*

X

Un universo sin Big Bang, sin principio y sin final

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/30/2010

Una nuevo modelo físico resuelve elegantemente algunos de los problemas fundamentales de la cosmología en un modelo de evolución y transformación entre los elementos básicos del universo. Ser, sin principio ni final.

Aunque la teoría del Big Bang es generalmente aceptada como el origen del universo, sigue siendo sólo una teoría y algunos físicos plantean teorías alternativas para resolver algunas inconsistencias en este modelo del universo. Aunque para algunos la lógica es que el universo debió de tener un prinicipio, la posibilidad de que el universo es infinito, no tiene principio ni final, es también atractiva. Por una parte resuelve el problema filosófico de cómo algo puede salir de la nada (¿qué otro origen podría tener el universo que el universo?) y por otra parte, en un nuevo modelo físico, resuelve varios problemas de la cosmología actual.

Al sugerir que la masa, el tiempo y la longitud pueden ser convertidas la una en la otra al evolucionar el universo, el físico Wun-Yi Shu ha propuesto un nuevo tipo de modelo cosmológico que se ajusta a las observaciones de nuestro universo mejor que el modelo del Big-Bang. El modelo de Shu explicaría el incremento en la aceleración del universo sin tener que recurrir a una constante cosmológica como la energía oscura, así como eliminar otros dilemas como el problema del horizonte o de un universo plano.

En su propuesta, el tiempo y el espacio pueden ser convertidos el uno en el otro, con una variación en la velocidad de la luz como factor de conversión. La masa y la longitud también son intercambiables, el factor de conversión dependiendo tanto en la variación de la constante gravitacional como en la variación de la velocidad de la luz (G/c2). Básicamente, mientras el universo se expande, el tiempo se convierte en espacio, y la masa en longitud. Mientras el universo se contrae, lo opuesto ocurre.

"Vemos la velocidad de la luz simplemente como un factor de conversión entre el tiempo y el espacio... Simplemente es una de las propiedades de la geometría del tiempo-espacio. Ya que el universo se está expandiendo, especulamos que el factor de conversión varía en acorde a la evolución del universo, de esto que la velocidad de la luz varíe con el tiempo cósmico", dice Shu.

El modelo propuesto por Shu cuenta con las cuatro siguientes característics fundamentales:

• La velocidad de la luz y la constante gravitacional no son constantes, varían con la evolución del universo.

• El tiempo no tiene principio ni final: no hay Singularidad, ni Big Bang ni Big Crunch.

• La sección espacial del universo es una hiperesfera (un análogo hiperdimensional de una esfera), descartando la posibilidad de una geometría plana.

• El universo experimenta tanto aceleración como desaceleración.

Shu probó su teoría contra las observaciones cosmólogicas de supernovas tipo la que han revelado que el universo parece estar expnadiéndose a un ritmo acelerado y encontró que, debido a que la aceleración es una parte inherente de su modelo, se ajusta a los datos observados en el ritmo de aceleración de las supernovas observadas. En contraste, la tiería del Big Bang aceptada no se ajusta a esta data, lo que ha cauasado que científicos busquen otras explicaciones como la energía oscura que teoréticamente comprende el 75% de la masa y energía del universo.

El modelo de Shu también resuelve el problema de que un universo aparentemente plano como el nuestro necesita condiciones muy especiales para poder llegar a existir (con probabilidades tan remotas que hacen pensar a algunos científicos en el principio antropocósmico de que el universo prácticamente conspira para que podamos existir y evolucionar). Con su modelo hiperesférico la "planicie" del universo desaparece automáticamente. También,el problema del horizonte del modelo estándar, que ocurre ya que no debería de ser posible que el universo comparta las mismas características físicas en lugares tan distantes, ya que esto requiere una comunicación mayor que la velocidad de la luz, deja de surgir si no se tiene un Big Bang y una aceleración intrínseca.

Curiosamente el físico que acuñó el término Big Bang, Fred Hoyle, pensaba que el universo era infinito y eterno y que no necesitaba de un Big Bang, el cual le parecía similar a la teoría de la creación divina. Otras teorías quizás menos contraintuitivas señalan que existen varios Big Bangs dentro de un superuniverso eterno e infinito.

