*

X

Drogas digitales, el nuevo trend (expandiendo la conciencia a través de un Mp3)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/14/2010

Se populariza en internet la descarga de drogas digitales; estas consisten en archivos de audio diseñados para estimular cierta neuroactividad e inducir estados alterados

En una desconcertante práctica para los padres y autoridades de salud, pero atractiva para el resto del planeta, una tendencia se esta popularizando masivamente en internet alrededor del mundo. Se trata del consumo de “drogas digitales”, una nueva manera de estimular el cerebro a través de archivos de audio explícitamente diseñados para inducir en la persona estados de conciencia alterada.

Curiosamente lo que hace unos pocos años resultaba una práctica underground en la que músicos y psiconautas de Brasil, Hungría, Japón, y otros, realizaban intercambios de misteriosos mp3 que favorecían el viaje extrasensorial, ahora esta misma práctica amenaza con convertirse en un hip trend de adolescentes ansiosos por experimentar nuevas puertas de la percepción.

Decenas de sitios ya ofrecen a los jóvenes usuarios la posibilidad de dosificarse con un poco de neuroxconexiones orquestadas al ritmo de mantras electrónicos que, a través del uso de tecnología binaural, manipulan el comportamiento de tus ondas cerebrales y con ello inducen un particular estado mental.

Mientras que algunas autoridades escolares, funcionarios de salud, y padres de familia, han reaccionado con gran preocupación ante el uso, cada vez más popular, de este tipo de estimulación sonora, hay quienes simplemente opinan que se trata de un poco de recreación cerebral, entretenimiento para las frecuencias de la mente, 100% legal, no adictivo, en muchos casos gratuito, y aparentemente libre de efectos secundarios.

Los tonos o beats binaurales, son artefactos de procesamiento auditivo, cuya percepción se desenvuelve dentro del cerebro en forma independiente a la de los tradicionales estímulos físicos. Este efecto fue descubierto por Heinrich Wilhelm Dove en 1839. Ante esta estimulación nuestro cerebro produce pulsaciones en bajas frecuencias que se presentan, separadamente, al oído de la persona a través de audífonos en sonido estéreo. Ambos tonos serán automáticamente fusionados por nuestro cerebro en un solo sonido, la frecuencia de estos tonos debe estar por debajo de los 1,500 Hertz. La diferencia entre ambas frecuencias debe ser limitada, menor a 30 HZ para lograr que el efecto se concrete. En caso contrario evitaríamos la fusión de ambos tonos y no se lograría la gestación del beat inductor.

En años recientes el campo de los sonidos binaurales ha sido de especial interés para la neurofisiología en su investigación del sentido auditivo. Los estudios han sugerido que estos beats bnaurales ejercen una influencia sutil mediante el entretenimiento de ondas cerebrales y ello puede ser aprovechado en para favorecer la relajación de una persona y otros beneficios a la salud humana como la supresión de dolor físico.

La dosificación por vía de beats binaurales requiere del uso de unos audífonos, de preferencia que funcionen bien, aislando los sonidos exteriores, y que no generen interferencia. A continuación el usuario es expuesto a diferentes frecuencias sonoras en uno y otro oído. El cerebro humano reacciona frente a estos audio estímulos y los combina generando un cóctel particular de sonidos que son traducidos en frecuencias cerebrales. Estas frecuencias son muy similares a las que se experimentan durante el uso de otras substancias físicas como la marihuana, el LSD, y el MDMA.

Y en un plano menos psicodélico y mas edgy lifestyle, la neuroestimulación binaural puede utilizarse no para viajar a través de los espejos de la conciencia, sino simplemente como método de relajación, para liberar el estrés, para inducir un cierto estado de ánimo antidepresivo, e incluso para favorecer el desempeño sexual. En este sentido esta práctica pasa a engrosar el deleitante menú de las mindmachines o máquinas de la mente, herramientas fundamentales en la tecnosalud aletrenativa, las cuales combinan la fotoestimulación con el sonido.

Algo interesante en este recurso de estimulación es que se cuenta con un espectro casi infinito de frecuencias que utilizar, de acuerdo a los gustos de una persona a el estado que se desea inducir en un momento en particular: relajación, lucidez, estado de alerta, etc (uppers, downers, screamers, laughers…). En este sentido el espíritu perpetuo del verdadero psiconauta entra en acción, y le es concedido un exquisito margen de exploración que permite el diseño de estimulaciones a la medida (taylor-made neuro stimulation) en respuesta a la búsqueda particular de una persona de acuerdo a su personalidad, sus objetivos psiconaúticos, y su propia naturaleza bioquímica.

A continuación te compartimos un par de piezas para que te dosifiques jugueteando con tus neuroconexiones cerebrales. Te recordamos que para realmente poder despegar de tu asiento es necesario que te relajes, cierres los ojos, y escuches los sonidos a través de unos audífonos.

*Advertencia: en caso de padecer epilepsia o alguna enfermedad similar te sugerimos que te abstengas de probar la sesión binaural por tu propia seguridad.

Silencio, la función ya va a empezar...

Tiendas de drogas digitales:

DigitalDrugs.info

BinauralBeats.com

Relax-UK.com

Drogas psicoactivas ligadas a la evoución humana: el consumo de estas substancias se origina de la búsqueda de experiencias novedosas lo cual implica, y la vez provoca, un mayor desarrollo de la inteligencia en las personas

A pesar de que la inteligencia de un mamífero esta íntimamente asociada a su instinto de supervivencia, no necesariamente el miembro más inteligente de una comunidad será el más apto para practicar hábitos más saludables, ni física ni psicológicamente hablando. En cambio, la evolución implica una habilidad existencial que trasciende la simple subsistencia –ya que si bien requiere de ella, va más allá de un simple plano de adaptación a nuevas condiciones y de la arquetípica lucha por seguir respirando.

