*

X
El diseñador Manuel Torres y un equipo de ingenieros químicos han creado un aerosol que puede vestir a una persona; fashion futurista y liviano que podría convertirse pronto en una nueva tendencia

El mundo de la moda y de la ingeniería química han unido fuerzas para desarrollar un producto que podría convertirse, en un futuro cercano, en una liviana y práctica forma de vestir: el aerosol. El novedoso material, que combina una mezcla de fibras, polímeros, y solventes, fue creado por Paul Luckham, profesor del Departamento de Ingeniería Química del Colegio Imperial de Londres, junto con el diseñador de moda español, Manuel Torres. Esta alquímica substancia se emite en forma líquida y al tocar una superficie se evapora y resulta en una espuma ligera pero resistente.

Este material, además de tener usos más allá del fashion, como por ejemplo en la creación de vendajes para proteger heridas sin la necesidad de tocarlas o colocar presión sobre ellas, además de cobertores para muebles y objetos durante una mudanza, o incluso toallas femeninas para mujeres, tiene una flexibilidad que podría garantizarle su éxito en el mundo de la moda. Dependiendo del tipo de fibras que se utilize, tanto sus colores como sus texturas pueden variar.

"Cuando comencé este proyecto realmente quería crear un material futurista, que no requería de costuras, que fuera rápido y cómodo, y en mi búsqueda terminé volviendo a los principios de los textiles más antiguos, como el fieltro, que también fue creado con fibras y buscando la forma de aglomerarlas sin tener que tejerlas o coserlas", aseguró Torres.

La súper reflectiva superficie de la fachada del hotel Vdara en Las vegas ha provocado severas quemaduras en la piel de huéspedes y transeúntes

La competencia por la vistosidad en Las Vegas, un lugar que tributa exageradamente el híper estímulo de los sentidos, llevó a uno de los grandes hoteles de esta ciudad del juego, el Vdara, a incluir en su diseño una fachada hecha a partir de un material súper reflectivo. Sin embargo, hay tardes en que el sol es tan fuerte y el material del edificio tan poco receptivo que los rayos que rebotan en la superficie se magnifican y terminan por quemar la piel de las personas o generarles una sensación de que “los queman vivos”.

Llamado simplemente como una “convergencia solar” por los representantes y empleados del hotel, y en cambio etiquetado como el “rayo de la muerte” por algunas de las víctimas de quemaduras, este fenómeno se debe a que el material utilizado en la fachada, aunado a la superficie semi curveada, reflejan los rayos solares que le llegan proyectándolos con una intensidad calorífica magnificada.

“Estaba bien hace unos momentos pero de pronto simplemente comencé a sentir que me estaban literalmente friendo. Es raro” comentó Danielle Civello, uno de los múltiples visitantes que han reportado quemaduras tras pasar un par de horas en la alberca de este hotel.

via Disinfo