*

X
El diseñador Manuel Torres y un equipo de ingenieros químicos han creado un aerosol que puede vestir a una persona; fashion futurista y liviano que podría convertirse pronto en una nueva tendencia

El mundo de la moda y de la ingeniería química han unido fuerzas para desarrollar un producto que podría convertirse, en un futuro cercano, en una liviana y práctica forma de vestir: el aerosol. El novedoso material, que combina una mezcla de fibras, polímeros, y solventes, fue creado por Paul Luckham, profesor del Departamento de Ingeniería Química del Colegio Imperial de Londres, junto con el diseñador de moda español, Manuel Torres. Esta alquímica substancia se emite en forma líquida y al tocar una superficie se evapora y resulta en una espuma ligera pero resistente.

Este material, además de tener usos más allá del fashion, como por ejemplo en la creación de vendajes para proteger heridas sin la necesidad de tocarlas o colocar presión sobre ellas, además de cobertores para muebles y objetos durante una mudanza, o incluso toallas femeninas para mujeres, tiene una flexibilidad que podría garantizarle su éxito en el mundo de la moda. Dependiendo del tipo de fibras que se utilize, tanto sus colores como sus texturas pueden variar.

"Cuando comencé este proyecto realmente quería crear un material futurista, que no requería de costuras, que fuera rápido y cómodo, y en mi búsqueda terminé volviendo a los principios de los textiles más antiguos, como el fieltro, que también fue creado con fibras y buscando la forma de aglomerarlas sin tener que tejerlas o coserlas", aseguró Torres.

Te podría interesar:
La diplomacia sexual abunda entre las mujeres españolas, y la tercera parte simula más placer en la cama del que en realidad experimenta

Una reciente encuesta sobre habitos de sexualidad entre la población española arrojó algunos datos interesantes. Quizá el más llamativo de ellos fue el constatar que al menos una de cada tres mujeres españolas, de entre 25 y 75 años, simula mayor placer en la cama del que realmente esta experimentando durante una relación sexual con su pareja.

No es un secreto que la diplomacia sexual por parte de las chicas ha sido un hábito a lo largo de la historia. Tal vez corresponda a una incapacidad, por parte de ambos, para sintonizar una misma frecuencia sexual. Esto se traduce en que el hombre busca con mayor constancia el encuentro sexual y la mujer para no negarse en tantas ocasiones termina por acceder aunque realmente no este en el ánimo para esa actividad. En este sentido este dato engrana a la perfección con el hecho de que el 50% de las mujeres afirmó que el deseo sexual como requisito de un encuentro es cosa del pasado.

Resulta curiosos que incluso hay revistas femeninas que publican artículos y consejos sobre como fingir bien un orgasmo ante tu pareja. Pero tal vez la solución radique, además de en buscar sintonizar las pulsaciones en el deseo sexual con sus parejas, en trabajar una simulación orgásmica que acceda a los planos metafísicos y se jecute con tal destreza que la simulación termine por transformarse en una verdadera experiencia para la bioquímica sexual, y en ese sentido la apariencia se cristalize en vivencia.

Entre otros datos que arrojó la encuesta, ahora sabemos que los españoles dedican en promedio 2.3 horas semanalmente al sexo, aunque el 25% declaró dedicar únicamente una hora, y que el mayor inconveniente sexual entre hombres y mujeres es la falta de deseo, muy probablemente relacionado a los altos niveles de estrés y a la pésima alimentación de la cultura fast food.

via Hoy