Precisamente sobre la capacidad evolutiva nos habla un reciente estudio de Satoshi Kanazawa, en el cual este psicólogo evolucionista de la London School of Economics, asocia este principio con el consumo de drogas psicoactivas. Su teoría evidencia una relación entre la inteligencia de una persona, su búsqueda de experiencias novedosas, y el consumo de psicoactivos. Kanazawa afirma que los individuos más inteligentes están mejor equipados para interactuar con situaciones nuevas –y que de hecho las buscan intencionalmente. Por otro lado, aparentemente la gente más inteligente es más propensa a desear una interacción con drogas psicodélicas que en esencia ofrecen escenarios novedosos frente a los paradigmas preestablecidos de su respectivo contexto sociocultural . En sí Kanazawa no afirma que este comportamiento, el consumo de psicodélicos y otros, tiene necesariamente un efecto positivo (de hecho su discurso parece desalentar la experimentación con estos estimulantes), pero afirma categóricamente que las personas con mayor IQ son más propensos a recurrir a la psiconaútica.

El estudio de Kanazawa, publicada en el diario Psychology Today, recuerda en algún sentido a la hipótesis promovida por el maverick de los psicotrópicos, Terence Mckenna, en la cual afirma que el "eslabón perdido" –refiriéndose a ese salto evolutivo registrado en el proceso de desarrollo de la humanidad que hasta ahora no ha sido convincentemente explicado por la ciencia tradicional–, fue detonado por el consumo de psilocibina (sustancia activa de los hongos alucinógenos). De acuerdo con Terence el contacto de uno de los grupos de homínidos con la psilocibe los propulsó hacia una nueva realidad, mucho más sofisticada que la de sus similares, en un proceso asociado con el surgimiento acelerado del lenguaje. En cierto modo, y tal vez radicalizando un poco la hipótesis de Mckenna, podríamos afirmar que somos hijos del lenguaje (y nietos de la psilocibina). Pero en todo caso este podría ser el primer gran episodio en la historia humana en el cual una droga psicoactiva actuó como un poderoso agente de la evolución . Citando a Mckenna sobre nuestros antepasados primates: "those apes where stoned apes" (esos monos eran monos dosificados).

Complementario al trabajo de Kanazawa, un estudio realizado en el Reino Unido comprobó que los niños más inteligentes tienen una tendencia notablemente mayor a consumir drogas psicoactivas que aquellos que denotan menores aptitudes cognitivas. Es importante destacar que entre las drogas psicoactivas, no obstante la poética fonética que etiqueta a este grupo de estimulantes, no sólo incluye sustancias como el LSD, la marihuana, ayahuasca, mezcalina, opio, o MDMA, todas ellas ligadas a la práctica psiconaútica y en muchos casos a una genuina búsqueda por expandir la conciencia, también incluye a otras que destacan por su capacidad destructiva, como el crystal meth y la cocaína.

La siguiente gráfica, que resultó del National Child Development Study, compara los niveles de "inteligencia" entre niños británicos en relación a su propensión a consumir psicoactivos durante la adolescencia o la edad adulta. Es claro como los niños menos favorecidos son por mucho los menos propensos a entregarse a experiencias de este tipo, en comparación con el grupo de niños etiquetado como "very bright" o brillantes.

En este caso las conclusiones obvias podrían ser que aquellos niños menos privilegiados en cuanto a un potencial cognitivo naturalmente desarrollado, se mantendrán ajenos a una exploración psicoactiva, seguramente adaptándose en mayor grado a las pautas establecidas por su contexto sociocultural, sin cuestionar los límites de una "realidad impuesta". Y continuando con esta premisa, el grado de "brillantez" es proporcional a su potencial consumo de este tipo de drogas en un futuro cercano.

En cuanto a esta segunda gráfica que resulta de un estudio realizado entre niños estadounidenses dentro del National Longitudinal Study of Adolescent Health, a pesar de que la tendencia se mantiene en buen grado, en este caso es el segmento cuyas capacidades cognitivas fueron consideradas como "inteligentes" supera por mucho su tendencia al consumo que el resto de los grupos, incluyendo los menos favorecidos, pero también a los "muy brillantes". Lo anterior sugiere que un cierto nivel de inteligencia favorece significativamente las probabilidades de que consuman psicoactivos, pero en cambio si los niños alcanzan habilidades cognitivas extraordinarias, entonces serán menos propensos que aquel segmento rankeado solamente como "inteligente". En este sentido, aparentemente después de un cierto grado de inteligencia los niños ya no requieren de esta exploración psiconáutica para revelar ciertos patrones impresos en pensamientos sofisticados, ya que tal vez puedan generarlos a partir del propio comportamiento bioquímico de sus mentes.

Para concluir podríamos afirmar que la experimentación psiocactiva responde a un llamado por encontrar respuestas en un juego en el que realmente las reglas jamás fueron dadas. Aquellos que no están satisfechos con la serie de "verdades" que propone un sistema cultural que rige las 'respuestas', buscarán pistas más allá de las fronteras ordinarias. Por otro lado, parece que si bien las drogas psicoactivas pueden facilitar esta psiconavegación a través de planos sutiles, y engrandecer así la perspectiva de un individuo frente al infinito número de realidades posibles, lo cierto es que la mente humana, y nuestra conciencia, están capacitadas para acceder a cualquier dimensión sin necesidad de estímulos externos: hack akasha.

Twitter del autor: @paradoxeparadis