*

X
Mantarras de ocho metros levantan el vuelo sobre los mares de Costa Rica y nos regalan un sublime espectáculo de pirotecnia orgánica

El repertorio onírico de la magia natural parece infinito por más que sus manifestaciones sean estudiadas, documentadas, o se les intente explicar. Esta reflexión se confirma una vez más al presenciar los saltos (casi un vuelo) de monumentales mantarrayas que superan un peso de dos toneladas y un tamaño de ocho metros, y aún así pueden propulsarse tres metros por encima de la superficie marina.

Los fotógrafos Roland y Julie Seitre lograron capturar un espectáculo de ensueño en las aguas de Costa Rica, luego de ir en busca de las mantarrayas gigantes a seis millas de la costa. “Los machos saltaban desde el agua, elevándose a tres metros de altura. Una vez en el aire aleteaban durante unos segundos para extender el tiempo de su elevación antes de caer nuevamente al agua provocando un fuerte sonido” afirma Roland.

Esta especie de mantarrayas habita en aguas tropicales, donde se alimentan de plankton el cual se filtra en su cuerpo a través de escamas que se abren mientras nadan. Fácilmente alcanzan a nado velocidades de hasta 11 km/h y son bastante amigables en su convivencia con el ser humano.

Nota cortesía de Ecoosfera / Ver más fotos

Un extraño fenómeno entre las hormigas es la de participar en una formación circular y dar vueltas hasta que mueren exhaustas

Existe un peculiar fenómeno entre las hormigas negras que consiste en formar, masivamente, una espiral y dar vueltas hasta que mueren exhaustas. Este trance de funesta geometría se ha observado en poblaciones de hormigas alrededor del mundo y también se ha documentado en múltiples video.

Al parecer este intrigante comportamiento se debe a una reacción en cadena bioquímica que provoca que una hormiga comience a andar en círculos. Acto seguido, la primer hormiga libera un aroma que incita a que otra la siga hipnóticamente, y así hasta que pueden llegar a reunirse grupos de millones de miembros que abandonan sus estructuradas tareas cotidianas para unirse al magnético ritual.

Finalmente, en algún punto, llega la muerte geométrica. No se ha confirmado si esta se debe a que las hormigas no pueden parar de caminar en medio de esta hipnosis colectiva y mueren exhaustas, o si más bien el espiral va cerrándose gradualmente hasta que se produce una asfixia masiva. Pero en cualquiera de los dos casos, las hormigas protagonizan una de los rituales más estéticos que se conocen en los procesos mortuorios del reino animal.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis