, que no requería de costuras, que fuera rápido y cómodo, y en mi búsqueda terminé volviendo a los principios de los textiles más antiguos, como el fieltro, que también fue creado con fibras y buscando la forma de aglomerarlas sin tener que tejerlas o coserlas", aseguró Torres.

Joven inglés toma una pinta de vodka en sólo cuatro segundos y cae fulminado por congestión etílica

Apenas ahora ha salido a flote el caso de un joven ingles de 29 años que hace unos meses murió fulminado luego de ingerir casi medio litro de vodka en sólo cuatro segundos. La explosión etílica con la que dosificó a su organismo resultó fatal para Richard Davies, residente de Thornaby, Middlesbrough.

Este caso prueba que vivir de acuerdo a un espíritu springbreaker puede traer consecuencias fatales para la salud humana. Tras su muerte, durante la autopsia, se detectó en su sangre una proporción de alcohol equivalente a la de seis y medio litros de cerveza ingeridos en un instante (458 mg x 100 ml).

via La información