*

X
Mantarras de ocho metros levantan el vuelo sobre los mares de Costa Rica y nos regalan un sublime espectáculo de pirotecnia orgánica

El repertorio onírico de la magia natural parece infinito por más que sus manifestaciones sean estudiadas, documentadas, o se les intente explicar. Esta reflexión se confirma una vez más al presenciar los saltos (casi un vuelo) de monumentales mantarrayas que superan un peso de dos toneladas y un tamaño de ocho metros, y aún así pueden propulsarse tres metros por encima de la superficie marina.

Los fotógrafos Roland y Julie Seitre lograron capturar un espectáculo de ensueño en las aguas de Costa Rica, luego de ir en busca de las mantarrayas gigantes a seis millas de la costa. “Los machos saltaban desde el agua, elevándose a tres metros de altura. Una vez en el aire aleteaban durante unos segundos para extender el tiempo de su elevación antes de caer nuevamente al agua provocando un fuerte sonido” afirma Roland.

Esta especie de mantarrayas habita en aguas tropicales, donde se alimentan de plankton el cual se filtra en su cuerpo a través de escamas que se abren mientras nadan. Fácilmente alcanzan a nado velocidades de hasta 11 km/h y son bastante amigables en su convivencia con el ser humano.

Nota cortesía de Ecoosfera / Ver más fotos

Una flor aplastada y magnificamente conservada fue hallada en la Patagonia Argentina; tiene 47.5 millones de años y es un atepasado de los girasoles y los crisantemos

Como un regalo del dios de la flores apareció al noroeste de la Patagonia Argentina una flor aplastada entre dos rocas, notablemente conservada, a la que científicos han atribuido una edad de 47.5 millones de años.Este ejemplar es un ancetral antecedente evolutivo de especies muy populares hoy en día como las margaritas, los girasoles, y los crisantemos. Esta flor pertenece a la familia de las asteráceas que cuenta con más de 23,000 especies salvajes y que esta representada en todos los puntos de nuestro planeta con excepción de la Antártida.

Pero además de la enorme belleza de este ejemplar tatuado en las rocas, el hallazgo es de una gran relevancia científica ya que no se conocían registros tan antiguos de esta familia de flores. hasta ahora la teoría apunta a que las primeras asteráceas fromaron parte de la flora de Gondwana, el continente austral que eventualmente dio vida a lo que hoy conocemos como Sudamérica, África, Australia, Antártida e India. Con este descubrimiento se cree que el epicentro del génesis de esta familia habría sido en la región sudamericana y de aquí se habría desdoblado al resto del antiguo continente austral.

via El País