*

X

Nuevo disco de FSOL: Environments 3

Arte

Por: pijamasurf - 07/11/2010

Ambient a la sombra electrónica: Future Sound of London, el siempre virtuoso dúo de Manchester, lanza el tercer volumen de su serie Environments

Aunque quizá este no representa ese largamente esperado estreno de un álbum de FSOL a la antigua usanza, repleto de estímulos electrosutiles y atmósferas que invocan la ecualización de la conciencia, un nuevo disco del dúo formado por Gaz Cobain y Brian Dougans es siempre un inspirador acontecimiento. Bosques astrales, paraísos obscuros, discreta pero lúcida expansión de la conciencia sonora, recorridos etéreos por una escalera de cuarzo que carece de barandal, una vez más es el Future Sound of London que nos arrulla mientras sorteamos la muralla de nuestro entorno cotidiano a través de la introspección.

Environments 3 es un disco que te pasea alrededor de su ya distintivo ambient sombrío, delicado, con 18 tracks que se suceden con suavidad a pesar de mantener en todo momento un discurso un tanto experimental. Y si bien este álbum no pasará a formar parte de ese anaquel donde reposan las obras legendarias de la música electrónica, repisa en la que ya descansan varios de los discos anteriores de estos virtuosos británicos, también resulta innegable la alta fidelidad que viste a esta obra, con ese suculento sello que sólo FSOL logra imprimirle a su música.

Track list:

1. Viewed From An Obscure Angle (3:10) 2. Summer's Dream (4:16) 3. Sunken Ships (3:40) 4. The Empty Land (5:40) 5. A Glitch In Cellular Memory (3:21) 6. Recollection (3:22) 7. Accompaniment For Melodious Expression (3:05) 8. Absolution (3:39) 9. The Oldest Lady (1:19) 10. A Diversionary Tactic (3:07) 11. The Silent Place (2:52) 12. Out Of Sync Child (2:00) 13. Hall Of Mirrors (1:34) 14. End Of The World (4:35) 15. Sense Of Being (1:50) 16. Surface Water (3:42) 17. Heart Sick Chord (8:10) 18. Repetition Is A Form Of Change (1:45)

fsoldigital.com

Top 13 imágenes de Marte (el masaje esta en el paisaje)

Arte

Por: pijamasurf - 07/11/2010

Alquimia mineral: Desde el cenit del espejo, Pijama Surf te presenta las panorámicas más elegantes que jamás hayas visto del llamado planeta rojo

Mitológicamente Marte, el planeta rojo, conocido así por el manto rojizo que simula desde el exterior debido a la presencia de óxido de acero, siempre fue un planeta un tanto polémico. Cobijando al signo del Escorpión, la intensidad casi violenta de este cuerpo cósmico, aunado a las bajas temperaturas que en algún momento parecieron por completo inaccesibles al ser humano, lo consagraron como el planeta que encarna el acto de la guerra.

Sin embargo, esta vez Marte nos presenta su cara más amable, incluso fría, revestido en terciopelo mineral que irradia una elegancia inspiradora. Texturas oníricamente favorecidas por el trato del viento sobre la arena, y por los diseños prístinos de cráteres y lúcidas geometrías.

En Pijama Surf nos estimula genuinamente el compartir contigo esta selección de fotografías: nuestro top 13 imágenes de la alquimia mineral que se gesta en Marte.

Sugerentes rastros se intersectan y quedan impresos sobre las dunas de arena, simulando un elegante tatuaje sobre una extraña piel femenina, quizá de una elusiva geisha.

Como un diagrama analógico del gnosis celular en nuestro planeta, la erosión de este valle poligonal ha dado forma a micro orgánicos montículos de hielo residual.

Entre un largo valle minimalista de escamas aparece un crater como elemento de discorde rebeldía.

Texturas hiperdinámicas que recubren, como si se tratará de un código generado por inteligencias inexplicables para el ser humano, las dunas de abalón Undae. El color azul de las formaciones arenosas se debe al alto nivel de basalto en su composición mineral.

Como un ojo al cielo, que es el suelo, el cráter Victoria se desmarca del valle conocido como Meridiani Planum. Con un diámetro de 800 metros, el cráter se encuentra recubierto rocas sedimentarias que transmutan en cuerpos extraños tras un contacto milenario con el agua.

La simplista y paralela elegancia de este patrón que reviste el Polo Sur de Marte es inobjetable.

Una duna marciana en todo su esplendor cenital. La imagen, extraña pero seductora, recuerda a ciertas formaciones del mercurio líquido que conocemos en la tierra pero a la vez pareciera recubierta por una misteriosa textura de piel casí humana.

Una elegante analogía del pulso generado por el encuentro entre dos fuerzas opuestas, el filo de este cráter de 6 km de diámetro, ubicado en el hemisferio sureño de Marte, se presenta como una especie de interpretación mineral del mítico ying yang (sol/luna – activo/pasivo – dar/contener).

Es la región polar al norte de Marte la que nos regala estas dunas configuradas en patrones que simulan el eco de una inscripción indescifrable.

Es el suelo extrañando una fomación superior de nubes que nunca existió. Dunas escalopadas que galopan el hemisferio sur del planeta rojo. El movimiento cristalizado en un instante.

Como el ojo, así el ombligo. Esta arquetípica figura corresponde a un pequeño crater, producto de un impacto relativamente reciente, que se ubica en los depositos de la región sureña de Marte.

Las dunas del cráter Russel son sin duda algunas de las formaciones más delicadas dentro del paisaje marciano.

La convivencia entre el dióxido de carbono helado y los sedimentos característicos de los valles en Marte invocan una especie de mapa genético a través del cual un planeta se auto diseña.