Un modelo de un universo sin principio ni final, un universo evolutivo, donde las mismas leyes ("las constantes") evolucionan, encaja tanto con el ateísmo como con el misticismo. "Lo único que no cambia es el cambio", escribió Heráclito (y es parte fundamental del Libro de los Cambios, el I Ching) , en el universo de Shu todo se transforma en un proceso perpetuo. "Nunca hubo un tiempo en el que tú, yo, o alguno de estos reyes no existieramos, ni en el futuro dejaremos de existir", le dice Krishna a Arjuna en el campo de batalla (Bhagavad Gita). No es necesario dios ni la trascendencia, pero el universo entero puede ser dios, desde la inmanencia.

Vía Physorg

Confirman ADN extraterrestre en cráneo de niño de hace 900 años

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/30/2010

Las pruebas realizadas al cráneo del llamado “niño de las estrellas” parecen confirmar la presencia de material genético de otro planeta

Resultados preliminares de un nuevo examen genético realizado a un esqueleto de un niño que data de hace 900 años, conocido como “el niño de las estrellas”, han confirmado la presencia de ADN no humano en el hueso. Ya en 2003 se había practicado un examen similar que había permitido extraer ADN de la mitocondria, lo cual implicaba que la madre de este niño si fue humana. Sin embargo, no se había logrado recuperar su material genético nuclear, el cual resulta tanto del padre como de la madre. Esto sugería la posibilidad de que su padre no fuera humano pero la tecnología de aquel entonces no les permitió comprobar esta suposición.

Ahora, en 2010, ha habido múltiples avances en los procesos de análisis y recuperación de material genético. Estos permitieron finalmente recuperar el ADN nuclear del niño de las estrellas, y aparentemente se confirmó la presencia de material genético extraterrestre.

Muestra de gel

Afortunadamente para muchas de estas especies ya existen genomas completos de las secuencias núcleotidas, y por ello es que el ADN del niño de las estrellas puede ser contrastado con la base de datos en busca de configuraciones genéticas similares. Gracias a esto se comprobó que 265 pares de ADN corresponden perfectamente con el cromosoma humano, demostrando que parte de la genética nuclear de esta muestra corresponde a un humano. Este dato se comprueba en la primer hoja.

Las siguientes fotos de pantalla fueron tomadas de la base de datos del Instituto Nacional de Salud (NHI) de Estados Unidos. Esta base, abierta a todo público, es un archivo centralizado de “toda” la información genética recabada por científicos alrededor del mundo, y ahora esencialmente cubre la data genética que se ha registrado de todos los seres vivientes que han sido estudiados, incluyendo virus, bacterias, crustáceos, peces, animales, plantas y humanos.

Sin embargo, en la segunda hoja, confirmamos que existen otros 342 pares de ADN que no concuerdan con alguna muestra genética registrada en un ser vivo de nuestro planeta. “No significant similarity is found” es la leyenda que arroja la base de datos. Y más allá de que seguramente para muchas personas esta noticia será casi imposible de considerarse seriamente, lo cierto es que en unos años este descubrimiento podría formar parte de los textos escolares alrededor del mundo.

El grupo encargado de este descubrimiento, cuya información engloba el sitio starchildproject.com, ha enfatizado en que el resultado ha sido verificado una decena de ocasiones para eliminar probabilidades de algún error. Por esta razón confían en que en cuestión de semana o quizá un pocos meses, las autoridades científicas estarán obligadas a aceptar las pruebas que se han generado en torno al caso.

Desde hace aproximadamente una década el caso del "Niño de las Estrellas" causó polémica entre la prensa de diversos países. Al parecer el cráneo fue hallado en 1930, en Chihuahua, México. Desde 1999, año en que le fue entregado el cráneo por una pareja de Texas, el investigador Lloyd Pye se ha hecho cargo del proyecto. Con 900 años de edad y perteneciente a un niño de 4 a 5 años, muestra una dimensión cerebral mucho mayor a la de un hombre adulto, y además presenta una estructura ósea especialmente ligera pero bien conservada. Hasta ahora los escépticos han señalado que el niño podría haber padecido hidrocefalia, sin embargo habrá que esperar a ver la reacción de la comunidad científica ante este importante paso en el desarrollo de la investigación sobre este caso.

via Ufo Blogger