*

X

Prosopagnosia: cuando te ves en el espejo y no te ves a ti

Salud

Por: pijamasurf - 08/26/2010

Esta rara e incurable enfermedad hace que los que la padecen no se acuerden de los rostros de los demás, hasta el punto de que ellos mismo pueden parecer como extraños nunca vistos

Imagina ver en el espejo y ver un extraño, esa podría ser la situación existencial más bizarra –casi insondable, la otredad permamente-. Esta condición es parte de la vida cotidiana de algunas personas con una rara enfermedad incurable, conocida como prosopagnosia.

La gente con prosopagnosia, también conocida como ceguera facial, no pueden reconocer las caras, algunas veces incluso la de sus amigos y su familia y hasta la de sus amigos.

En la edición de esta semana del New Yorker, el famoso neurólogo, Oliver Sacks, habla de su lucha con esta enfermedad. De cómo es muy bueno para describir la ropa, la voz, y otros aspectos, pero no le pidas que se acuerde de tu cara.

Sacks relata el caso de un hombre que agarró la cabeza de su esposa pensando que era un sombrero: The man who mistook his wife for a hat. O el de la modelo Zoe Hunn que podría caer en una paradojo estilo Nárciso, al no reconocer su rostro y ver una linda chica en el espejo visitándola desde un mundo interior como el País de las Maravillas, podría enamorarse de sí misma.

Como diría la vieja frase popular mexicana: estás viendo y no ves.

Más info en CBS

Tomar oxitocina, 'la hormona del amor', acaba con timidez

Salud

Por: pijamasurf - 08/26/2010

Científicos comprueban que la oxitocina ayuda a las personas tímidas o hasta autistas a empatizar y mejorar sus hablidades sociales.

La oxitocina, llamada la ‘hormona del amor’, ha logrado superar la inhibición social en un reciente experimento científico. La oxitocina, según investigadores del Centro Seaver de investigación para el Autismo en Israel y de la Universidad de Columbia, ayuda a relacionarse y a empatizar a las personas tímidas. Para las personas que son naturalmente seguras no tiene efectos significativos.

En una prueba conducida con oxitocina vía nasal en forma de spray y un placebo con 27 sujetos experimentales, aquellos que recibieron la sustancia, y que de antemano eran menos competentes en cuestiones de socialización obtuvieron mejores resultados en una prueba de empatía y en otra de competitividad social.

Las personas que habían previamente tenido buenos resultados en estas pruebas no obtuvieron mejorías.

Esta sustancia se había promovido como una “droga del amor” que funciona para todo tipo de personas; los estudios refutan esta idea, aunque confirman que tiene un uso prometedor para personas muy tímidas o incluso autistas.

La oxitocina es una hormona mammalia que también actúa como neurotransmisor, es producida especialemente en el parto, y después del orgasmo, como una estela vinculante. En la mujeres se genera también al libar prolongadamente sus pezones; los hombres también reciben una descarga después del sexo, pero al parecer la testosterona baja un poco los efectos.

Vía Telegraph